Legegunea, portal de la normativa vasca

Euskadi.eus

Normativa

Imprimir

DECRETO 55/2003, de 4 de marzo, sobre control y evaluación de las condiciones higiénico- sanitarias de la producción de leche cruda en la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Identificación

  • Ámbito territorial: Autonómico
  • Rango normativo: Decreto
  • Órgano emisor: Agricultura y Pesca
  • Estado vigencia: Vigente

Boletín oficial

  • Boletín oficial: BOPV (País Vasco)
  • Nº boletín: 53
  • Nº orden: 1540
  • Nº disposición: 55
  • Fecha de disposición: 04/03/2003
  • Fecha de publicación: 14/03/2003

Ámbito temático

  • Materia: Sanidad y consumo; Actividades Económicas; Medio natural y vivienda
  • Submateria: Industria; Agricultura y pesca

Texto legal

Mostrar índiceOcultar índice

Las Directivas 92/46/CEE y 89/362/CEE determinan las condiciones sanitarias aplicables a la producción y comercialización de la leche cruda, la leche tratada térmicamente y productos lácteos, Directivas que han sido traspuestas a la legislación estatal mediante el Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio, por el que se establecen las condiciones sanitarias aplicables a la producción y comercialización de leche cruda, leche tratada térmicamente y productos lácteos, modificado por el Real Decreto 402/1996, de 1 de marzo.

La cada vez mayor importancia que ha adquirido en los últimos años la seguridad y la calidad alimentaria, aconseja extremar las condiciones higiénico-sanitarias que ha de reunir la producción de la leche cruda en el País Vasco, al ser esta un producto objeto de una específica regulación y protección comunitaria.

Para ello, se considera conveniente desarrollar, en el ámbito de la Comunidad Autónoma del País Vasco, una normativa que pormenorice los pasos a dar por los distintos agentes públicos y privados implicados, en aras a facilitar a cada una de las explotaciones el logro de los niveles de calidad reglamentados y asegurar el debido cumplimiento de las disposiciones comunitarias y estatales.

El Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco, los Departamentos de Agricultura de las Diputaciones Forales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa así como las organizaciones profesionales y asociaciones sectoriales han sido consultados en la elaboración del presente Decreto. Asimismo se han tenido en cuenta las actuaciones para el control y la evaluación de las condiciones higiénico-sanitarias de la producción de leche, diseñadas en la Comunidad Autónoma del País Vasco.

En consecuencia, en ejercicio de las facultades de la Comunidad Autónoma del País Vasco en materia de sanidad y producción animal, oída la Comisión Jurídica Asesora del Gobierno Vasco, a propuesta del Consejero de Agricultura y Pesca, y previa deliberación y aprobación del Consejo de Gobierno en su se sesión de 4 de marzo de 2003,

Es objeto del presente Decreto el establecimiento de las directrices necesarias para promover la mejora de la calidad de la leche; verificar que la leche cruda que se vaya a destinar al consumo humano, a la elaboración de productos lácteos o a leche de consumo tratada térmicamente, cumpla las condiciones de calidad fijadas por la normativa estatal y comunitaria; y promover la mejora integral de las explotaciones lecheras de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

El ámbito de aplicación de la presente disposición será:

  1. Las explotaciones de producción de leche ubicadas en la Comunidad Autónoma del País Vasco.

  2. Los establecimientos, sitos en la Comunidad Autónoma del País Vasco, que envasen, traten y/o transformen leche cruda.

  3. Los primeros compradores que adquieran leche cruda a personas y/o empresas productoras ubicadas en la Comunidad Autónoma del País Vasco, o que entreguen leche a establecimientos de tratamiento y/o transformación sitos en la Comunidad Autónoma del País Vasco.

A los efectos de esta disposición, se entenderá por:

  1. Leche cruda: la leche producida por la secreción de la glándula mamaria de las vacas, ovejas, cabras y búfalas, que no haya estado calentada a una temperatura superior a 40.ºC ni sometida a un tratamiento de efecto equivalente.

  2. Leche destinada a la elaboración de productos lácteos: la leche cruda destinada a transformación, la leche líquida o congelada, obtenida a partir de leche cruda, que haya sufrido o no algún tratamiento físico autorizado y la composición de la cual haya estado modificada o no, siempre y cuándo las modificaciones se limiten a la adición y/o a la extracción de componentes naturales de la leche.

  3. Leche de consumo tratada térmicamente: la leche de consumo destinada a la venta para el consumidor final por parte de personas o colectividades, obtenida mediante tratamiento térmico y que se presente en forma de leche pasteurizada, leche pasteurizada sometida a "alta pasteurización", leche esterilizada y leche UHT, o bien la leche pasteurizada para su venta a granel a petición de los consumidores y las consumidoras individuales.

  4. Productos lácteos: los productos de base láctea, es decir, los derivados exclusivamente de la leche, teniendo en cuenta que se pueden añadir sustancias necesarias para su elaboración, siempre y cuándo estas sustancias no se utilicen para sustituir totalmente o parcialmente algunos de los componentes de la leche y los productos compuestos lácteos, donde la leche o un producto lácteo sea parte esencial, ya sea por su cantidad o por el efecto que caracteriza estos productos y donde cada elemento sustituye ni tiende a sustituir a ningún componente de la leche.

  5. Explotación de producción: establecimiento donde se encuentren uno o más animales destinados a la producción lechera.

  6. Establecimiento de tratamiento: establecimiento donde se trata térmicamente la leche, que esté oficialmente registrado en el Registro General Sanitario de Alimentos.

  7. Establecimiento de transformación: establecimiento y / o explotación de producción dónde se proceda al tratamiento, a la transformación y / o al envasado de leche y de productos lácteos, que esté registrado en el Registro General Sanitario de Alimentos.

  8. Primer comprador: la persona física o jurídica que adquiera leche cruda a los productores y las productoras para tratarla o transformarla o, en su caso, para cederla a uno o varios establecimientos de tratamiento y/o de transformación.

  9. Tratamiento térmico: cualquier tratamiento por calentamiento que, inmediatamente después de su aplicación, tenga como consecuencia una reacción negativa a la fosfatasa.

  10. Termización: el calentamiento de la leche cruda, durante 15 segundos como mínimo, a una temperatura comprendida entre 57.ºC y 68.ºC, de forma que la leche, después de dicho tratamiento, reaccione positivamente a la prueba de fosfatasa.

  11. Laboratorio Oficial: El laboratorio acreditado, y oficialmente designado por el Departamento de Agricultura y Pesca del Gobierno Vasco para la realización de los controles oficiales de leche en la Comunidad Autónoma del País Vasco.

  12. Laboratorio Autorizado: Todo aquel laboratorio que se encuentre debidamente acreditado, atendiendo a la normativa vigente en la materia, para la realización de analíticas lácteas.

  1. – La leche cruda destinada a la elaboración de productos lácteos o leche de consumo tratada térmicamente, debe cumplir los siguientes requisitos:

    1. Proceder de animales y de explotaciones controladas con regularidad por el órgano competente en materia de sanidad y producción animal del Territorio Histórico en dónde esté ubicada la explotación de producción, o por el órgano competente de la correspondiente Comunidad Autónoma en el caso de que la explotación esté ubicada fuera de la CAPV

    2. Cumplir las normas de calidad fijadas en el capítulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio.

    3. Cumplir las condiciones de sanidad animal que establece el capítulo I del anexo A del Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio. Sin embargo, cuando la leche cruda proceda de animales sanos que pertenezcan a explotaciones de producción que no sean oficialmente indemnes de tuberculosis o indemnes o oficialmente indemnes de brucelosis, sólo podrá utilizarse para la elaboración de leche tratada térmicamente o de productos lácteos tras someterse a un tratamiento térmico, bajo el control de la autoridad competente.

    4. Proceder de explotaciones que cumplan las condiciones de higiene que establecen los capítulos II y III del anexo A del Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio.

    5. Proceder de explotaciones inscritas, o en vías de serlo, en el Registro de Explotaciones Agrarias de la Comunidad Autónoma del País Vasco establecido por el Decreto 84/1993, de 20 de Marzo o en el de la correspondiente Comunidad Autónoma, en el caso de que la explotación esté ubicada fuera de la CAPV.

  2. – Sólo se podrá autorizar la comercialización de leche cruda para consumo humano directo si cumple los requisitos establecidos en el artículo 4 del Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio.

  1. – Dentro de la Comunidad Autónoma del País Vasco, corresponde a las Diputaciones Forales las funciones relativas al control y evaluación de las condiciones higiénico–sanitarias de la producción de la leche cruda. En tal sentido, los Organos correspondientes de las respectivas Diputaciones Forales serán la autoridad competente para realizar las mencionadas funciones así como para adoptar, en su caso, las medidas contempladas en el Real Decreto 1672/1974, de 22 de julio, modificado por el Real Decreto 402/1996, de 1 de marzo.

  2. – En el ejercicio de dichas funciones, las Diputaciones Forales establecerán un plan de control de la higiene de los alojamientos y del ordeño de las explotaciones ganaderas radicadas en sus respectivos Territorios que aseguren el cumplimiento de las normas de sanidad e higiene de acuerdo con lo establecido en las Directivas 92/46/CEE y 89/362/CEE, y el Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio, por el que se establecen las condiciones sanitarias aplicables a la producción y comercialización de leche cruda, leche tratada térmicamente y productos lácteos, modificado por el Real Decreto 402/1996, de 1 de marzo.

  1. – Los primeros compradores de leche cruda radicados en la Comunidad Autónoma del País Vasco, deberán:

    1. Estar inscritos en el Registro de Compradores de leche.

    2. Disponer de un registro en el que consten las cantidades de leche cruda que reciban diariamente de cada una de las personas titulares de explotaciones lecheras que figuren como suministradores lecheros.

    3. Redactar un plan anual de recogida de muestras. El plan anual contendrá, al menos, los siguientes datos:

      • Relación de productores suministradores cuya explotación radique en la Comunidad Autónoma.

      • Relación de productores suministradores cuya explotación radique fuera de la Comunidad Autónoma.

      • Identificación de las personas que realicen la toma de muestras.

      • Protocolo de la toma de muestras.

    4. Adoptar las medidas necesarias para facilitar que se pueda realizar la toma de una muestra representativa de la leche cruda en el momento de la recogida en la explotación de producción, de acuerdo con el protocolo que figura en el Anexo l del presente Decreto, así como para remitir las muestras a los Laboratorios Autorizados correspondientes. En cada explotación de producción lechera se habrá de tomar mensualmente un número mínimo de dos muestras de leche cruda, con el fin de determinar, en el plazo máximo de 3 días desde la fecha en que se efectuó la toma de la muestra, los parámetros de calidad fijados en el apartado a del capítulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio.

    5. Comunicar a la Diputación Foral correspondiente, los resultados de todos los análisis de las muestras de leche cruda recogida en cada explotación de producción, en base a los resultados analíticos determinados por el Laboratorio Autorizado. Estas comunicaciones se realizarán en soporte informático, atendiendo a los formatos establecidos al efecto por la Diputaciones Forales, en los plazos previstos en el apartado 4 del artículo 8 del presente Decreto.

      A estos efectos las Diputaciones Forales determinarán los parámetros de calidad de leche cruda, de la forma siguiente:

      • Determinación de agua añadida: mediante el valor de la determinación del punto de congelación de cada muestra.

      • Contenido de gérmenes a 30.ºC (por ml): el resultado de la media geométrica del número de gérmenes detectados a cada muestra, realizada sobre un mínimo de dos muestras al mes recogidas durante dos meses consecutivos.

      • Contenido en células somáticas (por ml): el resultado de la media geométrica del número de células somáticas detectadas a cada muestra, realizada sobre un mínimo de una muestra al mes, recogidas en tres meses consecutivos.

      • Contenido de residuos: el valor que figure para este parámetro en el boletín de análisis correspondiente a cada muestra.

      • Se considerará que la leche cruda no cumple los parámetros de calidad cuando éstos una vez determinados, según lo que dispone este apartado e), superen los límites definidos en el capítulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994.

        En particular, será objeto de comunicación pormenorizada y detallada los casos de explotaciones que superen los parámetros de calidad establecidos en el artículo 4 del presente Decreto, indicando el nombre y apellidos, razón social, NIF, domicilio del titular y código del registro de la explotación, así como el parámetro incumplido. Con la citada comunicación se deberá adjuntar la documentación correspondiente a los resultados que han servido de base para determinar el incumplimiento.

        Cuando la explotación de producción no esté ubicada en la Comunidad Autónoma del País Vasco, la comunicación anteriormente descrita deberá remitirse al órgano competente en materia de sanidad y producción animal de la Comunidad Autónoma en cuyo ámbito territorial esté ubicada la explotación.

    6. Requerir a las personas titulares de las explotaciones de producción que les entreguen por primera vez leche cruda, la documentación justificativa de que ésta no supera, en el momento de su recogida, los límites establecidos por los parámetros de calidad del capítulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994 y comunicar a los órganos competentes de las Diputaciones Forales todas las altas y bajas de suministradores de leche cruda de vaca que se produzcan, en el plazo de los dos días siguientes a este hecho. Esta documentación será la correspondiente a los últimos resultados analíticos del Laboratorio autorizado por la Comunidad Autónoma del País Vasco.

  2. – Los primeros compradores con sede ubicada fuera de la Comunidad Autónoma del País Vasco que adquieran leche cruda a productores ubicados en la Comunidad Autónoma del País Vasco y que entreguen leche a establecimientos de tratamiento y / o transformación sitos en la propia Comunidad Autónoma del País Vasco, habrán de comunicar al órgano competente de la Diputación Foral donde radique la explotación, en el plazo de un mes a contar desde la publicación de este Decreto, una relación de las personas titulares de explotaciones lecheras que les entregan parte o toda su producción. Asimismo, habrán de comunicar las modificaciones que se vayan produciendo.

Son obligaciones de los establecimientos de tratamiento y/o de transformación de leche cruda ubicados en la Comunidad Autónoma del País Vasco:

  1. Llevar un registro diario de la leche producida, tratada y/o transformada.

  2. Los establecimientos de tratamiento y/o transformación que compren leche a primeras personas compradoras, deberán registrar y anotar el día en que se dispongan los resultados analíticos de los parámetros de calidad de la leche comprada, que establece el capítulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994, y exigir de sus proveedores/as el cumplimiento de las obligaciones que establece el presente Decreto.

  3. Los establecimientos de tratamiento y/o transformación que únicamente traten y/o transformen leche producida en la propia explotación, deberán adoptar las medidas oportunas para tomar, al menos, dos muestras mensuales, representativas de la leche producida en la explotación de producción, y remitirlas a los laboratorios autorizados correspondientes con el fin de determinar, en el plazo máximo de 3 días desde la fecha de toma de la muestra, los parámetros de calidad que establece el capítulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994. La recogida de muestras la realizará la persona titular de la explotación lechera de acuerdo con el protocolo de toma de muestras que figura en el Anexo I del presente Decreto, debiendo cumplir las condiciones relativas al personal autorizado para la toma de muestras de leche cruda, que en este Decreto se fijan. Los resultados de dichos análisis serán remitidos a la Diputación Foral correspondiente en los plazos establecidos en el apartado 4 del artículo 8 del presente Decreto.

  4. En caso que un establecimiento de tratamiento y/o de transformación se encuentre simultáneamente en las situaciones descritas a los apartados b) y c) anteriores, tendrá que cumplir las obligaciones establecidas en cada caso.

  5. Comprometerse a dar a la leche cruda recibida el destino correspondiente que prevé el Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio, según los resultados de la analítica que realice el Laboratorio Autorizado, según corresponda, a los efectos de este Decreto, y mantener a disposición del organismo competente los comprobantes acreditativos del destino de la leche.

  1. – El Laboratorio Oficial, tal y como éste ha sido definido en el artículo 3.k) del presente Decreto, será designado mediante Orden del Consejero de Agricultura y Pesca, a propuesta de las Diputaciones Forales, conforme a las disposiciones normativas que regulan el reconocimiento, la acreditación y el control de los laboratorios agroalimentarios. Dicho laboratorio será el encargado de realizar el control oficial de la calidad de la leche cruda en la Comunidad Autónoma del País Vasco. Este laboratorio oficial realizará sobre las muestras recibidas, al menos, las determinaciones que establece el capítulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994.

  2. – Los Laboratorios Autorizados correspondientes, definidos éstos de conformidad con lo establecido en el artículo 3.l) de este Decreto, comunicarán a las primeras personas compradoras y a los establecimientos de tratamiento y/o transformación definidos en el artículo 7 de esta disposición, cuando sea el caso, la relación de productores y productoras que no cumpla alguno de los parámetros de calidad que establece el capítulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994, así como la especificación del parámetro que incumplen.

  3. – Los Laboratorios Autorizados, por delegación expresa de los primeros compradores de leche o establecimientos de tratamiento y o transformación de leche cruda, podrán comunicar igualmente, y al mismo tiempo, la incidencia a la propia persona productora y al órgano competente de la respectiva Diputación de Foral.

  4. – Las comunicaciones habrán de realizarse en los plazos siguientes:

    • La determinación del punto crioscópico y/o de la presencia de residuos, en el momento de la detección de la incidencia.

    • El incumplimiento de los parámetros de gérmenes y/o células somáticas, los primeros diez días de cada mes.

  1. – Una vez que los órganos competentes de las Diputaciones Forales hayan recibido la información facilitada por el primer comprador y en su caso por los Laboratorios Autorizados, relativa a los análisis de las muestras de leche, comprobarán si los resultados entregados se adecuan a los parámetros de la normativa vigente en materia de calidad higiénico - sanitaria de la leche cruda establecidos en el capítulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994, referidos a bacterias, células somáticas, inhibidores y adición de agua. Para ello tomarán como referencia las especificaciones señaladas en el artículo 4.

  2. – Sin perjuicio de la información a que se refiere el artículo anterior, facilitada por el primer comprador, los órganos competentes de las Diputaciones Forales, de acuerdo con el plan anual de controles establecido, recabarán información in situ de, al menos, un 20 por 100 de las explotaciones de producción de leche cruda.

    Esa información se reflejará en un cuestionario, según modelo normalizado, que determinará el grado de cumplimiento de la normativa vigente sobre calidad higiénico-sanitaria de la leche cruda.

  1. – Además de lo establecido en el artículo precedente los órganos competentes de las Diputaciones Forales realizarán tomas de muestras oficiales, para comprobar el cumplimiento de los parámetros relativos a la calidad higiénico-sanitaria de la leche recogidos en el capítulo IV del Anexo A del Real Decreto 1679 / 1994, de al menos, el 2 por 100 anual de las explotaciones de producción de leche cruda radicadas en cada Territorio Histórico.

    Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior, el control relativo a la presencia de residuos en leche, se desarrollará en base a la aplicación de los criterios establecidos por el Plan de Control de Residuos Veterinarios en Alimentos del País Vasco.

  2. – La selección de estas explotaciones se realizará de forma aleatoria.

  3. – La remisión de estas muestras oficiales se efectuará al Laboratorio Oficial, a fin de garantizar la homogeneidad y fiabilidad de los resultados.

  4. – Las comunicaciones a la Diputación Foral correspondiente se realizarán en los plazos siguientes:

    • La determinación del punto crioscópico y/o de la presencia de residuos, en el momento de la detección de la incidencia.

    • El incumplimiento de los parámetros de gérmenes y/o células somáticas, los primeros diez días del mes siguiente a la toma de las correspondientes muestras.

  5. – La toma de muestras oficiales se realizará según los protocolos legalmente establecidos en la materia, y la realización de técnicas de contra análisis se desarrollaran en el mismo laboratorio oficial, y en el mismo acto, atendiendo a las condiciones y naturaleza de la muestra.

  1. – En el momento en que los órganos competentes de las Diputaciones Forales detecten indicios de que una explotación radicada en su Territorio Histórico supera o pudiera superar los parámetros establecidos, iniciarán un expediente de control oficial de la calidad de la leche producida en esa explotación, y un plan de investigación dirigido a determinar las causas que hayan originado la superación de los parámetros legalmente establecidos.

  2. – El expediente oficial de control tendrá la duración necesaria en función de los parámetros objeto de control en base a los indicios aparecidos, con una duración máxima de tres meses. Su iniciación se notificará por escrito al ganadero y se le informará de la toma oficial de muestras y de las consecuencias que de dicho expediente se pueden derivar, de conformidad con lo dispuesto en el artículo siguiente.

  1. – En el caso de que la leche examinada presentase deficiencias o indicios de deficiencias que comporten riesgo para la salud humana (indicios de residuos que sobrepasen las tolerancias admitidas, patógenos u otras), los órganos forales competentes adoptarán con carácter inmediato las correspondientes medidas cautelares urgentes para evitar que dicha leche se destine al consumo humano, a la elaboración de productos lácteos o a leche de consumo tratada térmicamente, de conformidad con lo dispuesto en el Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio.

  2. – En otro caso, esto es, cuando las deficiencias encontradas no constituyan riesgo para la salud humana sino simples incumplimientos de los parámetros de calidad e higiene, si una vez concluido el expediente oficial de control se determina que la leche procedente de la explotación implicada no satisface los parámetros de calidad e higiene exigibles, se adoptarán las medidas necesarias para prohibir el suministro de leche cruda con destino al consumo humano, a la elaboración de productos lácteos o a leche de consumo tratada térmicamente, en tanto no se cumplan de nuevo los citados parámetros.

  3. – En cualquiera de los casos, el órgano competente de la Diputaciones Foral correspondiente notificará estas prohibiciones, a los efectos oportunos, a:

    • El titular de la explotación.

    • El primer comprador.

    • El establecimiento de tratamiento o de transformación.

    • El Departamento de Sanidad o, en su caso, el órgano competente en materia de salud pública de la Comunidad Autónoma del País Vasco en cuyo ámbito territorial esté ubicado el establecimiento.

    • La Administración de la correspondiente Comunidad Autónoma, en el caso de que la explotación esté ubicada fuera de la CAPV.

  1. – El titular de la explotación afectada por una de las prohibiciones previstas en el artículo anterior podrá solicitar, por escrito, a las Diputaciones Forales el levantamiento de la prohibición, acreditando, mediante los boletines analíticos del Laboratorio Autorizado correspondientes, que la leche cruda cumple de nuevo con la normativa de calidad e higiene.

  2. – A la vista de la solicitud, el órgano competente de las Diputaciones Forales analizará los resultados analíticos aportados por el ganadero y adoptará la medida que proceda en función de esos resultados. En todo caso, para que la prohibición de destinar dicha leche al consumo humano pueda ser levantada, la leche ha de cumplir los parámetros de calidad previstos en el capitulo IV del anexo A del Real Decreto 1679/1994.

  3. – Una vez que se proceda al levantamiento de la prohibición, el órgano competente de la Diputaciones Foral correspondiente notificará esta circunstancia a los mismas personas e instituciones a quienes se comunicó la prohibición, esto es, a las previstas en el apartado 3 del artículo anterior.

  1. – El conjunto de actuaciones que se desarrollan en la Comunidad Autónoma del País Vasco para mejorar la calidad de la leche se integrarán en el Plan de Mejora de la Calidad de la Leche que se especifica en el Anexo II del presente Decreto, y que se llevarán a cabo bajo el control y supervisión de las Diputaciones Forales.

  2. – Los programas de mejora que las primeras personas compradoras autorizadas, las asociaciones de productores, centros de gestión, laboratorios en su caso y otros agentes establezcan; incluirán la realización de actuaciones de control y asesoramiento a las explotaciones, dirigidas a la mejora de las condiciones de obtención, y el almacenamiento y el transporte de la leche cruda. No tendrán la consideración de actuaciones propias del programa todas las que, por aplicación de otra normativa, sean de obligada realización, especialmente las dedicadas al control y la erradicación de enfermedades de declaración obligatoria.

  1. – El incumplimiento de lo dispuesto en el presente Decreto y en el Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio, será sancionado de acuerdo con el que disponen la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad; la Ley 8/1997, de 26 de junio, de Ordenación Sanitaria de Euskadi; y el Real Decreto 1945/1983, de 22 de junio, por el cual se regulan las infracciones y las sanciones en materia de defensa del consumidor y de la producción agroalimentaria, sin perjuicio de las responsabilidades que puedan derivarse fuera del ámbito administrativo.

  2. – A estos efectos y en particular, la negativa a proporcionar los datos, análisis y documentos previstos en el presente Decreto o la falsedad de datos en relación con las comunicaciones o a la documentación que aporten a los órganos competentes los primeros compradores, los establecimientos de tratamiento o de transformación, y las explotaciones de producción serán consideradas como supuestos de infracciones de las previstas en los artículos 5.1, 4.2.13 y 4.2.7 del Real Decreto 1945/1983, de 22 de junio.

  3. – El órgano competente para ejercer la facultad sancionadora y resolver los expedientes sancionadores incoados por incumplimiento de lo dispuesto en el presente Decreto será el órgano correspondiente de la Diputación Foral en cuyo territorio este ubicado el establecimiento o explotación.

En todas las cuestiones no reguladas de manera expresa por este Decreto, será de aplicación lo previsto en el Real Decreto 1679/1994, de 22 de julio, por el que se establecen las condiciones sanitarias aplicables a la producción y comercialización lechal cruda, leche tratada térmicamente y productos lácteos, modificado por el Real Decreto 402/1996.

  1. – La metodología de la toma de muestras por el primer comprador deberá ser aceptada por el Laboratorio Autorizado, quien especificará:

    1. El volumen de la muestra.

    2. Las características de los recipientes: tamaño, material, etc.

    3. El etiquetado de los recipientes.

  2. – Las Diputaciones Forales supervisarán que esta metodología de toma de muestras requerida por el Laboratorio Autorizado se ajuste a la normativa vigente.

  3. – La persona que lleve a cabo materialmente la toma de muestras de leche cruda en nombre del primer comprador deberá cumplir previamente los siguientes requisitos:

    • Haber realizado y superado un curso específico sobre esta cuestión, impartido y/o reconocido por las Diputaciones Forales, según especificaciones del Laboratorio Autorizado.

    • Estar al día en la realización de los cursos de reciclaje y formación continua que al efecto organice y/o disponga el laboratorio autorizado.

    • Estar inscrito en el "Registro de personal habilitado para la toma de muestras de leche cruda" que a tal efecto se cree y cuya gestión corresponderá a las Diputaciones Forales.

  4. – El primer comprador garantizará la conservación de las muestras durante el transporte a una temperatura adecuada según especificaciones del Laboratorio Autorizado. Asimismo, procederá a su entrega al Laboratorio Autorizado en un plazo no superior a los tres días posteriores a la fecha de la toma efectiva de la muestra.

  5. – En el vehículo en el que se transporten las muestras deberá existir un lugar habilitado para situar éstas en su caso, bien separado de la leche recogida en las diferentes explotaciones.

  6. – La muestra será identificada mediante codificación de código barras, según identificación facilitada por el Laboratorio Autorizado.

  7. – Los productores que están contemplados en el artículo 7, se someterán así mismo a este protocolo de actuación.

El objetivo de este Plan de Mejora es que todas las explotaciones de ganado lechero de la Comunidad Autónoma del País Vasco, produzcan leche cruda de acuerdo a los parámetros de calidad higiénico-sanitaria fijados en este Decreto, y en su caso en el Real Decreto 1679 / 1994, de 22 de Junio, modificado por el Real Decreto 402 / 1996, así como por la Directiva 92 / 46.

El Plan de Mejora se desarrollará en tres líneas de actuación:

  1. Los programas de mejora desarrollados por las primeras personas compradoras, los productores o sus organizaciones, y otros agentes del sector.

  2. Los planes de recogida de muestras y determinaciones analíticas efectuadas por las primeras personas compradoras en coordinación con los correspondientes Laboratorios Autorizados.

  3. Las actuaciones de control y seguimiento de la Administración, tanto en los programas sanitarios o en el control de residuos de los productos de origen animal como en la higiene, la alimentación y el bienestar de los animales.

    Podrán adherirse a este plan de actuación todos los agentes que produzcan, comercialicen o traten leche en la Comunidad Autónoma del País Vasco, así como sus agrupaciones y entidades asociativas, centros de gestión, cooperativas de servicios y otros cualesquiera de similar índole.

    Estos programas deberán ser presentados y oficialmente aprobados por el órgano competente de la Diputación Foral donde radiquen las explotaciones productoras beneficiarias de dicho plan.

    Contenido y desarrollo de los programas de mejora:

    Los programas de mejora establecidos por las primeras personas compradoras o las organizaciones de productores y productoras abarcarán actuaciones genéricas de formación de los productores, promoción y mejora de la calidad y asesoramiento técnico, así como medidas específicas dirigidas a cada explotación acogida al programa correspondiente. Los programas dispondrán de una valoración de la situación de partida así como de indicadores que permitan valorar las repercusiones de la realización del programa sobre la calidad de la leche de las personas productoras afectadas.

    En cualquier caso, la duración mínima de cualquier programa específico de mejora de calidad de leche será de un año. Habrá de incluir una memoria de las actuaciones que prevé realizar para lograr los niveles de calidad previstos.

    Al final de cada periodo anual de aplicación del programa se realizará una evaluación individual por explotación en función de los objetivos fijados que refleje la evolución de los resultados de los controles analíticos y el nivel de cumplimiento de las exigencias de la normativa vigente.

    Para cada programa que abarque varias explotaciones se realizará una evaluación del resultado global que recoja un resumen y una comparación de los aspectos evaluados en cada explotación y de los resultados obtenidos. Entre los apartados que habrá de establecer el programa se habrán de prever los referentes a:

    • El análisis y la determinación de puntos críticos.

    • El control de medidores y el circuito de leche.

    • La higiene de las instalaciones generales, de ordeño y de conservación de la leche cruda.

    • El control de la situación sanitaria individual del ganado.

    • El seguimiento analítico continuado, con un mínimo de tres muestras mensuales (en semanas diferentes), para determinaciones fisico-químicas y microbiológicas de leche cruda, tanto de tanque como de animales individuales problemáticos.

    • El asesoramiento técnico sobre todos los factores que inciden sobre la calidad higiénica y fisico-química de la leche cruda.

Contenidos relacionados.


Competencias y transferencias

No existe ningún contenido relacionado.

Documentación de relevancia jurídica

No existe ningún contenido relacionado.
Euskadi, bien común