Euskadi.eus
  • DECRETO 131/2008, de 8 de julio, regulador de los recursos de acogimiento residencial para la infancia y la adolescencia en situacin de desproteccin social. - Legegunea: Normativa del Pais Vasco - Gobierno Vasco - Euskadi.eus

Normativa

Imprimir

DECRETO 131/2008, de 8 de julio, regulador de los recursos de acogimiento residencial para la infancia y la adolescencia en situacin de desproteccin social.

Identificacin

  • mbito territorial: Autonmico
  • Rango normativo: Decreto
  • rgano emisor: Vivienda y Asuntos Sociales
  • Estado vigencia: Vigente

Boletn oficial

  • Boletn oficial: BOPV (Pas Vasco)
  • N boletn: 150
  • N orden: 4678
  • N disposicin: 131
  • Fecha de disposicin: 08/07/2008
  • Fecha de publicacin: 08/08/2008

mbito temtico

  • Materia: Cultura y deporte; Asuntos sociales y empleo; Organizacin administrativa; Seguridad y justicia
  • Submateria: Asuntos sociales; Gobierno y Administracin Pblica; Justicia

Texto legal

Mostrar ndiceOcultar ndice

La Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia estableci, por primera vez en la Comunidad Autnoma del Pas Vasco, un marco global de referencia en esa materia. Hasta ese momento, las instituciones comunes de nuestra Comunidad Autnoma haban limitado su actividad legislativa en el mbito de la atencin a los nios, nias y adolescentes a la regulacin de aspectos especficos en reas de su competencia, como la educacin o la salud, dejando otros mbitos esenciales para la promocin y proteccin de los derechos de un colectivo especialmente vulnerable como es la poblacin infantil y adolescente, sin regulacin especfica.

La proteccin a nios, nias y adolescentes en situacin de riesgo o de desamparo fue una de esas reas de actuacin, y result ser, en consecuencia, una de las principales protagonistas de la nueva regulacin. Con referencia a la accin protectora de la Administracin, el texto explicit principios de actuacin acordes con la filosofa de la Ley Orgnica 1/1996, de Proteccin Jurdica del Menor, de modificacin parcial del Cdigo Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil, regul las pautas procedimentales con objeto de alcanzar cierta uniformidad en la aplicacin de los preceptos de la norma y garantizar as el cumplimiento del principio de igualdad y regul tambin las medidas que puede adoptar la Administracin, incidiendo con detalle en aquellas que implican una separacin del medio familiar y, en particular, en el acogimiento residencial, introduciendo garantas de calidad mediante la aplicacin de procedimientos de autorizacin, registro, homologacin, inspeccin y evaluacin de servicios y centros, definiendo los derechos y obligaciones de los nios, nias y adolescentes residentes y atribuyendo a la Administracin autnoma la responsabilidad de regular los requisitos materiales, funcionales y de personal que deben reunir los recursos dedicados al acogimiento residencial.

En particular, el mandato legal incida en la necesidad de clasificar los diferentes tipos de recursos en funcin de criterios diversos, como las necesidades de los nios, nias y adolescentes atendidos, los modelos de atencin o el tamao de las estructuras, incluyendo la regulacin de las caractersticas que debern reunir los centros, en trminos de recursos educativos, teraputicos o de seguridad, en aquellos casos en los que deban atender a personas menores de edad que presenten conductas particularmente disruptivas que supongan un riesgo evidente de daos o de perjuicios graves a s mismos o a terceros, previendo en tales supuestos un control especialmente riguroso tanto por parte de las administraciones forales de las que dependen como por parte de las fiscalas de menores.

El presente Decreto se dicta en cumplimiento de dicho mandato legal y supone un avance sin precedentes para este mbito de actuacin en la Comunidad Autnoma del Pas Vasco en la medida en que aporta las directrices y criterios necesarios para clarificar la diversidad de estructuras residenciales y la pluralidad de intervenciones y en la medida tambin que introduce, en la regulacin de los requisitos materiales, funcionales y de personal, elementos destinados tanto a garantizar los derechos de los nios, nias y adolescentes como a ofrecer a las personas profesionales un marco de intervencin definido que contempla tanto la atencin a nios, nias y adolescentes que no presentan necesidades muy especficas, como la atencin a personas menores de edad con graves problemas de conducta, y prev las instrumentos de actuacin necesarios para dicha atencin.

La naturaleza de la materia, y la necesidad de establecer las mximas garantas, ha llevado a una regulacin muy detallada y, por lo tanto, a un texto normativo muy extenso. Con todo, el marco general, se centra en el Ttulo I dedicado a las Disposiciones Generales, especialmente en el artculo 2, dedicado a la delimitacin conceptual, y en los artculos 4, 5, 6 y 7, dedicados al establecimiento de una doble estructura: la tipologa de programas de acogimiento residencial y la tipologa de recursos de acogimiento residencial.

La delimitacin conceptual resulta muy clarificadora, no tanto por la definicin de acogimiento residencial adoptada, que no hace sino retomar la contenida en la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, sino por las alternativas que prev y por el deslinde que establece en relacin con otros mbitos de actuacin. En particular, recoge la posibilidad de que la guarda de nios, nias y adolescentes en acogimiento residencial podr llevarse a cabo tambin, excepcionalmente, en centros no especficos de proteccin, entendindose por tales los dispositivos normalizados disponibles para la poblacin general menor de edad y los recursos especializados existentes en las redes respectivas para la atencin a graves discapacidades, toxicomanas, trastornos psiquitricos, enfermedades crnicas de carcter grave, graves dificultades de inclusin social u otras dificultades de carcter especfico. Excepcionalmente tambin, establece que podrn ser utilizados recursos de proteccin o recursos especializados ubicados en otro Territorio Histrico o en otra Comunidad Autnoma, debidamente autorizados por la Diputacin Foral o la Administracin de la Comunidad que, respectivamente, corresponda, tratndose, en este ltimo caso, de garantizar la atencin en la Comunidad Autnoma ms cercana de entre aquellas en las que exista un centro del tipo idneo para responder a las necesidades de las personas atendidas. Lgicamente, dichas previsiones slo sern aplicables cuando la atencin en dichos recursos sea ms susceptible de responder adecuadamente a las especficas necesidades del nio, nia o adolescente que las alternativas de acogimiento residencial existentes en el Territorio Histrico correspondiente a la Diputacin Foral competente para el ejercicio del acogimiento.

Por su parte, la tipologa de programa, elemento nuclear del Decreto, parte de una doble clasificacin: se establece, primero, una distincin inicial entre los programas que necesariamente debern desarrollar las Administraciones competentes y los que podrn desarrollar, complementariamente a los primeros, si lo consideran oportuno atendiendo a las necesidades detectadas; en ambos grupos de programas se diferencian dos categoras: los programas generales y los programas especializados. El conjunto de programas resultante es el siguiente:

  • Programas que las Administraciones debern desarrollar necesariamente:

  • Programas generales: programa de acogida de urgencia; programa bsico general; programa de preparacin a la emancipacin; y programa de emancipacin.

  • Programas especializados: programa especializado de atencin a adolescentes con problemas de conducta y programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta.

  • Programas que las Administraciones podrn desarrollar complementariamente:

  • Programas generales: programa bsico de atencin a la primera infancia. Se entiende como programa opcional, porque se decide su aplicacin slo en la medida en que no existe una alternativa de carcter familiar.

  • Programas especializados: programa de atencin a adolescentes que se encuentren en proceso avanzado de gestacin y madres adolescentes.

  • Cualesquiera otros que permitan a las Diputaciones Forales dar respuesta a la emergencia de nuevas necesidades especficas de las personas menores de edad no contempladas en esta clasificacin, debiendo dichos programas articularse como servicios experimentales hasta alcanzar su consolidacin.

    La norma prev que la seleccin del programa de acogimiento residencial aplicable en cada caso por parte del Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia deber basarse en la evaluacin de necesidades previamente realizada, debiendo siempre darse prioridad al inters superior de la persona menor de edad y respetarse los principios recogidos en el artculo 8 del presente Decreto favoreciendo, siempre que no sea contrario a dicho inters, la atencin de los nios, nias y adolescentes en los programas de atencin residencial de carcter ms integrador y la permanencia de los grupos de hermanos y hermanas en un mismo recurso de acogimiento residencial. La seleccin del programa debe motivarse por escrito en el marco del plan individual de atencin o plan de caso.

    El Decreto parte de considerar que la seleccin de uno de los programas especializados de atencin a adolescentes con problemas de conducta constituir siempre una ltima alternativa aplicable nicamente cuando los programas generales de acogimiento residencial no constituyan una respuesta adecuada a las necesidades de la persona menor de edad, y prev para estos programas algunas caractersticas especficas con finalidad garantista: su aplicacin tendr carcter temporal y transitorio; la intervencin ir especficamente orientada al tratamiento de los problemas de conducta observados con vistas a su progresiva incorporacin a la red bsica de atencin; la asignacin de una persona menor de edad a estos programas y, en su caso, la prrroga de su aplicacin, deber ser objeto de notificacin expresa al Ministerio Fiscal, as como cualquier incidencia que se produzca durante su aplicacin; el Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia proceder a la revisin del grado de adecuacin del programa especializado a las necesidades de la persona menor de edad con carcter mensual.

    Con el fin de garantizar la adecuada articulacin de este conjunto de programas, el texto exige que la red de recursos de acogimiento residencial cuente con un nmero de plazas suficiente destinadas a cada tipo de programa.

    Adems de la tipologa de programas, el Decreto diferencia diferentes tipos de estructuras residenciales:

  • Centros residenciales, definidos como ncleos de convivencia de capacidad comprendida entre 11 y 24 plazas, dotados de forma permanente, con personal educativo adecuado al nmero, edades y caractersticas de los nios, nias y adolescentes atendidos.

  • Pisos de acogida, definidos como ncleos de convivencia ubicados en viviendas ordinarias, con una capacidad mxima de 10 plazas, que se estructuran como hogares funcionales, y que requieren la presencia permanente personal educativo adecuado al nmero, edades y caractersticas de los nios, nias y adolescentes atendidos.

  • Centros de preparacin a la emancipacin, definidos como ncleos de convivencia con una capacidad comprendida entre 9 y 30 plazas, con presencia permanente de personal educativo, que ofrecen un servicio de carcter asistencial y educativo, destinado a adolescentes mayores de 14 aos, con el fin de facilitar la adquisicin de las habilidades personales y sociales necesarias a una vida autnoma as como a apoyar un proceso formativo profesional orientado hacia su futura incorporacin laboral.

  • Pisos de emancipacin, definidos como equipamientos residenciales instalados en viviendas ordinarias, con una capacidad mxima de 8 plazas, que ofrecen un servicio de carcter asistencial y educativo destinado a adolescentes mayores de 16 aos con el fin de facilitar su proceso de autonoma personal, social y laboral. Se prev que puedan funcionar en rgimen de autogestin, bajo la supervisin tcnica, que podr ser permanente, de un educador o educadora, cuya funcin ser organizar el apoyo y el seguimiento a la estructura y a sus residentes; si las necesidades de las personas atendidas o el programa de emancipacin as lo aconsejaran, la estructura contar con personal auxiliar educativo.

    Definida as la estructura, el ncleo bsico del sistema de acogimiento residencial se completa mediante la articulacin, en el Ttulo II, de los derechos y obligaciones de los nios, nias y adolescentes atendidos y de las personas profesionales.

    Sobre la base de ese ncleo central, el Decreto prosigue su regulacin en tres ttulos diferenciados:

  • El Ttulo III se dedica a la regulacin de los requisitos materiales de los diferentes recursos de acogimiento.

  • El Ttulo IV establece las caractersticas y requisitos funcionales de la atencin residencial, organizndose en cinco captulos dedicados, respectivamente, a la regulacin de las fases y elementos bsicos de la atencin, a la regulacin de las reas de atencin, de las pautas de intervencin, de la organizacin y gestin, y de las normas de convivencia. En relacin con esto ltimo, la norma presta particular atencin a las medidas educativas correctoras y al procedimiento de aplicacin de dichas medidas, haciendo especial consideracin de las denominadas medidas de contencin, a saber, la inmovilizacin fsica personal y el aislamiento, y de las pautas que deben respetarse en todo caso en su aplicacin.

  • Finalmente el Ttulo V regula los requisitos mnimos de personal tcnico considerados necesarios para el buen funcionamiento de los diferentes recursos, estableciendo las ratios en trminos presenciales y diferenciando la atencin durante el da de la atencin nocturna. El articulado tambin contempla las titulaciones necesarias, la intervencin de personal voluntario o de personas en prcticas acadmicas, as como elementos esenciales con vistas a garantizar la adecuacin de la plantilla: pautas para la seleccin del personal, para su formacin y para la prevencin del estrs laboral y la supervisin.

    Entre las disposiciones adicionales, destaca la previsin de frmulas de atencin residencial para situaciones excepcionales, en cuyo marco los rganos Forales de los Territorios Histricos podrn habilitar recursos de acogimiento residencial diferentes a los regulados, al objeto de prestar la atencin inmediata que requieran las personas menores de edad en situacin de desproteccin cuando sus necesidades se encuadren en nuevas realidades o en fenmenos sociales emergentes o se observe un crecimiento masivo y no previsible de la demanda, y no sea posible, por sus dimensiones, darle respuesta en el marco de la red de recursos existente.

    Destaca tambin la disposicin adicional tercera reguladora de las excepciones de aplicacin, por la que los recursos de acogimiento residencial que superen la capacidad mxima de 30 plazas previstas para los centros de preparacin a la emancipacin, existentes a la entrada en vigor del presente Decreto, no estarn sujetos al cumplimiento de los requisitos materiales referidos a la capacidad mxima del recurso y la de las habitaciones, sin perjuicio del cumplimiento del resto de los requisitos materiales, de los funcionales y de personal que el Decreto seala.

    Por su parte, la disposicin adicional cuarta establece que las frmulas de alojamiento no constitutivas de acogimiento residencial, en particular las pensiones y los centros de noche, no se considerarn amparadas por el presente Decreto, debiendo, en consecuencia, procederse a su eliminacin y sustitucin por recursos de acogimiento residencial contemplados en el mismo, otorgndose a las Diputaciones Forales un plazo de dos aos para proceder a dicha sustitucin, plazo que podr prorrogarse hasta tres aos en caso de acreditar especiales dificultades para la completa sustitucin.

    Por ltimo, las disposiciones transitorias establecen un plazo de 4 aos para que los recursos de acogimiento residencial existentes a la entrada en vigor del Decreto se ajusten a las previsiones del mismo.

    En su virtud, a propuesta del Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales, odos los rganos consultivos y la Comisin Jurdica Asesora de Euskadi, y previa deliberacin y aprobacin del Consejo de Gobierno en su sesin celebrada el 8 de julio de 2008,

  1. El presente Decreto tiene por objeto regular, los requisitos tcnicos materiales, funcionales y de personal que debern reunir los recursos de acogimiento residencial destinados a los nios, nias y adolescentes en situacin de desproteccin.

  2. Sus disposiciones sern aplicables a todos los recursos de acogimiento residencial especficos de proteccin, situados en la Comunidad Autnoma del Pas Vasco, ya sean pblicos o privados concertados o convenidos.

  3. Se entender excluida del mbito de aplicacin de este Decreto la atencin a las personas menores de edad sujetas a medidas judiciales impuestas en el mbito de la responsabilidad penal cuando dichas medidas consistan en internamiento, en los trminos previstos en los apartados 1.a), b), c) y d) del artculo 7 de la Ley Orgnica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores, modificada por Ley Orgnica 8/2006, de 4 de diciembre, o cuando consistan en una medida de convivencia con un grupo educativo, en los trminos previstos en el apartado 1.j) del mismo artculo, excepto, en este ltimo caso, cuando la persona menor de edad ya conviviera con un grupo educativo del mbito de la proteccin, con anterioridad a la sentencia penal dictada por el juez de menores. No quedar excluida del mbito de aplicacin del Decreto la atencin residencial a las personas menores de edad que siendo objeto de una medida de prohibicin de acercamiento o de comunicacin con alguno o algunos miembros de su familia en los trminos previstos en el apartado 1.i) del artculo 7 de la mencionada Ley Orgnica, se vieran, a resultas de dicha medida, en la imposibilidad de continuar viviendo con sus padres y madres, personas tutoras o guardadoras, siempre que la entidad competente en materia de proteccin considere que dicho acogimiento residencial constituye la medida adecuada a las circunstancias.

  4. El acogimiento residencial ser compatible con la aplicacin de frmulas de atencin complementarias consistentes en la estancia de la persona menor de edad durante fines de semana o periodos vacacionales en el domicilio de familias que colaboren con la entidad administrativa competente, en la utilizacin de centros de da o en otras alternativas que se estimen oportunas y acordes con el inters de la persona menor de edad atendida. No obstante lo anterior, dichas frmulas complementarias de atencin quedan excluidas del mbito de aplicacin del presente Decreto.

  1. A los efectos del presente Decreto se entender por acogimiento residencial la medida alternativa de guarda, de carcter administrativo o judicial, cuya finalidad es ofrecer una atencin integral en un entorno residencial a nios, nias y adolescentes cuyas necesidades materiales, afectivas y educativas no pueden ser cubiertas, al menos temporalmente, en su propia familia.

  2. A los efectos del presente Decreto, se entender por recurso de acogimiento residencial, cualquiera que sea su denominacin, titularidad o caractersticas, todo establecimiento destinado al acogimiento residencial que se encuentre previsto en el artculo 6.

  3. La guarda de nios, nias y adolescentes en acogimiento residencial podr llevarse a cabo tambin, excepcionalmente, en centros no especficos de proteccin, entendindose por tales:

    1. Los dispositivos normalizados disponibles para la poblacin general menor de edad.

    2. Los recursos especializados existentes en las redes respectivas para la atencin a graves discapacidades, toxicomanas, trastornos psiquitricos, enfermedades crnicas de carcter grave, graves dificultades de inclusin social u otras dificultades de carcter especfico.

      En tales supuestos, las Diputaciones Forales, en su calidad de Administraciones Pblicas competentes para el acogimiento residencial de personas menores de edad en situacin de desproteccin, velarn por que dichos establecimientos resulten aptos en sus condiciones generales, as como en sus condiciones de accesibilidad, para la funcin de acogimiento residencial y se ajusten en sus prestaciones a los requerimientos de una atencin adecuada de las personas acogidas, acorde con las circunstancias de su proteccin y con las necesidades que presentan.

  4. Excepcionalmente, y slo cuando las circunstancias y el inters de los nios, nias y adolescentes lo hicieran necesario, podrn ser utilizados recursos de proteccin o recursos especializados en los trminos previstos en el apartado 3.b), ubicados en otro Territorio Histrico o en otra Comunidad Autnoma, debidamente autorizados por la Diputacin Foral o la Administracin de la Comunidad competente en cada caso en virtud de la residencia de la persona menor. En este ltimo caso, se tratar de garantizar la atencin en la Comunidad Autnoma ms cercana de entre aquellas en las que exista un centro del tipo idneo para responder a las necesidades de las personas atendidas.

  5. Las previsiones de los apartados 3 y 4 slo sern aplicables cuando la atencin en dichos recursos sea ms susceptible de responder adecuadamente a las especficas necesidades del nio, nia o adolescente que las alternativas de acogimiento residencial existentes en el Territorio Histrico correspondiente a la Diputacin Foral competente para el ejercicio del acogimiento.

    En todo caso, la resolucin administrativa que determine la necesidad de la guarda deber determinar las condiciones esenciales que la atencin del nio o nia deber cumplir en dichos recursos, debiendo asimismo prever tanto los cauces de coordinacin entre la Diputacin Foral correspondiente y el recurso de atencin del que se trate como las condiciones de aplicacin del plan individual de atencin o plan de caso.

  1. Podrn ser destinatarias de los recursos de acogimiento residencial:

    1. Los nios, nias y adolescentes que, a causa de una situacin de desamparo, queden bajo la tutela de la Administracin.

    2. Los nios, nias y adolescentes de quienes la Administracin pblica competente en materia de proteccin asuma temporalmente la guarda cuando sus padres y madres o personas que ejercen la tutora, por circunstancias graves, no puedan cuidarles.

    3. Los nios, nias y adolescentes cuya guarda sea asignada a la Administracin pblica competente en materia de proteccin por decisin judicial.

  2. Excepcionalmente, y previo acuerdo entre la persona atendida y la Diputacin foral competente, podrn ser usuarias de los recursos de acogimiento residencial, en el marco de un programa de emancipacin, las personas jvenes mayores de 18 aos que, con anterioridad a su mayora de edad, residieran ya en un recurso de la red de proteccin. La permanencia de estas personas jvenes en la red de centros de proteccin podr extenderse por un mximo de 18 meses, debiendo cualquier exceso de esta limitacin motivarse adecuadamente atendiendo a las necesidades individuales de la persona y al impacto que dicha permanencia pudiera tener, en su caso, para el resto de las personas que residen en el mismo recurso.

  1. El acogimiento residencial deber responder a las necesidades de los nios, nias y adolescentes atendidos, debiendo arbitrarse al efecto una variedad de programas que permita cubrir adecuada y eficazmentela diversidad de las necesidades detectadas. Estos programas debern, en todo caso, adecuarse a las caractersticas socioculturales de la poblacin residencial atendida.

  2. A efectos de lo previsto en el apartado 1, debern articularse, como mnimo, los siguientes programas:

  1. Programas generales:

    1. Programa de acogida de urgencia. Se dirigir a nios, nias y adolescentes, cualquiera que sea su origen, cuya situacin requiera una intervencin inmediata; en su marco, se proceder al estudio y valoracin de su situacin personal, familiar y social con el objeto de disponer de elementos suficientes para definir la medida de proteccin que resulte ms adecuada a las necesidades observadas; la permanencia en este programa ser, preferentemente, inferior a 60 das.

    2. Programa bsico general. Constituir el ncleo central y bsico de cualquier programa de acogimiento residencial y permitir responder, por s mismo, a las necesidades de los nios, nias y adolescentes de entre 4 y 18 aos, cualquiera que sea su origen, que no presenten la necesidad de ser atendidos ni en el marco de programas generales pero ms especficos como los programas de preparacin a la emancipacin regulados en el prrafo c) del presente apartado, ni en el marco de programas especializados. El lmite inferior de edad deber flexibilizarse cuando se trate de grupos de hermanos y/o hermanas.

    3. Programa de preparacin a la emancipacin. Preparar a las personas adolescentes, a partir de 14 aos, cualquiera que sea su origen, a la vida independiente, en aquellos supuestos en los que no se prevea su integracin en un ncleo familiar a la salida del recurso de acogimiento residencial, proporcionndoles un contexto de convivencia, con apoyo educativo, formativo y/o de orientacin e incorporacin laboral, que facilite su integracin en la vida social. Salvo en los supuestos en los que las caractersticas del o de la adolescente aconsejen su atencin en el marco del programa bsico o de un programa especializado, este programa de preparacin a la emancipacin se considerar el idneo para garantizar la atencin a adolescentes que se han integrado en la red de proteccin a una edad muy tarda y a adolescentes para los que no se prev, a la salida del centro, su reintegracin en el ncleo familiar de origen.

    4. Programa de emancipacin. Preparar a las personas adolescentes, a partir de 16 aos, cualquiera que sea su origen, a la vida independiente, en aquellos supuestos en los que no se prevea su integracin en un ncleo familiar a la salida del recurso de acogimiento residencial, proporcionndoles un contexto de convivencia similar o prximo a la vida autnoma ordinaria, que podr funcionar en rgimen de autogestin, y que contar con un encuadre educativo, formativo y/o de orientacin e incorporacin laboral, con vistas a su integracin efectiva en la vida sociolaboral.

  2. Programas especializados:

    1. Programa especializado de atencin a adolescentes con problemas de conducta: se dirigir a adolescentes de entre 13 y 18 aos, cualquiera que sea su origen, que presenten conductas particularmente disruptivas que hagan inviable su atencin en el marco del programa bsico general. El programa consistir en una intervencin socioeducativa y/o teraputica orientada a la modificacin de actitudes y a la superacin de los problemas de conducta, que se aplicar, preferentemente, con carcter temporal, siendo su objetivo permitir el posterior acceso al programa bsico general, al programa de preparacin a la emancipacin o al programa de emancipacin.

    2. Programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta de entre 13 y 18 aos, cualquiera que sea su origen, que presenten conductas reiteradas y gravemente disruptivas o antisociales que supongan un riesgo evidente de daos o perjuicios graves a s mismos o a terceros o que pongan en grave riesgo su desarrollo integral y que no hagan viable su atencin en el marco del Programa especializado de atencin a adolescentes con problemas de conducta previsto en el apartado 2.2.a). El programa consistir en una intervencin de carcter intensivo e integral, de orientacin socio-educativa y/o teraputica centrada primordialmente en el rea personal, para promover la modificacin de actitudes y la adquisicin de normas de convivencia que favorezcan su proceso de socializacin. Su intensidad y el tipo de recursos a aplicar se adecuarn a las necesidades y a la gravedad de cada caso. Tendr carcter temporal, siendo su objetivo permitir el posterior acceso al programa especializado previsto en el apartado 2.2.a) o, en su caso, al programa bsico general, al programa de preparacin a la emancipacin o al programa de emancipacin.

  3. Complementariamente a los programas previstos en el apartado anterior, las Diputaciones Forales podrn, si las necesidades y la demanda as lo aconsejaran, articular los siguientes programas:

  1. Programas generales:

    1. Programa bsico de atencin a la primera infancia. Constituir el ncleo central y bsico del acogimiento residencial para nios y nias de edades comprendidas entre 0 y 3 aos, si bien este lmite mximo de edad deber flexibilizarse cuando se trate de grupos de hermanos y/o hermanas. Su aplicacin tendr carcter excepcional, debiendo limitarse a los casos en los que no resulte posible la atencin en el marco de un acogimiento familiar o de un acogimiento familiar profesionalizado y deber garantizarse una alternativa en el menor tiempo posible.

  2. Programas especializados:

    1. Programa de atencin a adolescentes que se encuentren en proceso avanzado de gestacin y a madres adolescentes.

  3. Cualesquiera otros que permitan a las Diputaciones Forales dar respuesta a la emergencia de nuevas necesidades especficas de las personas menores de edad no contempladas en este artculo, debiendo dichos programas articulase en el marco de lo previsto para los servicios experimentales en la disposicin adicional segunda del presente Decreto.

  4. El conjunto de los programas de acogimiento residencial aplicados en cada Territorio Histrico obedecer a las directrices bsicas establecidas por cada Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia en su programacin marco para la atencin residencial a personas menores de edad en situacin de desproteccin.

  1. La seleccin del programa de acogimiento residencial aplicable en cada caso corresponder al Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia y deber basarse en la evaluacin de necesidades previamente realizada por el mismo y/o en la evaluacin realizada en el marco del programa de acogida de urgencia. La seleccin realizada deber motivarse por escrito en el marco del plan individual de atencin o plan de caso en los trminos regulados en el artculo 58 de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia.

  2. En la seleccin del programa de acogimiento residencial deber darse siempre prioridad al inters superior de la persona menor de edad y respetarse los principios recogidos en el artculo 8 del presente Decreto favoreciendo, siempre que no sea contrario a dicho inters, la atencin de los nios, nias y adolescentes en los programas de atencin residencial de carcter ms integrador y la permanencia de los grupos de hermanos y/o hermanas en un mismo recurso de acogimiento residencial.

  3. La seleccin de uno de los programas especializados de atencin a adolescentes con problemas de conducta previstos en el apartado 2.2 del artculo 4 constituir siempre una ltima alternativa aplicable nicamente cuando los programas generales de acogimiento residencial no constituyan una respuesta adecuada a las necesidades de la persona menor de edad.

    Su aplicacin presentar las siguientes caractersticas:

    1. Tendr carcter temporal y transitorio:

      • La permanencia en el programa especializado de atencin a adolescentes con problemas de conducta tendr una duracin mxima de 18 meses, debiendo cualquier exceso de esta limitacin motivarse adecuadamente atendiendo a las necesidades individuales de la persona.

      • La permanencia en el programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta tendr una duracin mxima de 9 meses prorrogables por otros 3, debiendo dicha prrroga motivarse adecuadamente atendiendo a las necesidades individuales de la persona.

    2. La intervencin ir especficamente orientada al tratamiento de los problemas de conducta observados con vistas a su progresiva incorporacin a la red bsica de atencin en los trminos previstos en el apartado anterior.

    3. La asignacin de una persona menor de edad a estos programas y, en su caso, la prrroga de su aplicacin, deber ser objeto de notificacin expresa al Ministerio Fiscal, as como cualquier incidencia que se produzca durante su aplicacin.

    4. El Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia proceder a la revisin del grado de adecuacin del programa especializado a las necesidades de la persona menor de edad con carcter mensual.

  4. La red de recursos de acogimiento residencial deber contar con un nmero de plazas suficiente destinadas a cada tipo de programa de acogimiento residencial para garantizar la respuesta ms adecuada a las diversas necesidades. En ningn caso podrn utilizarse las plazas destinadas a la aplicacin de programas especializados de atencin a adolescentes con problemas de conducta o de programas especializados de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta, para atender las necesidades de nios, nias o adolescentes que no presenten estas caractersticas. Tampoco podr en ningn caso atenderse a adolescentes con graves problemas de conducta en el marco de un programa distinto del programa de apoyo intensivo a adolescentes con problemas de conducta.

  1. Los recursos de acogimiento residencial se clasificarn en:

    1. Centros residenciales: ncleos de convivencia de capacidad comprendida entre 11 y 24 plazas, dotados de forma permanente, con personal educativo adecuado al nmero, edades y caractersticas de los nios, nias y adolescentes atendidos.

      Cuando se destine a la aplicacin del programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta, el centro residencial contar con un mximo de 10 plazas, deber ubicarse en un edificio independiente, no compartido con viviendas u otros equipamientos, y contar con una estructura arquitectnica y un diseo que se adecue a las caractersticas de la intervencin definidas en el apartado 2.2.b) del artculo 4. En particular, podr contar con un espacio especialmente diseado y destinado a la aplicacin de una medida de aislamiento en los trminos contemplados en el apartado 5 del artculo 101 del presente Decreto.

    2. Pisos de acogida: ncleos de convivencia ubicados en viviendas ordinarias, con una capacidad mxima de 10 plazas. Se estructuran como hogares funcionales, que requieren la presencia permanente personal educativo adecuado al nmero, edades y caractersticas de los nios, nias y adolescentes atendidos.

    3. Centros de preparacin a la emancipacin: ncleos de convivencia con una capacidad comprendida entre 9 y 30 plazas, con presencia permanente de personal educativo, que ofrecen un servicio de carcter asistencial y educativo, destinado a adolescentes mayores de 14 aos, con el fin de facilitar la adquisicin de las habilidades personales y sociales necesarias a una vida autnoma as como a apoyar un proceso formativo profesional orientado hacia su futura incorporacin laboral. Por sus caractersticas, constituirn el recurso idneo para la aplicacin del programa de preparacin a la emancipacin. Los centros de preparacin a la emancipacin podrn constituir un paso previo al acceso a los pisos de emancipacin definidos en el siguiente apartado.

    4. Pisos de emancipacin: equipamientos residenciales instalados en viviendas ordinarias que ofrecen un servicio de carcter asistencial y educativo destinado a adolescentes mayores de 16 aos con el fin de facilitar su proceso de autonoma personal, social y laboral. Estos pisos podrn estar vinculados o prximos a centros residenciales, que les sirvan de estructura de apoyo. Su capacidad mxima ser de 8 plazas. Podrn funcionar en rgimen de autogestin, bajo la supervisin tcnica, que podr ser permanente, de un educador, cuya funcin ser organizar el apoyo y el seguimiento a la estructura y a sus residentes; si las necesidades de las personas atendidas o el programa de emancipacin as lo aconsejaran, la estructura contar con personal auxiliar educativo.

  2. Preferentemente, no se ubicarn en un mismo edificio varios recursos de acogimiento residencial para personas menores de edad. No obstante lo anterior, si se diera ese supuesto, no podrn en conjunto tener ms plazas residenciales que el tamao mximo previsto para los recursos de acogimiento residencial previstos en el apartado 1.c).

  3. En ningn caso podr un recurso de acogimiento residencial para personas menores de edad ubicarse en un edificio destinado en su totalidad a la prestacin de servicios sociales u otros servicios pblicos.

  1. La seleccin del recurso de acogimiento residencial concreto que acoger al nio, nia o adolescente se realizar en el Servicio Territorial de Atencin a la Infancia y Adolescencia teniendo en cuenta los siguientes criterios:

    1. Criterios relativos al nio, nia o adolescente. Se valorarn: la edad; el sexo; sus caractersticas y necesidades particulares en los mbitos personal, familiar y social; las posibilidades de adaptacin al nuevo grupo; los recursos escolares, sanitarios y comunitarios necesarios para responder a sus necesidades; en su caso, sus dificultades de comportamiento y adaptacin; cuantos otros factores personales y familiares se estimen oportunos.

    2. Criterios relativos al recurso de acogimiento residencial. Se valorarn: las plazas disponibles; las caractersticas del recurso; el grado de adecuacin y accesibilidad universal de los recursos disponibles a las necesidades de la persona que ingresa; el impacto que pudiera tener el ingreso en el resto del grupo atendido en ese recurso; las caractersticas del equipo educativo; las caractersticas y necesidades de las personas menores de edad acogidas en l; las caractersticas y momento del grupo convivencial; cuantos otros factores relativos al recurso de acogimiento residencial se estimen oportunos.

    3. Criterios relativos al conjunto de la red de dispositivos de acogimiento residencial. Se valorarn: el nivel general de ocupacin; la distribucin equitativa de personas menores de edad y de las diversas problemticas; los planes de reestructuracin de recursos; el cierre o la apertura de nuevos dispositivos; cuantos otros factores relativos al conjunto de la red de acogimiento residencial se estimen oportunos.

      La consideracin de estos criterios en su conjunto, dando prioridad a las razones que primen el inters de las personas menores de edad, configurar la opcin ms conveniente en cada caso en la designacin del recurso de acogimiento residencial.

  2. El programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta deber prestarse en centros que se dediquen exclusivamente a la prestacin de servicios a ese colectivo.

  3. En cada recurso de acogimiento residencial podrn desarrollarse simultneamente varios de los programas contemplados en el artculo 4 a excepcin del programa intensivo de apoyo a adolescentes con graves problemas de conducta, y siempre que su estructura y la organizacin de las unidades de convivencia permita responder, de forma diferenciada, a las necesidades a cuya cobertura se orienten los programas aplicados. Esta organizacin deber atender a criterios de flexibilidad suficientes para garantizar la atencin conjunta, en un mismo centro, de los grupos de hermanos y hermanas, en los trminos previstos en el artculo 8.2.j).

  4. El programa de acogida de urgencia se podr aplicar bien en un recurso de acogimiento residencial especfica y exclusivamente destinado a tal fin, bien habilitando plazas especficas de urgencia en el conjunto de la red residencial de cada Territorio Histrico. Asimismo, podrn aplicarse, con carcter individual, el programa de preparacin a la emancipacin o el programa de atencin a adolescentes con problemas de conducta, a adolescentes cuya atencin se realice en un recurso de acogimiento residencial dedicado, con carcter general, a la aplicacin del programa bsico, siempre que, en el marco de su plan individual de atencin o plan de caso, se estime ms conveniente recurrir a esta frmula.

  1. Con carcter general, el acogimiento residencial deber ajustarse a los principios y a los criterios rectores de la actuacin administrativa recogidos en los artculos 48 y 76 de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia y a los principios expresados en la Ley 51/2003, de 2 de diciembre de Igualdad de oportunidades, no discriminacin y accesibilidad universal de las personas con discapacidad.

  2. Con carcter especfico, el acogimiento residencial deber ajustarse a los siguientes principios:

    1. Garantizar la existencia de una gama variada de recursos con el fin de tener la capacidad de responder adecuadamente a las diversas y cambiantes necesidades de los nios, nias y adolescentes.

    2. Seleccionar y prestar el programa de acogimiento residencial que mejor se ajuste a las necesidades del nio, nia o adolescente, en funcin de sus caractersticas y momento evolutivo.

    3. Garantizar la cobertura de las necesidades, promoviendo una atencin individualizada.

    4. Garantizar el respeto de los derechos individuales y colectivos reconocidos a los nios, nias y adolescentes en el ordenamiento jurdico vigente.

    5. Garantizar el derecho de los nios, nias y adolescentes a ser informados de sus derechos, verbalmente y por escrito, en un lenguaje claro y sencillo, adaptado a su nivel de capacidad y entendimiento.

    6. Garantizar la igualdad de trato, la igualdad de oportunidades, el respeto a la diversidad y a la diferencia, la integracin de la perspectiva de gnero, la accin positiva y la eliminacin de roles y estereotipos en funcin del sexo, en los trminos establecidos en el artculo 3 de la Ley 4/2005 para la Igualdad de Mujeres y Hombres.

    7. Garantizar el carcter eminentemente educativo de la intervencin, con vistas a favorecer la plena integracin social de los nios, nias y adolescentes y organizar todos los recursos con el fin de crear un contexto que les proporcione proteccin, confianza, seguridad y estabilidad.

    8. Considerar la importancia de la familia para el desarrollo del nio, nia o adolescente, aportarle el apoyo necesario y aprovechar las aptitudes del nio, nia y adolescente y de su familia.

    9. Procurar que los nios, nias y adolescentes permanezcan en acogimiento residencial el menor tiempo posible, sobre todo durante la primera infancia, siempre que su inters superior no aconseje lo contrario.

    10. Garantizar la atencin conjunta, en un mismo recurso de acogimiento residencial de los grupos de hermanos y hermanas, siempre que su inters superior no aconseje lo contrario.

    11. Procurar que los nios, nias y adolescentes sean acogidos en el recurso de acogimiento residencial ms adecuado a sus necesidades concretas que est prximo a su entorno familiar y social, a fin de que la relacin interpersonal no se vea perjudicada, siempre que las circunstancias y el inters superior de la persona menor de edad no aconsejen lo contrario y que no exista una resolucin contraria a ello.

    12. Evitar interferencias innecesarias en la vida escolar y social de los nios, nias y adolescentes, procurando, cuando sea posible y aconsejable, la continuidad en el centro educativo donde estn cursando su escolarizacin y la utilizacin de los equipamientos y servicios pblicos de su entorno o del entorno del recurso de acogimiento residencial.

    1. Evitar cambios de recurso de acogimiento residencial y de educador o educadora de referencia con el objeto de garantizar el mayor grado posible de estabilidad, siempre que el inters superior de los nios, nias y adolescentes acogidos no aconseje lo contrario.

  1. En virtud del artculo 104 de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia, las Diputaciones Forales son las administraciones pblicas responsables de la gestin, directa o indirecta, de los recursos de acogimiento residencial as como de su autorizacin, registro, homologacin, inspeccin y evaluacin en funcin de su naturaleza pblica o privada.

    Dado que el acogimiento residencial de personas menores en situacin de desproteccin constituye un servicio de responsabilidad pblica, las Diputaciones Forales optarn, para su prestacin, por la gestin directa o por la gestin indirecta, bien en colaboracin con otras entidades pblicas, bien en colaboracin con entidades privadas colaboradoras de integracin familiar en los trminos previstos en los artculos 76.2 y 107 de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, pudiendo al efecto recurrir a frmulas de concierto, convenio o contrato. Cuando opten por la gestin indirecta en colaboracin con entidades privadas, las Diputaciones Forales darn prioridad, siempre que existan anlogas condiciones de eficacia, calidad y costes, a las entidades privadas de iniciativa social sin nimo de lucro.

  2. Para la instalacin de los recursos de acogimiento residencial que de ellas dependan y siempre que por su naturaleza y por las caractersticas de los programas que en ellos se apliquen dichos recursos puedan instalarse en edificios de viviendas ordinarias, las Diputaciones Forales podrn acceder a la reserva de viviendas de proteccin oficial que, en las promociones directas del Departamento de Vivienda y Asuntos sociales del Gobierno Vasco y de otras Administraciones Pblicas, se destinen a enajenacin o a alquiler a las entidades locales para la creacin de equipamientos de servicios sociales propios de su competencia.

  3. Las Diputaciones Forales debern velar por garantizar la adaptacin de los recursos de acogimiento residencial a los criterios de accesibilidad vigentes, en los trminos contemplados en este Decreto, pudiendo solicitar al efecto al Gobierno Vasco las ayudas econmicas previstas en la normativa autonmica vigente para la eliminacin de barreras arquitectnicas y de comunicacin.

  4. Con la salvedad de los requisitos previstos en el presente Decreto, los recursos de acogimiento residencial regulados en el artculo 6 no precisarn, para desarrollar su actividad, de ningn otro permiso o licencia de actividad distinto de los exigidos a cualquier otro inmueble destinado a vivienda ordinaria.

  1. De conformidad con lo previsto en el artculo 7 de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, las instituciones pblicas tendrn la obligacin de colaborar y de coordinar sus actuaciones, con el fin de proporcionar a la poblacin infantil y adolescente una atencin coherente, organizada e integral, que garantice el mayor grado de eficacia en las intervenciones y de racionalizacin en la utilizacin de los recursos. Esta colaboracin y coordinacin debern darse tanto entre las diferentes Administraciones pblicas como entre los diferentes departamentos y servicios de una misma Administracin.

  2. En virtud de lo establecido en el apartado anterior y al objeto de garantizar una colaboracin y coordinacin efectiva en relacin a la atencin de nios, nias y adolescentes en acogimiento residencial, se establecern, como mnimo, los siguientes protocolos de colaboracin y coordinacin:

    1. Protocolo de colaboracin y coordinacin entre los servicios especializados de proteccin a la infancia y a la adolescencia de las Diputaciones Forales y los servicios sanitarios, en particular los servicios de salud mental, para la atencin de nios, nias y adolescentes acogidos que presenten enfermedades y/o trastornos mentales, al objeto de definir las pautas de ingreso y estancia en centros sanitarios en situaciones de crisis y en periodos inmediatamente posteriores a las situaciones de crisis.

    2. Protocolo de colaboracin y coordinacin entre los servicios especializados de proteccin a la infancia y a la adolescencia de las Diputaciones Forales y los servicios de educacin, al objeto de adecuar la atencin educativa a las necesidades que, en cada momento, presente el nio, nia o adolescente, en particular cuando presente necesidades educativas especiales, independientemente de que dicha adecuacin se haga necesaria ya iniciado el curso escolar.

    3. Protocolo de colaboracin y coordinacin entre los servicios especializados de proteccin a la infancia y a la adolescencia y los servicios de atencin a las personas con discapacidad de las Diputaciones Forales al objeto de definir las frmulas ms adecuadas de atencin residencial en los casos de discapacidad y dependencia.

    4. Protocolo de colaboracin y coordinacin entre los servicios especializados de proteccin a la infancia y a la adolescencia de las Diputaciones Forales y los servicios de inclusin social, incorporacin laboral y empleo existentes a nivel municipal, foral y autonmico.

    5. Protocolo de colaboracin y coordinacin entre los servicios especializados de proteccin a la infancia y a la adolescencia de las Diputaciones Forales y el Departamento competente en materia de Justicia Juvenil a nivel autonmico.

    6. Protocolo de colaboracin y coordinacin entre los servicios especializados de proteccin a la infancia y a la adolescencia de las Diputaciones Forales y otros servicios sociales.

    7. Protocolo de colaboracin y coordinacin entre los servicios especializados de proteccin a la infancia y a la adolescencia de las Diputaciones Forales y los servicios de juventud, cultura y deporte existentes a nivel municipal, foral y autonmico.

  3. Si lo estimaran pertinente, las Administraciones pblicas establecern cuantos otros protocolos de colaboracin y coordinacin pudieran contribuir a garantizar la ms adecuada atencin residencial.

  1. De conformidad con el artculo 77 de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y a la adolescencia, los recursos de acogimiento residencial estarn sujetos a las actuaciones administrativas de autorizacin, registro, homologacin e inspeccin que les correspondan, atendiendo a la naturaleza pblica o privada de la entidad titular de los mismos, en los trminos previstos en el Decreto 40/1998, de 10 de marzo, por el que se regula la autorizacin, registro, homologacin e inspeccin de los servicios sociales de la Comunidad Autnoma del Pas Vasco.

  2. Para ser autorizados y homologados por la Administracin competente, los recursos de titularidad privada debern cumplir los requisitos materiales, funcionales y de personal, regulados en el presente Decreto, que les sean de aplicacin en funcin de su tipologa.

  3. Los recursos de titularidad pblica debern reunir los requisitos materiales, funcionales y de personal regulados en el presente Decreto, que les sean de aplicacin en funcin de su tipologa.

  1. Las disposiciones contenidas en el presente Decreto se interpretarn de acuerdo con el espritu, los principios y los preceptos recogidos en la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, en la Ley 5/1996, de 18 de octubre, de Servicios Sociales y en la Ley Orgnica 1/1996, de 15 de enero, de Proteccin Jurdica del Menor, de Modificacin Parcial del Cdigo Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil, as como con arreglo a las disposiciones vigentes en materia de proteccin a la infancia y la adolescencia en el conjunto del ordenamiento jurdico.

  2. Asimismo, se estar a las disposiciones contenidas en la normativa internacional de defensa de los derechos del nio y, concretamente, a la Convencin de las Naciones Unidas acerca de los Derechos de los Nios y de las Nias de 20 de noviembre de 1989, la Resolucin sobre los Problemas de los Nios en la Comunidad Europea, aprobada por el Parlamento Europeo del 13 de diciembre de 1991, la Recomendacin del Consejo de las Comunidades Europeas sobre el Cuidado de los Nios y de las Nias de 31 de marzo de 1992 y la Carta Europea de los Derechos del Nio, aprobada por el Parlamento Europeo en Resolucin del 8 de julio de 1992.

  1. Con carcter general, los nios, nias y adolescentes atendidos en los recursos de acogimiento residencial y las personas profesionales que trabajan en dichos establecimientos disfrutarn de los derechos contemplados en el Decreto 64/2004, de 6 de abril, por el que se aprueba la Carta de Derechos y Obligaciones de las Personas Usuarias y Profesionales de los Servicios Sociales en la Comunidad Autnoma del Pas Vasco y el Rgimen de Sugerencias y Quejas.

  2. Con carcter especfico para las nias, nios y adolescentes atendidos en dichos recursos, sern de aplicacin los derechos y obligaciones recogidos en el artculo 80 de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia.

  3. La atencin en el marco de un programa de acogimiento residencial no implicar ninguna restriccin de los derechos individuales y colectivos reconocidos a los nios, nias y adolescentes residentes, con la excepcin de las limitaciones a su libertad previstas en el Captulo V del Ttulo IV del presente Decreto, que debern aplicarse siempre atendiendo a las necesidades individuales del menor.

  4. El ejercicio efectivo de los derechos y obligaciones mencionados en los apartados anteriores requerir el respeto de las disposiciones previstas en el presente Ttulo.

El ejercicio efectivo del derecho a la dignidad implicar para los nios, nias y adolescentes acogidos:

  1. recibir un trato sin discriminacin por razn de nacimiento, edad, raza, sexo, estado civil, orientacin sexual, aptitud fsica o psquica, estado de salud, lengua, cultura, religin, creencia, ideologa o cualquier otra condicin o circunstancia personal, econmica o social, respetando sus orgenes y favoreciendo la conservacin de su bagaje cultural y religioso;

  2. recibir un trato digno por parte de los miembros del personal y por parte de las dems personas residentes, debiendo ser atendidas y atendidos con el mximo respeto, con correccin y comprensin, tanto en las relaciones verbales, como en la asistencia fsica que pudieran requerir para realizar las actividades de la vida cotidiana;

  3. no ser objeto, en ninguna circunstancia, de tratos vejatorios o degradantes, ni de sanciones que impliquen maltrato fsico o moral;

  4. recibir una atencin de forma individual y personalizada;

  5. recibir un trato con respeto pleno de sus necesidades y, siempre que resulte posible y adecuado, de sus deseos, atendiendo particularmente a factores culturales y religiosos;

  6. recibir una atencin en las debidas condiciones de seguridad e higiene;

  7. tener cubiertas las necesidades bsicas de la vida cotidiana que permitan su desarrollo personal e integral;

  8. acceder a los servicios necesarios para atender todas las necesidades que exige el adecuado desarrollo de su personalidad, otorgando prioridad a su atencin en la comunidad, a travs de la red de servicios ordinarios;

  9. disfrutar en su vida cotidiana de unos perodos equilibrados de actividad, ocio y sueo;

  10. no ser separadas o separados de sus hermanos o hermanas, permaneciendo juntos en el mismo recurso de acogimiento residencial, siempre que no sea contrario a su inters;

  11. mantener relaciones con sus familiares y recibir visitas en el recurso de acogimiento residencial, siempre que su inters superior no aconseje lo contrario y que no exista resolucin judicial que lo prohba.

El ejercicio efectivo del derecho a la privacidad exigir el respeto de las siguientes condiciones:

  1. se deber garantizar la intimidad de los nios, nias y adolescentes durante el aseo y mientras se visten y se desvisten;

  2. no podr observarse el interior de los baos y de las habitaciones estando la puerta cerrada;

  3. el personal deber llamar a la puerta de las habitaciones y deber educar a los nios, nias y adolescentes en esta prctica;

  4. las habitaciones y los aseos de los nios, nias y adolescentes de edad superior a 12 aos contarn, siempre que su inters superior no aconseje lo contrario, con un sistema de pestillo o condena; este pestillo o condena deber contar con un dispositivo de desbloqueo exterior, que el personal podr utilizar en caso de necesidad;

  5. los nios, nias y adolescentes dispondrn de algn dispositivo en el recurso de acogimiento residencial que les permita guardar sus pertenencias de forma segura;

  6. los nios, nias y adolescentes podrn tener enseres propios en la habitacin, exceptuando aqullos que pudieran suponer un riesgo para su seguridad personal o la de otras personas;

  7. los nios, nias y adolescentes debern ver respetada la inviolabilidad de su correspondencia y el derecho a recibir y hacer llamadas telefnicas en los horarios establecidos en las normas de funcionamiento del recurso de acogimiento residencial y a hacerlo en privado, salvo que ello ponga en riesgo su proteccin; en los casos en los que las llamadas se encuentren sujetas a supervisin, deber informrseles de esa circunstancia;

  8. el reglamento de rgimen interior o gua de convivencia del recurso de acogimiento residencial definir las situaciones en las que puede procederse al registro de las posesiones de los nios, nias y adolescentes acogidos, debiendo indicar, en todo caso, que slo podrn realizarse cuando no hacerlo ponga en peligro la seguridad de la persona a la que se registran los enseres o de otras personas; estos registros sern debidamente documentados y debern comunicarse al correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia;

  9. en el marco del programa de acogida de urgencia, del programa especializado de atencin a adolescentes con problemas de conducta y del programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta, podrn realizarse tanto registros regulares en sus enseres como registros personales en caso de tener fundadas sospechas de que tratan de introducir en el centro objetos o sustancias no autorizadas, debiendo dichos registros ser debidamente documentados y comunicados al correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia; asimismo, en el marco de los mencionados programas, podr someterse a las personas menores de edad a un sistema de deteccin de metales a la entrada del centro.

El ejercicio efectivo del derecho a la confidencialidad exigir el respeto de las siguientes condiciones:

  1. respetar la confidencialidad de los datos que constan en su expediente individual y el deber de reserva en su utilizacin, sin que puedan ser utilizados bajo ningn concepto, al margen de las tareas socioeducativas y del mbito estricto de las funciones del centro y de su relacin con las entidades administrativas y judiciales que, en su caso, intervengan en el caso del que se trate; a este respeto todo el personal de los centros estar especialmente obligado a guardar el secreto profesional en relacin a las circunstancias personales, familiares o sociales de los nios, nias y adolescentes y de cuantos aspectos significativos pueda daar la imagen u honor de la poblacin acogida; a efectos de lo anterior, los expedientes individuales debern conservarse en condiciones de seguridad; lo anterior, no obstante, deber entenderse sin perjuicio de la obligacin que la Ley 1/1996, de 15 de enero, de Proteccin Jurdica del Menor, de modificacin parcial del Cdigo Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece en su artculo 22 para la entidad pblica que tenga personas menores de edad bajo su guarda o tutela, de informar a los padres, a las madres, a las personas que ejercen la tutora o a las que ejercen la guarda sobre la situacin de aquellas cuando no exista resolucin jurdica que lo prohba, y sin perjuicio tambin del derecho y del deber de los padres y de las madres de exigir informacin sobre su situacin, en los trminos previstos en el artculo 172.2 del Cdigo Civil;

  2. conservar los expedientes individuales en condiciones de seguridad hasta la salida de la persona menor de edad del recurso del que se trate, momento en el que dicha informacin deber ser remitida al correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia;

  3. conservar los registros administrativos en condiciones de seguridad;

  4. aplicar procedimientos de acceso restringido a la informacin, adoptando las medidas que resulten necesarias para garantizar la posibilidad de acceder a los expedientes en el marco de estudios evaluativos o estadsticos en los trminos previstos en la Ley Orgnica 15/1999, de 13 de diciembre, de Proteccin de Datos de Carcter Personal.

  1. El ejercicio efectivo del derecho a la informacin exigir que los nios, nias y adolescentes acogidos sean informados de forma precisa y clara acerca de los siguientes aspectos, de acuerdo con su edad y capacidad para comprender:

    1. de sus derechos y obligaciones;

    2. de los derechos y obligaciones de las personas profesionales;

    3. de las funciones del recurso de acogimiento residencial;

    4. de la organizacin y del funcionamiento del recurso de acogimiento residencial;

    5. de las normas de convivencia;

    6. de los procedimientos de queja y de sugerencia;

    7. de su derecho a que se proceda a una evaluacin de sus necesidades y a la elaboracin, en el recurso de acogimiento residencial, de un plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado que se ajuste a las previsiones contenidas en el plan de atencin individual o plan de caso realizado por el correspondiente Servicio Territorial Especializado de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia;

    8. de los resultados de la evaluacin de sus necesidades y de las propuestas de intervencin;

    9. del contenido de su expediente, siempre que su inters superior no aconseje lo contrario, y siempre que no se vulnere el derecho a la intimidad de otras personas afectadas;

    10. del nombre y apellidos de las personas que les atienden, siempre que no suponga ningn riesgo para stas;

    11. del servicio o de la persona que pueden contactar en caso de urgencia.

  2. La informacin a la que se refiere el apartado anterior deber ser plenamente accesible y, a tal fin, cumplir los siguientes requisitos:

    1. ser transmitida verbal, adecuada y detalladamente;

    2. ser transmitida por escrito, mediante folletos redactados en un lenguaje de fcil comprensin, as como en otros formatos o soportes adaptados a las necesidades especiales que pudieran presentar los nios, nias y adolescentes acogidos;

    3. ser transmitida por las y los profesionales del Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia a los nios, nias y adolescentes y, si el inters superior de los primeros no aconsejara lo contrario, a sus familias, con carcter previo a su traslado al recurso de acogimiento residencial, as como por las y los profesionales responsables de la atencin en el recurso de acogimiento residencial en el momento del ingreso y durante la estancia.

Los nios, nias y adolescentes tendrn derecho a que se realice una evaluacin integral de sus necesidades y de sus aptitudes, as como de las de su familia, en los trminos contemplados en el artculo 62 en un plazo no superior a un mes natural a contar de la fecha de ingreso.

Los nios, nias y adolescentes tendrn derecho a disponer de un plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado, en los trminos contemplados en el artculo 62, ajustado a las necesidades y a las aptitudes detectadas durante la evaluacin, en un plazo no superior a dos meses naturales a contar de la fecha de ingreso.

  1. Los nios, nias y adolescentes en acogimiento residencial tendrn derecho al ejercicio efectivo de su derecho a la promocin y a la proteccin de su salud, en los trminos contemplados en la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, en particular a:

    1. Recibir informacin de su estado de salud y, en su caso, del tratamiento mdico al que deban someterse, atendiendo a su edad, madurez y estado psicolgico y afectivo.

    2. Otorgar o denegar su consentimiento de conformidad con lo establecido en la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, Bsica Reguladora de la Autonoma del Paciente y de Derechos y Obligaciones en materia de Informacin y Documentacin Clnica.

  2. Lo previsto en el apartado 1 deber entenderse sin perjuicio de que el personal facultativo pueda llevar a cabo las intervenciones clnicas indispensables en favor de la salud del o la paciente, sin necesidad de contar con su consentimiento, y siempre que as lo prescriba el o la correspondiente pediatra o mdico o mdica que le trate, en los siguientes casos:

    1. Cuando exista riesgo para la salud pblica a causa de razones sanitarias establecidas por la Ley.

    2. Cuando exista riesgo inmediato grave para la integridad fsica o psquica de la persona enferma y no es posible conseguir su autorizacin.

Los nios, nias y adolescentes tendrn derecho a que los recursos de acogimiento residencial cumplan los requisitos tcnicos materiales, funcionales y de personal establecidos en el presente Decreto y a que las administraciones pblicas competentes velen por dicho cumplimiento en el marco de sus competencias de gestin y de sus funciones de autorizacin, homologacin, inspeccin, registro y evaluacin.

El ejercicio efectivo del derecho a la participacin implicar que los nios, nias y adolescentes puedan, atendiendo a su edad y capacidad para comprender:

  1. hacerse or en las decisiones de trascendencia que les afecten cuando tengan doce aos, o si todava no hubieran alcanzado dicha edad, siempre que tengan juicio suficiente;

  2. participar en la evaluacin de sus necesidades;

  3. participar en la elaboracin de su plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado;

  4. participar en la elaboracin o modificacin del reglamento de rgimen interno o gua de convivencia, as como en la programacin y desarrollo de las actividades del recurso de acogimiento residencial;

  5. intervenir en la organizacin y el funcionamiento del recurso de acogimiento residencial por medio de los cauces de participacin existentes y por medio de los procedimientos de sugerencias y reclamaciones;

  6. participar en los procedimientos de inspeccin y de evaluacin peridica de la calidad del recurso de acogimiento residencial;

  7. contar con la participacin de sus padres, madres o persona que ejerce la tutora en su atencin y en las decisiones que les conciernen, siempre que no sea contrario a su inters superior.

El ejercicio efectivo del derecho al conocimiento y a la defensa de los derechos, implicar para los nios, nias y adolescentes:

  1. conocer su situacin legal en todo momento;

  2. hacerse or en las decisiones de trascendencia que les afecten, cuando tengan 12 aos, y cuando todava no hubieran alcanzado dicha edad siempre que tengan juicio suficiente;

  3. hacerse acompaar en las entrevistas que mantengan a efectos de evaluacin de necesidades y de elaboracin del plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado por una persona de su confianza que estimen capaz de aconsejarles, siempre que no sea contrario a su inters superior;

  4. tener informacin, mediante un lenguaje adaptado a su nivel y capacidad de entendimiento, de los procedimientos de reclamacin existentes regulados por Decreto 64/2004, de 6 de abril, por el que se aprueba la Carta de derechos y obligaciones de las personas usuarias y profesionales de los servicios sociales en la Comunidad Autnoma del Pas Vasco y el rgimen de sugerencias y quejas, y de la posibilidad de manifestar una queja ante el Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia, el Ministerio Fiscal, el Ararteko o la Defensora de la Infancia y la Adolescencia;

  5. recibir respuesta a sus quejas en un plazo de tiempo razonable que como mximo podr ser de 30 das hbiles desde la interposicin de la queja;

  6. tener garantizado que la presentacin de quejas no originar ningn tipo de represalias por parte del personal del recurso de acogimiento residencial;

  7. Tener acceso a asesoramiento legal y defensa letrada independientes, especialmente en las siguientes situaciones:

    • cuando se pueda entender que sus intereses son contrapuestos a los del Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia;

    • cuando la persona menor de edad se encuentre incursa en un procedimiento penal;

    • cuando dos personas menores de edad tuteladas por el mismo Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia se opongan en juicio;

    • en todas aquellas otras situaciones en las que se estime que el asesoramiento y la defensa letrada ejercidas por la propia Diputacin en el mbito de sus competencias resultan incoherentes o incompatibles con la funcin de proteccin.

      Asimismo, la persona menor de edad tendr derecho a acceder a asesoramiento legal y defensa letrada independientes siempre que as lo solicite., segn lo previsto en el artculo 17.2 de la Ley 3/2005 de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia.

Los nios, nias y adolescentes tendrn la obligacin de conocer y cumplir las normas de organizacin y funcionamiento del recurso de acogimiento residencial, contenidas en su reglamento de rgimen interno o gua de convivencia, al que se refiere el artculo 89 y, en particular, las normas de convivencia reguladas en el Captulo V del Ttulo IV del presente Decreto.

Los nios, nias y adolescentes tendrn la obligacin de cumplir las medidas educativas correctoras que les sean aplicadas en virtud del artculo 97 del presente Decreto, as como las medidas de contencin que se sealan en el artculo 99.

Los nios, nias y adolescentes tendrn la obligacin de respetar todos los derechos reconocidos en el presente Decreto a los nios, nias y adolescentes y a las personas profesionales, respetando la dignidad y funcin de cuantas personas vivan o trabajen en el recurso de acogimiento residencial.

Los nios, nias y adolescentes tendrn la obligacin de respetar y utilizar correctamente el mobiliario, los utensilios, el equipamiento y, en general, todas las instalaciones de los recursos de acogimiento residencial.

Los nios, nias y adolescentes tendrn la obligacin de desarrollar las actividades escolares, laborales o cualesquiera otras orientadas a su formacin, programadas en el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado.

  1. Con carcter general los nios, nias y adolescentes debern someterse a los reconocimientos y pruebas mdicas que sea n precisos en garanta del derecho a la salud de la propia persona menor de edad y de todas las personas que viven o trabajan en el centro.

  2. En el caso de quienes accedan al programa de acogida de urgencia, al programa especializado de atencin a adolescentes con problemas de conducta y al programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta se tratar de verificar sistemticamente:

    1. si consumen drogas, en cuyo caso se valorar la conveniencia de iniciar un tratamiento de desintoxicacin especializado dentro o fuera del centro;

    2. si se tuvieran sospechas de algn riesgo de autolesin, se consultar el caso con el correspondiente Servicio de Salud Mental a efectos de que el mismo determine, en lo posible, si la persona presenta efectivamente riesgos de autolesin o suicidio.

Las personas profesionales de los recursos de acogimiento residencial tendrn todos los derechos que, en el mbito laboral y de la funcin pblica, les reconozcan la legislacin y los convenios correspondientes.

  1. Las personas profesionales tendrn derecho a acceder a una formacin inicial destinada a facilitar su adaptacin a las particulares caractersticas del recurso de acogimiento residencial y a beneficiarse de una formacin profesional continuada durante su permanencia en el puesto, en los trminos contemplados en el artculo 111.

  2. Las personas profesionales tendrn derecho a disponer de acompaamiento y asesoramiento tcnico, que les permita sentirse apoyadas humana y tcnicamente y que facilite el contraste y la reflexin en el desarrollo de sus funciones.

Las personas profesionales tendrn derecho a que el correspondiente Servicio Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia les remita toda la informacin que resulte necesaria para garantizar la atencin residencial ms adecuada y eficaz, inclusive acerca de la evolucin de las intervenciones que, en su caso, se estn desarrollando en el medio familiar. A efectos de lo anterior, se entender que dicha informacin ser la recogida en el plan individual de atencin o plan de caso.

Asimismo, las personas profesionales tendrn derecho a que el correspondiente Servicio Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia o, en su caso, la entidad de la que dependa el recurso de acogimiento residencial en el que realizan sus funciones, les remita la informacin relativa a posibles modificaciones en la normativa reguladora de los requisitos materiales, funcionales y de personal que resulte de aplicacin as como cualquier otra informacin que pudiera afectar al desarrollo de su trabajo.

Las personas profesionales tendrn derecho a la participacin y, en garanta del ejercicio efectivo de este derecho, podrn:

  1. intervenir en la organizacin y en el funcionamiento de los servicios por medio de los rganos de participacin;

  2. participar en los procedimientos de inspeccin y de evaluacin peridica de la calidad de los servicios;

  3. presentar sugerencias y quejas.

Las personas profesionales tendrn derecho a disponer de los medios necesarios para garantizar la prestacin del servicio de acuerdo con los requisitos materiales, funcionales y de personal, regulados en el presente Decreto y a que las administraciones pblicas competentes velen por dicho cumplimiento en el marco de sus competencias de gestin y de sus funciones de autorizacin, homologacin, inspeccin, registro y evaluacin.

Las personas profesionales tendrn todas las obligaciones que, en el mbito laboral y de la funcin pblica, les impongan la legislacin y los convenios correspondientes.

Las personas profesionales tendrn la obligacin de conocer y cumplir la normativa vigente en el mbito de la atencin y proteccin a la infancia y la adolescencia, en el mbito de los servicios sociales y en materia de igualdad de mujeres y hombres y, en particular, las normas reguladoras de la organizacin y del funcionamiento de los recursos de acogimiento residencial en los que ejercen su actividad.

Las personas profesionales tendrn la obligacin de guardar las normas de convivencia y respeto mutuo en los recursos de acogimiento residencial en los que ejercen su actividad y en cualquier otro lugar relacionado con sus actividades.

Las personas profesionales tendrn la obligacin de respetar todos los derechos reconocidos a los nios, nias y adolescentes y al resto profesionales tanto en el presente Decreto como en el conjunto del ordenamiento jurdico vigente.

Las personas profesionales tendrn la obligacin de respetar y utilizar correctamente el mobiliario, los utensilios, los equipamientos y, en general, todas las instalaciones de los recursos de acogimiento residencial en los que prestan sus servicios y de cualquier otro lugar relacionado con sus actividades.

Las personas profesionales tendrn la obligacin de poner en conocimiento de la persona responsable del recurso de acogimiento residencial o, si lo estimaran necesario, del correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, las irregularidades o anomalas que observen en el funcionamiento, la organizacin o las instalaciones del recurso de acogimiento residencial, as como cualquier sospecha de vulneracin grave de los derechos de las personas atendidas. En este ltimo supuesto, si no obtuvieran respuesta o si consideraran que la respuesta no da satisfaccin al respeto del derecho que considera vulnerado, comunicarn la situacin al Ministerio Fiscal.

Las personas profesionales tendrn la obligacin de proceder a la evaluacin de las necesidades y de las aptitudes de los nios, nias y adolescentes en los trminos contemplados en el artculo 62, con el fin de garantizar su acceso a los servicios y prestaciones que resulten ms adecuados.

  1. Las personas profesionales tendrn la obligacin de elaborar y aplicar un plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado ajustado a las necesidades y aptitudes de los nios, nias y adolescentes, detectadas durante la evaluacin y a las previsiones contenidas en el plan de atencin individual o plan de caso, en los trminos contemplados en el artculo 62.

  2. Las personas profesionales tendrn la obligacin de proceder a la evaluacin continua del plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado, al objeto de velar por la consecucin de los objetivos marcados en el plan de atencin individual o plan de caso, en los trminos contemplados en el artculo 63.

  1. Los recursos de acogimiento residencial regulados en el artculo 6 debern estar ubicados en un lugar adecuado al cumplimiento de los objetivos y de las funciones que tienen asignados. Al efecto debern:

    1. Estar integrados en ncleos poblacionales.

      En el caso especfico de los centros residenciales y de los centros de preparacin a la emancipacin, podrn tambin estar situados fuera del ncleo poblacional, en lugares de fcil acceso que dispongan de una red de transportes pblicos adecuados y prximos a equipamientos sanitarios y educativos y al conjunto de los servicios comunitarios.

      Excepcionalmente, y slo en los casos en los que el centro se destine a la aplicacin de programas especializados de atencin a adolescentes con problemas de conducta o de programas especializados de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta podr hallarse en otro emplazamiento, en cuyo caso ser indispensable que el propio centro o la entidad pblica o privada de la que dependa faciliten un medio alternativo de transporte a los servicios comunitarios ms prximos. Esta excepcin podr extenderse, motivadamente, a la atencin de personas menores de edad que, aun no presentando problemas de conducta, fueran susceptibles de beneficiarse, por sus caractersticas, de una atencin prestada en un mbito no integrado en un ncleo poblacional, en particular, en el caso de los programas de preparacin a la emancipacin.

    2. La zona de ubicacin de los recursos de acogimiento residencial reunir las debidas condiciones de seguridad, salubridad y accesibilidad universal, y contar con accesos y alrededores inmediatos bien iluminados.

  2. La ubicacin de los recursos de acogimiento residencial no deber sealizarse ni identificarse con carteles que revelen su naturaleza protectora.

  1. Los centros residenciales tendrn la siguiente capacidad mxima:

    1. Con carcter general, los centros residenciales tendrn una capacidad mxima de 24 plazas, debiendo distribuirse en unidades o mdulos con una capacidad mxima de 12 plazas cada uno.

    2. Con carcter especfico, los centros que ofrezcan programas de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta tendrn una capacidad mxima de 10 plazas cada uno.

  2. Los pisos de acogida tendrn una capacidad mxima de 10 plazas.

  3. Los centros de preparacin a la emancipacin tendrn una capacidad mxima de 30 plazas, debiendo distribuirse en unidades o mdulos con una capacidad mxima de 12 plazas cada uno.

  4. Los pisos de emancipacin tendrn una capacidad mxima de 8 plazas.

  5. Con carcter excepcional, y siempre que exista espacio suficiente en el recurso de acogimiento residencial, podrn habilitarse plazas suplementarias para dar cabida a grupos de hermanos y hermanas garantizando as su atencin en el mismo dispositivo residencial, de acuerdo con el principio de actuacin recogido en el artculo 8.2.j). Esta situacin tendr, en todo caso, carcter transitorio, debiendo la Administracin competente adoptar las medidas de reorganizacin de la red de acogimiento residencial que resulten necesarias para garantizar la atencin en plazas no transitorias.

  1. Con carcter general, los recursos de acogimiento residencial debern cumplir, en funcin de su tamao y caractersticas, las condiciones estipuladas en la legislacin vigente en materia sanitaria, urbanstica, arquitectnica y de seguridad e higiene, incluidos los requisitos relacionados con la proteccin acstica, las condiciones trmicas, la proteccin contra incendios y la accesibilidad exterior e interior.

  2. Los materiales de acabado interior y exterior sern fciles de limpiar y mantener, con buena apariencia y resistentes al uso intenso.

  3. Los pisos de acogida y los pisos de emancipacin debern cumplir, como mnimo, los requisitos de superficie establecidos en la normativa vigente para viviendas de proteccin oficial.

  4. El diseo exterior e interior deber tratar de favorecer la creacin de un ambiente acogedor, alejndose del aspecto institucional y, evitando, en particular, la existencia de grandes corredores o pasillos.

  1. Los recursos de acogimiento residencial construidos o reformados tras la entrada en vigor de la Ley 20/1997, de 4 de diciembre, para la Promocin de la Accesibilidad debern cumplir los requisitos previstos en la misma y en su normativa de desarrollo.

  2. En los centros residenciales y en los centros de preparacin a la emancipacin deber existir, como mnimo, en cada centro, una habitacin y un cuarto de bao adaptados a las necesidades de las personas con movilidad reducida o discapacidad sensorial o psquica.

  3. Los pisos de acogida y los pisos de emancipacin, cuando acojan a algn nio, nia o adolescente con discapacidad, debern contar con las adaptaciones y cumplir los requisitos regulados en la normativa de accesibilidad vigente en relacin con las viviendas reservadas a personas usuarias de sillas de ruedas o con movilidad reducida y con las viviendas destinadas a personas con discapacidad sensorial o psquica.

  4. En todo caso, las Diputaciones Forales debern garantizar la existencia, en su red de acogimiento residencial, de plazas adaptadas en nmero suficiente para responder a las necesidades de los nios, nias o adolescentes en situacin de desproteccin que presenten movilidad reducida o dificultades de la comunicacin o que se encuentren en situacin de dependencia.

  1. Los materiales de equipamiento, mobiliario y decoracin tendrn una calidad digna y estarn adaptados a la edad, caractersticas y necesidades de los nios, nias y adolescentes, incluyendo las ayudas tcnicas necesarias para las personas con discapacidad, siguiendo criterios de funcionalidad, bienestar y seguridad.

  2. Los recursos de acogimiento residencial estarn equipados con el mobiliario adecuado y contar con el ajuar domstico, de menaje y lencera necesarios para su uso. Tanto el mobiliario como el ajuar domstico debern estar adaptados con los elementos de proteccin necesarios para evitar riesgos en funcin de la edad y caractersticas de las personas acogidas.

  3. En los centros residenciales y en los centros de preparacin para la emancipacin debern estar convenientemente sealizadas las salidas principales y las de emergencia.

  4. La decoracin deber favorecer la creacin de un ambiente acogedor, adecuado a la edad, caractersticas y necesidades de los nios, nias y adolescentes acogidos.

  5. Con el fin de respetar la diversidad de creencias de los nios, nias y adolescentes acogidos, en las zonas comunes no se colocarn smbolos religiosos de ningn tipo, respetando el derecho de las personas acogidas a colocar dichos smbolos en el espacio individual de su habitacin.

  1. Todas las dependencias habitables, salvo los baos y aseos, debern disponer de suficiente iluminacin y ventilacin natural.

  2. Los baos y aseos que no dispongan de iluminacin y ventilacin natural, debern contar con iluminacin artificial suficiente y con un sistema de ventilacin y renovacin de aire.

  1. Los recursos de acogimiento residencial dispondrn de los elementos de climatizacin que se estimen necesarios en cada caso, con medidas de seguridad suficientes, adaptados en sus caractersticas a la normativa vigente.

  2. En todo caso, dispondrn de un equipamiento de calefaccin, que no podr poner al alcance de las personas menores de edad fuentes de calor susceptibles de producir quemaduras por contacto.

  1. El sistema de agua caliente garantizar su disponibilidad en todos los cuartos de bao de los recursos de acogimiento residencial.

  2. Los recursos de acogimiento residencial dispondrn de la instalacin elctrica necesaria al funcionamiento de los aparatos y a la iluminacin de las diferentes dependencias, en las condiciones de instalacin y seguridad previstos en la normativa vigente. En el caso de los centros residenciales y de los centros de preparacin a la emancipacin, este sistema deber contar con un sistema de iluminacin y sealizacin de emergencia.

  3. Los recursos de acogimiento residencial dispondrn de instalacin telefnica que permita la comunicacin con el exterior, as como de conexin a Internet, debiendo contar como mnimo con un ordenador para uso exclusivo de los nios, nias y adolescentes atendidos. La ubicacin del telfono o el tipo de telfono deber ofrecer la posibilidad de mantener conversaciones en condiciones de privacidad.

  4. Los centros de preparacin a la emancipacin de capacidad superior a 24 plazas debern contar con medios de comunicacin interior. En todo caso, el uso de las instalaciones de megafona o intercomunicacin interior deber hacerse con respeto del derecho a la privacidad y a la confidencialidad, en los trminos previstos en este Decreto.

    En todo caso, los centros residenciales dedicados a la aplicacin del programa especializado de atencin a adolescentes con problemas de conducta y del programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta debern contar con medios de esta naturaleza.

  5. Cualquier otra instalacin del recurso de acogimiento residencial deber cumplir la normativa especfica vigente que le sea de aplicacin.

  6. Se prestar especial atencin al mantenimiento, conservacin y reparacin, en su caso, de los locales, instalaciones y mobiliario, con el objetivo de evitar su deterioro.

  1. Los recursos de acogimiento residencial obedecern a las siguientes condiciones generales de habitabilidad y zonificacin:

    1. Los centros residenciales y los centros de preparacin a la emancipacin debern contar con:

      • zona de administracin, que comprender las dependencias destinadas a funciones de gestin y administracin, y, como mnimo, una sala destinada al equipo educativo;

      • zona de servicios generales, que comprender los espacios destinados a servicios comunes: cocina, lavandera, botiqun;

      • reas comunes que comprendern los espacios destinados a sala de estar o de actividades; comedor, zona de juegos y sala de visitas;

      • baos y aseos;

      • zona de habitaciones.

    2. Los pisos de acogida y los pisos de emancipacin debern contar con:

      • saln-comedor o sala de estar.

      • cocina.

      • habitaciones.

      • cuartos de bao.

      • botiqun.

        En el caso de los pisos de acogida, contarn tambin con una sala destinada al equipo educativo.

  2. Deber favorecerse la participacin de los nios, nias y adolescentes en la decoracin de las reas comunes y la personalizacin de los espacios individuales.

La sala del equipo educativo se destinar a funciones de gestin y administracin, as como a funciones de entrevista y seguimiento. Estar dotada de archivadores cerrados con llave que permitan conservar la documentacin en condiciones de confidencialidad.

  1. La cocina deber estar alicatada hasta el techo, contar con los utensilios y el ajuar de menaje necesarios y dispondr del siguiente equipamiento: despensa, equipamiento frigorfico y de congelacin, equipamiento necesario a la preparacin de los alimentos, en particular placa de cocina y horno. El equipamiento necesario al lavado y secado de la ropa podr ubicarse en la cocina en el caso de los pisos, debiendo contar con instalaciones diferenciadas de aquella en los centros.

  2. Estos equipamientos se ajustarn en su diseo y caractersticas al tipo de recurso. En el caso de los centros residenciales y de los centros de preparacin a la emancipacin, deber respetarse, en cuanto les sea de aplicacin, la normativa vigente en relacin con las condiciones sanitarias de los comedores colectivos.

El botiqun deber estar situado en una zona de acceso restringido a los nios, nias y adolescentes residentes.

  1. La sala de estar y de actividades deber disponerse preferentemente en distintos ambientes (sala de juegos, lectura, estudio, televisin, etc.). En el caso de los centros residenciales y de los centros de preparacin a la emancipacin, si contaran con distintas unidades o mdulos, cada unidad contar con una sala de estar propia.

  2. El comedor deber disponer de mesas y sillas adecuadas a la edad de los nios, nias o adolescentes residentes.

    En el caso de los pisos de acogida y de los pisos de emancipacin, la zona de comedor podr estar ubicada en una habitacin especfica para ello, en la cocina o en el saln. En este ltimo caso, el saln-comedor dispondr de dos espacios claramente diferenciados: el primero destinado a la realizacin de actividades de ocio y el segundo a comedor, si bien este segundo espacio tambin podr tener un uso polivalente y destinarse a actividades de estudio o de ocio.

Los centros residenciales y los centros de preparacin a la emancipacin ubicados en edificios alejados del ncleo poblacional, contarn, preferentemente, con una zona de juegos exterior, adems de la zona de juegos interior prevista en el artculo anterior.

Los centros residenciales y los centros de preparacin a la emancipacin debern disponer de una sala que garantice la privacidad de las visitas.

  1. Los centros residenciales y los centros de preparacin a la emancipacin debern contar, como mnimo, con los siguientes servicios:

    1. en zonas comunes, un lavabo y un inodoro por cada 8 nios, nias o adolescentes y un lavabo y un inodoro reservado al personal;

    2. en zona de habitaciones, un inodoro, un lavabo y una ducha por cada 4 nios, nias o adolescentes;

    3. los centros que atienden a nios de edades comprendidas entre 0 y 3 aos contarn adems con una sala de cambio equipada con baera alta, mesa vestidor y armario.

      Si el centro ocupara nicamente una planta, los baos y aseos podrn obedecer a una distribucin ms flexible, siempre que se garantice cierta proximidad de estas instalaciones a las diferentes dependencias.

  2. Los pisos de acogida contarn, como mnimo, con un bao por cada 5 nios, nias o adolescentes atendidos. Los pisos de emancipacin contarn, como mnimo, con un bao por cada 4 adolescentes que se atiendan.

  3. Los cuartos de aseo debern presentar las siguientes caractersticas:

    1. estar alicatados hasta el techo en la zona de aguas;

    2. disponer en los aseos de los nios, nias y adolescentes mayores de 12 aos, siempre que su inters superior no aconseje lo contrario, de un sistema de pestillo o condena dotado de un dispositivo de desbloqueo exterior que el personal podr utilizar en caso de necesidad o de emergencia;

    3. cuando se trate de baos adaptados para personas con discapacidad, disponer de timbre de llamada con aviso en la sala del equipo educativo as como, en el caso de los centros, en la zona de estar y actividades.

  1. Las habitaciones en ningn caso constituirn paso obligado a otras dependencias.

  2. Las habitaciones de los recursos de acogimiento residencial sern individuales o dobles, debiendo respetarse los siguientes criterios:

    1. Existir en todos los recursos residenciales alguna habitacin individual.

    2. En el caso de los centros dedicados a la aplicacin de un programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta existirn, como mnimo, dos habitaciones individuales.

      Con carcter excepcional, y siempre que exista espacio suficiente en la habitacin, podr convertirse una habitacin individual en doble o una habitacin doble en triple para dar cabida a grupos de hermanos y/o hermanas. Esta situacin tendr, en todo caso, carcter transitorio, debiendo la Administracin competente adoptar las medidas de reorganizacin de la red de acogimiento residencial que resulten necesarias para garantizar la atencin en plazas de carcter no transitorio.

  3. La capacidad mxima prevista en el apartado anterior no ser aplicable ni a las habitaciones destinadas a la primera infancia, en las que podrn colocarse hasta un mximo de 5 cunas por habitacin, ni a las habitaciones de los centros de preparacin a la emancipacin, que podrn tener una capacidad mxima de 4 plazas.

  4. En la asignacin de las habitaciones debern tenerse en cuenta criterios de edad, sexo, parentesco y necesidades especiales, respetando, en lo posible, las preferencias de los nios, nias y adolescentes. En todo caso, se dar prioridad en el acceso a las habitaciones individuales a quienes presenten alteraciones del sueo o necesiten un mayor grado de privacidad debido a la edad, a la existencia de trastornos emocionales o de problemas de adaptacin personal.

  5. Las habitaciones debern tener luz y ventilacin naturales, debiendo disponer siempre de ventana al exterior o a patio. En el caso de los recursos de acogimiento residencial en los que se apliquen programas especializados de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta, las ventanas debern disponer de un sistema de seguridad que slo permita su apertura a los miembros del personal.

  6. La superficie de las habitaciones ser preferentemente de 9 m2 para las individuales y 12 m2 para las dobles, no pudiendo en ningn caso ser inferior a la prevista en la normativa reguladora de las viviendas de proteccin oficial. En el caso de las habitaciones cudruples previstas para los centros de preparacin para la emancipacin la superficie ser, como mnimo, de 24 m2.

  7. Las habitaciones destinadas a personas mayores de 12 aos dispondrn de puertas con pestillo o condena dotados de un mecanismo de desbloqueo exterior que el personal podr utilizar en caso de necesidad o emergencia. Este dispositivo podr eliminarse cuando el equipo tcnico del centro considere que, por las caractersticas de la persona menor de edad, supone un riesgo cierto.

  8. Las habitaciones estarn diseadas de tal modo que cada residente pueda disponer del siguiente mobiliario:

    • una cama con anchura mnima de 90 cm;

    • un armario de una capacidad mnima de 1 m3;

    • una silla;

    • una mesa de uso individual o compartido en la que poder hacer las tareas escolares;

    • una estantera para colocar libros y otros objetos de uso personal;

    • un timbre de llamada, cuando se trate de habitaciones ocupadas con nios, nias o adolescentes que presenten dificultades por movilidad reducida o discapacidad sensorial o psquica, con aviso en la sala del equipo educativo as como, en el caso de los centros, en la zona de estar y actividades;

    • una lmpara de cabecera.

  9. El diseo de la habitacin podr experimentar desviaciones con respecto al definido en los apartados anteriores, cuando se destine a nios, nias y adolescentes con trastornos psquicos cuya atencin no precise su ingreso en un centro de salud mental o cuando se destinen a personas atendidas en el marco de un programa especializados de atencin a adolescentes con problemas de conducta, de un programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta o de un programa de atencin a la primera infancia, y ello con objeto de garantizar su proteccin.

    Las habitaciones que acojan a nios o nias con dificultades de movilidad o de comunicacin debern tener el tamao suficiente para permitirles maniobrar fcilmente con la silla de ruedas u otras ayudas tcnicas.

  1. Proteccin de desniveles. Los puntos que presenten un desnivel superior a 50 cm debern disponer de barandillas o elementos protectores.

  2. Medidas higinico-sanitarias. Los recursos de acogimiento residencial debern cumplir la legislacin general vigente en materia de higiene y sanidad, y garantizar de forma especial:

    1. la limpieza general y permanente del edificio, de sus dependencias, de los equipamientos y de los enseres, especialmente los de uso ms intenso, as como su desinfeccin;

    2. el establecimiento de normas o directrices concretas para el personal y los nios, nias y adolescentes residentes en materia de higiene.

  3. Medidas de conservacin de las instalaciones y del equipamiento. Los recursos de acogimiento residencial debern adoptar las siguientes medidas de conservacin de las instalaciones y del equipamiento:

    1. prestar especial atencin al mantenimiento, conservacin y reparacin de las instalaciones y del mobiliario, con objeto de evitar su deterioro;

    2. garantizar que el mantenimiento y reparacin de mquinas, calderas, instalaciones o instrumentos que pudieran entraar algn riesgo potencial recaiga en las empresas instaladoras autorizadas;

    3. contar con un plan de mantenimiento que permita llevar a cabo las reformas y reparaciones necesarias, y que prevea su financiacin.

  4. Medidas de proteccin contra incendios. Los recursos de acogimiento residencial debern adoptar las siguientes medidas de proteccin contra incendios:

    1. Recurrir en la decoracin y el mobiliario a las soluciones que mayores garantas de resistencia al fuego presenten, compatibilizando este requisito con la necesidad de crear un entorno acogedor.

      Los centros residenciales y los centros de preparacin a la emancipacin de nueva creacin, debern contar, en su edificacin, con materiales que presenten las caractersticas de resistencia al fuego preceptuadas en la normativa vigente.

    2. Los recursos de acogimiento residencial debern elaborar y poner en prctica, en colaboracin con los servicios tcnicos correspondientes, un plan de emergencia contra incendios que comprenda:

      • las medidas de prevencin necesarias para evitar la produccin de incendios;

      • la definicin de la secuencia de actuaciones del personal y de los nios, nias y adolescentes al declararse un fuego;

      • la determinacin de rutas y formas de evacuacin del edificio;

      • la difusin de este plan, por escrito, a los nios, nias y adolescentes y al personal, as como la colocacin de un resumen, fcilmente comprensible, de las actuaciones inmediatas en caso de incendio en los lugares siguientes: locales habitualmente ocupados por el personal del centro, zonas de alto riesgo, habitaciones de los nios, nias y adolescentes, salas de estar, pasillos y vestbulos.

    3. Las entidades que gestionan los recursos de acogimiento residencial debern formar al personal en los aspectos tanto de prevencin como de deteccin, en las normas de actuacin ante el fuego y en la evacuacin del centro de acuerdo con el plan de emergencia contra incendios y proceden, con una periodicidad bienal, a un simulacro de evacuacin.

    4. El plan de emergencia contra incendios se remitir al servicio de extincin de incendios del rea en que se encuentra enclavado el centro y a los departamentos competentes en materia de bienestar social y proteccin civil del Gobierno Vasco.

      Los recursos de acogimiento residencia debern contar con las instalaciones previstas en la normativa vigente que resulte de aplicacin, siendo en todo caso exigibles las siguientes:

      • sealizacin,

      • iluminacin de emergencia, en el caso de los centros residenciales y los centros de preparacin para la emancipacin,

      • dotacin de extintores porttiles,

      • instalacin de deteccin y alarma.

        Deber garantizarse el mantenimiento de los sistemas de seguridad contra incendios, tanto en sus aspectos de prevencin, como de deteccin, extincin y evacuacin, llevando, para el control de los mismos, un registro de las revisiones realizadas.

  5. Sistemas de vigilancia. En los centros residenciales dedicados a la aplicacin de programas de acogida de urgencia, de programas especializados de atencin a adolescentes con problemas de conducta y de programas especializados de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta, as como en los centros de preparacin a la emancipacin, se podrn aplicar, en funcin de las necesidades observadas, las siguientes medidas de vigilancia:

    1. se establecer un sistema de seguridad para entrar en el centro;

    2. se implantar un sistema que permita al personal acceder a la ayuda especializada que resulte necesaria de forma inmediata en caso de emergencia, ya sea por enfermedad, fuego, amotinamiento de los residentes o fallos del sistema de seguridad de entrada y salida;

    3. existir un acuerdo de colaboracin especfico con los servicios de emergencia para situaciones de crisis;

    4. cuando exista una sala de aislamiento en los trminos contemplados en el presente Decreto, deber existir algn sistema que permita acceder a ella y/o evacuarla de forma inmediata en caso de emergencia;

      Los pisos de acogida y los pisos de emancipacin, dispondrn, adems de telfono, de servicio de telealarma u otros dispositivos de alarma para poder solicitar ayuda de forma inmediata cuando se produzcan situaciones de riesgo para la vida o la integridad fsica de las personas acogidas o de las personas profesionales.

  1. El nio, nia o adolescentes y su familia, debern, salvo en aquellos casos en los que se considere contraproducente o exista una resolucin judicial que lo prohba, recibir toda la informacin que resulte necesaria acerca de:

    1. las razones de la separacin del ncleo familiar, en su caso;

    2. los objetivos del ingreso residencial;

    3. las caractersticas del programa residencial seleccionado;

    4. la fecha de ingreso en el recurso de acogimiento residencial en el que vaya a aplicarse el programa seleccionado;

    5. el tiempo estimado de la estancia en el recurso de acogimiento residencial;

    6. las pautas bsicas de la vida residencial y de sus derechos y obligaciones;

    7. las medidas de intervencin que, en su caso, y paralelamente, se van a llevar a cabo en el medio familiar;

    8. la persona de referencia en el Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia o persona coordinadora de caso, y la persona de referencia en el recurso de acogimiento residencial o educadora-tutora.

      Esta informacin deber ofrecerse verbalmente y por escrito, en un lenguaje adaptado al nivel de entendimiento de los nios, nias y adolescentes. En el caso de las personas menores de edad extranjeras, esta informacin deber transmitirse en una lengua que permita la comprensin adecuada.

  2. Esta informacin deber ofrecerse desde el Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, con anterioridad al ingreso residencial, salvo en aquellos casos en los que sea necesario un acogimiento residencial de urgencia, supuestos en los cuales dicho servicio ofrecer esta informacin durante el periodo de permanencia de la persona menor de edad en el programa de acogida de urgencia.

  3. El Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia deber remitir la evaluacin de necesidades y el plan individual de atencin o plan de caso de la persona menor de edad a las personas responsables del recurso de acogimiento residencial con anterioridad al ingreso del nio, nia o adolescente, con el fin de que el equipo educativo del centro elabore, en el marco de dicho plan individual de atencin o plan de caso, el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado.

  4. Las personas profesionales del recurso de acogimiento residencial debern adoptar las medidas oportunas para facilitar el proceso de acogida:

    1. preparar a las y los dems residentes para el momento de la acogida;

    2. coadyuvar a que el nio, nia o adolescente en el momento del ingreso, est en compaa de la persona profesional designada como referente en el Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, y, si no fuera contrario al inters superior de aqul, por algn familiar u otra persona de apoyo de su confianza, siempre que, por las circunstancias del caso, el Servicio Territorial Especializado no haya determinado la aplicacin de otro procedimiento;

    3. permitirle traer algunos objetos personales;

    4. hacer referencia al pasado para evitar el sentimiento de prdida de identidad;

    5. hacer referencia al futuro, recordando el carcter transitorio de su estancia en el recurso de acogimiento residencial;

    6. prever un tiempo de adaptacin durante el cual ser necesario ayudarle a entender la situacin y a expresar sus sentimientos y sus conflictos.

  5. En el momento del ingreso, es necesario informar al nio, nia o adolescente, as como, si no fuera contrario al inters de ste, a su familia, de los siguientes aspectos:

    1. sus derechos y obligaciones y los derechos y obligaciones de las personas profesionales;

    2. el funcionamiento del recurso de acogimiento residencial;

    3. las normas de convivencia.

  1. Tras el ingreso, las personas profesionales del recurso de acogimiento residencial, en coordinacin con el Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia competente, procedern, en un plazo de un mes natural, a una evaluacin de la situacin del nio, nia y adolescente, con objeto de completar la evaluacin elaborada por el Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, tratando de abarcar tanto las necesidades como las aptitudes del nio, nia o adolescente en los siguientes aspectos:

    1. aspectos fsicos: desarrollo fsico, desarrollo psicomotor y estado de salud;

    2. aspectos cognitivos y del lenguaje;

    3. aspectos emocionales conductuales y actitudes;

    4. aspectos familiares y sociales y de grupo convivencial;

    5. aspectos educativos y formativos;

    6. aspectos relacionados con la adaptacin al recurso de acogimiento residencial y a otros mbitos de desarrollo en su vida cotidiana: el grupo de pares, los equipos deportivos o los servicios comunitarios de la zona.

      El plazo previsto en el presente apartado podr excepcionarse cuando se encuentre pendiente de confirmacin la minora de edad de la persona atendida, en cuyo caso empezar a computarse a partir de la fecha en que dicha circunstancia se confirme.

  2. Sobre la base de la evaluacin inicial, el equipo educativo del recurso de acogimiento residencial elaborar, en un plazo no superior a dos meses a partir de la fecha de ingreso, el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado, en coherencia con las previsiones del plan de atencin individual o plan de caso elaborado por el Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, contando, preferentemente, con la participacin del nio, nia o adolescente, siempre que no sea contrario a su inters superior, de su familia y de la persona de confianza que le acompae y que estime capaz de aconsejarle.

    Cuando el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado se elabore en el contexto de un programa de acogida y urgencia, encontrndose pendiente la evaluacin integral del caso, dicho plan tendr un carcter provisional que deber completarse y definirse en profundidad al finalizar la mencionada evaluacin.

  3. El plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado deber incluir los siguientes elementos:

    1. objetivos a alcanzar durante el periodo de atencin en el recurso de acogimiento residencial en las siguientes reas: familiar, individual, escolar/laboral, social, salud, comunitaria; en su caso, se incorporarn objetivos especficos relacionados con un itinerario de incorporacin a una sociedad pluricultural;

    2. acciones o tareas a realizar en la consecucin de dichos objetivos;

    3. recursos humanos y materiales cuya intervencin se considera necesaria o conveniente;

    4. designacin de un educador o educadora de referencia dentro del recurso de acogimiento residencial;

    5. plazos previstos para la consecucin de los objetivos;

    6. plazos previstos para la evaluacin continuada contemplada en el artculo siguiente;

    7. previsin de las intervenciones a la salida del recurso de acogimiento residencial;

    8. rgimen de visitas de la familia y amistades, as como cualquier restriccin de dichos contactos que se imponga en beneficio del inters superior del nio, nia y adolescente, con respeto siempre del rgimen de visitas indicado, en su caso, en la resolucin administrativa o en la resolucin judicial.

  1. Las necesidades del nio, nia o adolescente debern ser objeto de una evaluacin continuada con el fin de conocer su evolucin y de determinar si la orientacin y la intervencin son las ms adecuadas y eficaces de cara a la consecucin de los objetivos establecidos en el plan individual de atencin o plan de caso y en el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado, o si deben ser replanteadas y modificadas. La evaluacin continuada ser competencia preferentemente del equipo responsable de la elaboracin del plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado en coordinacin con el Servicio Territorial Especializado de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia. En la elaboracin de dicha evaluacin y al objeto de favorecer una visin integral de la situacin, se consultar, cuando se estime oportuno, a otros agentes comunitarios con los que el nio, nia o adolescente tenga relacin, en particular, la escuela, el servicio de educacin de calle, los servicios culturales y deportivos, u otros que se estimen pertinentes.

  2. Los procedimientos de evaluacin debern garantizar la participacin del nio, nia o adolescente. El nio nia o adolescente podr solicitar asimismo la participacin de una persona de su confianza que le asista en el proceso de evaluacin, siempre que la relacin con dicha persona no sea contraria a su inters superior.

  3. Con objeto de garantizar su carcter continuado, la primera evaluacin deber hacerse en el plazo mximo de tres meses a contar de la fecha de inicio de la aplicacin del plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado y, las siguientes, con carcter semestral o, en el caso de los nios y nias de edad igual o inferior a 4 aos, con carcter cuatrimestral. Las personas profesionales del recurso de acogimiento residencial podrn convocar revisiones extraordinarias fuera de los plazos de revisin establecidos, en caso de que surja alguna circunstancia imprevista que as lo requiera o aconseje.

  4. El informe de seguimiento recoger toda la informacin disponible referida a un perodo de tiempo, debiendo incluir una valoracin que determine el cumplimiento y ejecucin de los objetivos marcados para dicho perodo, debiendo estructurarse el informe de acuerdo con las reas que cotidianamente deben de ser registradas. Dicha valoracin deber ser objetiva y sin juicios de valor, reflejando siempre los aspectos positivos y negativos as como los aspectos susceptibles de mejora.

  5. Todas las personas menores de edad tendrn su propio registro de informacin en el que se ir incorporando de forma progresiva toda la informacin que se genere en las diferentes reas de intervencin desde su ingreso hasta su salida del centro. En caso de traslado, dicho registro deber ser derivado al Servicio Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia.

  6. Cada profesional de referencia se responsabilizar de los registros que le correspondan, a excepcin de los registros observacionales e informes que deban realizarse de forma colegiada, debiendo las y los profesionales que los realizan unificar criterios y evaluar globalmente el caso.

  1. La finalizacin de la estancia en el recurso de acogimiento residencial podr producirse por las siguientes causas:

    1. acceso a la mayora de edad o emancipacin;

    2. concesin a la persona menor de edad del beneficio de la mayor edad;

    3. resolucin administrativa dictada como consecuencia del cese de las circunstancias que motivaron la medida;

    4. resolucin administrativa dictada con ocasin del traslado a otra entidad de proteccin;

    5. resolucin administrativa dictada con ocasin del traslado a otro recurso de acogimiento residencial o del inicio de una medida de acogimiento familiar o de cualquier otra medida de proteccin que implique el cese del acogimiento residencial;

    6. resolucin judicial que implique el ingreso de la persona menor de edad en un centro de justicia juvenil o en otro tipo de centro de ejecucin de medidas judiciales en el marco del sistema de responsabilidad penal de las personas menores de edad;

    7. resolucin judicial firme que constituya la adopcin o tutela ordinaria o que dicte el cese de la situacin de desamparo o de guarda;

    8. por fallecimiento de la persona usuaria del recurso de acogimiento residencial.

  2. La preparacin de la salida del recurso de acogimiento residencial deber adaptarse a las necesidades de los nios, nias y adolescentes, en funcin de si se produce con vistas a la reunificacin familiar, a la integracin en otro grupo familiar por acogimiento familiar, acogimiento profesionalizado o adopcin, a la incorporacin en un programa de acogimiento residencial de carcter general tras un periodo de estancia en un programa especializado, o a la emancipacin, asegurndose, en todo caso, de que el nio, nia o adolescente sabe a quin puede solicitar ayuda en caso de necesitarla y articulando los apoyos que resulten necesarios.

    A efectos de lo anterior, se elaborar un plan que defina las intervenciones y los objetivos a trabajar para la desvinculacin del recurso de acogimiento residencial de salida y la adecuada incorporacin al recurso, programa o sistema al que se deriva al nio, nia o adolescente, tratando de favorecer una adaptacin progresiva a los cambios, un acompaamiento en el proceso por parte de la persona profesional de referencia y un sistema de coordinacin entre el recurso que trabaja la desvinculacin y el que facilita la acogida.

En el marco de la atencin residencial, deber facilitarse el acceso a los recursos que resulten precisos para responder adecuada y eficazmente a las necesidades que los nios, nias y adolescentes pudieran presentar en los siguientes mbitos: salud, bienestar emocional, alimentacin, higiene y aspecto personal, sueo, autonoma y responsabilidad, familia, red social, identidad sociocultural, formacin, empleo, ocio, apoyo comunitario y necesidades especiales.

  1. Deber promoverse la salud fsica y psquica de los nios, nias y adolescentes acogidos previniendo las enfermedades, promoviendo pautas de vida saludables y facilitando el acceso a los servicios de salud, mediante los cauces de coordinacin que se estimen ms oportunos y siguiendo las indicaciones que los mismos establezcan, en su caso, en relacin con el tratamiento a seguir.

  2. Al efecto, ser necesario que en el recurso de acogimiento residencial se cumplan las siguientes condiciones:

    1. mantener las instalaciones en condiciones de salubridad;

    2. adecuar las pautas de la vida residencial a las propias de una vida saludable;

    3. estimular y facilitar el ejercicio fsico;

    4. formar a las y los residentes en educacin para la salud, educacin sexual, y prevencin de toxicomanas y enfermedades y contar al efecto con folletos informativos;

    5. llevar a cabo los controles mdicos peridicos recomendados por los servicios de salud;

    6. en su caso, derivar a los servicios de salud, incluidos los servicios de salud mental infanto-juvenil;

    7. disponer de un botiqun debidamente equipado fuera del alcance de los nios, nias y adolescentes;

    8. disponer de un manual de primeros auxilios y los telfonos y direcciones de los servicios mdicos de urgencia, en un lugar especficamente destinado al efecto y de fcil consulta y acceso;

    9. procurar que el nio, nia o adolescente siga siendo atendido por su mdico pediatra, si fuera posible;

    10. mantener actualizados los datos conocidos referidos a la historia mdico-sanitaria del nio, nia o adolescente, con indicacin de las enfermedades padecidas, el calendario y el seguimiento de las vacunas y los resultados y recomendaciones de los reconocimientos mdicos;

    11. incluir en el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado un rea de seguimiento mdico;

    12. si la situacin legal lo permitiera y no se estimara contrario al inters superior del nio, nia o adolescente, tratar de implicar al padre y a la madre en el seguimiento mdico.

  1. Deber procurarse el bienestar emocional de los nios, nias y adolescentes en acogimiento, tratando de promover su inclusin en el grupo y asegurndose de que cuentan con los apoyos necesarios tanto dentro como fuera del recurso de acogimiento residencial.

  2. A tal efecto, se deber:

    1. Evitar cualquier prctica de marginacin de los nios, nias y adolescentes por parte de otras u otros residentes o de las personas profesionales del recurso de acogimiento residencial.

    2. Procurar el desarrollo integral de la personal al margen de los estereotipos y roles en funcin del sexo y el rechazo de toda forma de discriminacin.

    3. Fomentar el desarrollo de lazos de amistad en el grupo y apoyar a los nios, nias y adolescentes que, por sus caractersticas especiales, presenten mayores dificultades de integracin en el grupo.

    4. Asegurarse de que los nios, nias y adolescentes pueden acudir a cualquier profesional del recurso de acogimiento residencial y/o del Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia para transmitirle sus preocupaciones.

    5. Procurar que cada nio, nia adolescente cuente, fuera del recurso de acogimiento residencial y del Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, con una persona de su confianza a la que puede contactar directamente para comentarle cualquier preocupacin o problema personal que tenga en el recurso de acogimiento residencial, siempre que la relacin con dicha persona no sea contraria a su inters superior.

    6. Procurar organizar la atencin del nio, nia o adolescente mediante la figura de la persona educadora-tutora, quien mantendr espacios de atencin individual con una periodicidad mnima semanal.

  1. Debern atenderse las necesidades relacionadas con la alimentacin, tanto desde un punto de vista nutricional como educativo y cultural.

  2. Al efecto, ser necesario que se cumplan las siguientes condiciones:

    1. la dieta deber ser sana y equilibrada en cantidad y variedad, garantizando, en todo caso, la cobertura de las necesidades nutricionales;

    2. deber estimularse a los nios, nias y adolescentes a probar nuevas comidas y se tendrn en cuenta asimismo los gustos, estilos, costumbres o pautas culturales o religiosas;

    3. deber estimularse la participacin de los nios, nias y adolescentes en la preparacin de los mens, en la realizacin de la compra, en la preparacin de las comidas y en las tareas asociadas a las mismas, en funcin de su edad, capacidad y caractersticas;

    4. deber tratarse de que las comidas constituyan un momento agradable de relacin y comunicacin;

    5. deber destinarse un lugar y un tiempo adecuados para comer y para preparar la comida;

    6. deber educarse a las personas menores de edad en la adquisicin de hbitos y habilidades de alimentacin saludables y adecuadas a su momento evolutivo.

  1. Debern atenderse las necesidades de higiene de los nios, nias y adolescentes, proporcionando los cuidados necesarios en las primeras edades y procurando la educacin adecuada para que vayan adquiriendo hbitos y habilidades de autocuidado.

  2. Al efecto, ser necesario que se cumplan las siguientes condiciones:

    1. atender adecuadamente las necesidades higinicas de los nios y nias de corta edad;

    2. promover, desde muy temprana edad, la adquisicin de hbitos de higiene bsicos;

    3. promover en los nios, nias y adolescentes el gusto por la higiene y el aspecto personal, relacionndolo con los sentimientos de autoestima, dignidad y responsabilidad personal;

    4. favorecer la autonoma en el aseo y en el vestir;

    5. promover en los nios, nias y adolescentes la personalizacin de sus instrumentos de aseo evitando los intercambios;

    6. equipar los aseos de uso comn con elementos de aseo de material desechable;

    7. velar por que todos los nios, nias y adolescentes, dispongan, desde el momento del ingreso, durante su estancia en el recurso y en el momento de la salida, de un equipo completo de ropa y de aseo;

    8. velar por que la ropa sea similar en estilo, calidad y cantidad a la utilizada por los dems nios, nias y adolescentes en la comunidad;

    9. ayudar a los nios, nias y adolescentes a usar ropa limpia y adecuada al momento y a la actividad, as como a vestirse de acuerdo con una esttica adecuada a su fsico y edad, y respetando sus preferencias;

    10. ensearles a cuidar su ropa;

    11. establecer pautas de funcionamiento y organizacin del recurso de acogimiento residencial que garanticen a los nios, nias y adolescentes la posibilidad de cuidar de su higiene personal en condiciones de privacidad.

  1. Debern atenderse las necesidades de sueo de cada nio, nia o adolescente.

  2. Al efecto, ser necesario que se cumplan las siguientes condiciones:

    1. seguir rutinas, tanto para el momento de levantarse como para el de acostarse;

    2. asegurar la supervisin durante el sueo;

    3. prestar especial atencin a quienes presentan alteraciones del sueo o acaban de ingresar.

  1. Deber promoverse la autonoma de los nios, nias y adolescentes as como el desarrollo de la responsabilidad sobre su propia conducta.

  2. Al efecto, ser necesario que se renan las siguientes condiciones:

    1. organizar la vida cotidiana de modo que los nios, nias y adolescentes adquieran un sentido del orden y de la predictibilidad y puedan controlar su conducta;

    2. clarificar las responsabilidades de las personas adultas en el entorno residencial y definir aquellos otros mbitos en los que los nios, nias y adolescentes pueden actuar con mayor autonoma;

    3. ayudar a los nios, nias y adolescentes a desarrollar su autonoma moral y a desarrollar pautas de conducta que mejoren sus niveles de autonoma personal y de competencia social;

    4. ayudarles a participar y colaborar, a debatir y analizar situaciones, a tener sentido crtico constructivo, a hacer del dilogo una herramienta en la resolucin de conflictos, articulando espacios, actividades y tiempos que lo posibiliten;

    5. permitir y facilitar la asuncin gradual de responsabilidades de acuerdo con sus capacidades y en funcin de su momento evolutivo, procediendo para ello, a asignar tareas, a estimular el sentimiento de conservacin de las pertenencias personales y de respeto de las pertenencias ajenas, a manejar el dinero;

    6. ayudarles a modificar los comportamientos que resulten inadecuados para su desarrollo personal y social, desarrollando al efecto procedimientos claros que guen las intervenciones y garanticen la proteccin de los derechos de los nios, nias y adolescentes.

  1. Deber fomentarse la formacin escolar y/o profesional de los nios, nias y adolescentes.

  2. Al efecto, debern adoptarse las siguientes medidas:

    1. promover el acceso a la escolarizacin, procurando que los nios, nias y adolescentes sean integrados en el contexto escolar ms adecuado a sus necesidades y mantenindolos, cuando sea posible y siempre que no sea contrario a su inters superior, en sus centros educativos habituales;

    2. establecer vnculos de coordinacin entre el recurso de acogimiento residencial y el centro educativo, preferentemente entre el tutor escolar y el educador de referencia en el recurso de acogimiento residencial y, en lo posible, coordinar las actuaciones entre ambos;

    3. propiciar la adquisicin de hbitos de estudio;

    4. contar con materiales, espacios, tiempo y estmulos apropiados para su formacin;

    5. ofrecer a los nios, nias y adolescentes los apoyos escolares y extraescolares que precisen;

    6. facilitar la participacin de la familia en el seguimiento escolar, excepto cuando dicha participacin sea contraria al inters del nio, nia o adolescente.

  1. Deber facilitarse el acceso de las y los adolescentes a los servicios de orientacin e incorporacin laboral.

  2. Al efecto, debern adoptarse las siguientes medidas:

    1. Promover el acceso a la orientacin e incorporacin laboral de las y los adolescentes que no vayan a proseguir su educacin o su formacin, a partir de la edad de 16 aos.

    2. Establecer vnculos de coordinacin entre el recurso de acogimiento residencial y los servicios de orientacin laboral, bsqueda de empleo e incorporacin laboral.

    3. En su caso, ofrecer acompaamiento a las y los adolescentes en su proceso de incorporacin laboral.

  1. Se deber proporcionar a los nios, nias y adolescentes experiencias de juego y ocio, culturales y deportivas, integradas en su vida cotidiana.

  2. Al efecto, debern adoptarse las siguientes medidas:

    1. responder a sus necesidades de estimulacin, de actividad fsica, de exploracin y de interaccin ldica;

    2. estimular y facilitar la participacin en actividades de tiempo libre en la comunidad, excepto en el marco de los programas especializados de atencin a adolescentes con problemas de conducta o de los programas especializados de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta en los que no se estime conveniente dicha participacin, estableciendo, al efecto, vnculos de coordinacin entre el recurso de acogimiento residencial y los servicios y recursos culturales y deportivos del mbito comunitario.

    3. procurar que los nios, nias y adolescentes mantengan lazos de amistad con otras personas de su edad, admitiendo visitas de amigos y amigas en el recurso de acogimiento residencial y visitas de las personas residentes a casa de sus amigos y amigas, excepto en el marco de los programas especializados de atencin a adolescentes con problemas de conducta o de los programas especializados de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta, en los que no se estime conveniente promover dichas visitas. Estas visitas debern estar previstas en el Plan de Intervencin Individualizada o Plan Educativo Individualizado y debidamente autorizadas.

    4. facilitar la participacin en actividades de tiempo libre variadas, adaptadas a las necesidades, las preferencias y los intereses individuales, y fomentar la realizacin de actividades culturales;

    5. disponer de un presupuesto dedicado a las actividades de ocio;

    6. favorecer la adquisicin de la capacidad de aprovechar y organizar su tiempo libre de forma autnoma;

    7. si fuera conveniente, utilizar las actividades de ocio como recursos teraputicos que ayuden a alcanzar los objetivos del plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado;

    8. tener en cuenta las circunstancias concretas, en particular la edad, de los nios, nias y adolescentes en el uso de los vdeos, de los videojuegos y de la televisin;

    9. aplicar los sistemas de seguridad y las normas necesarias para asegurarse de que los nios, nias y adolescentes emplean los recursos de Internet de forma adecuada;

    10. evitar que la tecnologa entorpezca la realizacin de actividades de otro tipo.

  1. Deber fomentarse la conservacin de la identidad familiar del nio, nia o adolescente, como elemento bsico de su identidad personal y de su adecuado desarrollo, independientemente de que el objetivo de la atencin residencial sea la reunificacin familiar, la integracin en otra familia, el traslado a otro programa de acogimiento residencial o la emancipacin.

  2. Al efecto, y siempre que el inters superior del nio, nia o adolescente no aconseje lo contrario, ser necesario adoptar las siguientes medidas:

    1. ajustar la intervencin del Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia con la familia a las necesidades y al inters del nio, nia o adolescente e incluir en la intervencin con la familia los siguientes aspectos: aceptacin de las razones del ingreso, adquisicin o mejora de las habilidades parentales, mejora de la competencia personal y social, mejora de las relaciones familiares, acceso a redes de apoyo social y emocional, acceso a apoyos comunitarios;

    2. fomentar la participacin y la implicacin de las familias;

    3. facilitar y promover la relacin del nio, nia o adolescente con su familia con objeto de mantener los vnculos afectivos y favorecer la reunificacin, establecindose las modalidades de relacin y la frecuencia de las mismas en el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado, y garantizar, siempre que no vaya en contra del inters del nio, nia o adolescente, la privacidad de los contactos;

    4. preparar al nio, nia o adolescente as como a su familia para afrontar el proceso de salida del centro cuando ste sea el objetivo de la atencin residencial y facilitar los apoyos y seguimientos necesarios cuando se produce la salida.

  1. Deber favorecerse la conservacin de la identidad socio-cultural, siendo el respeto por la misma uno de los principios que debe inspirar el modelo educativo.

  2. Al efecto, y siempre que no resulte contrario al inters superior del nio, nia o adolescente, debern adoptarse las siguientes medidas:

    1. favorecer el mantenimiento de la identidad sociocultural facilitando al nio, nia o adolescente el acceso a los materiales didcticos o culturales y a las actividades que permitan esa aproximacin;

    2. garantizar el respeto de la identidad sociocultural en la organizacin del recurso de acogimiento residencial, y concretamente en las comidas, en la decoracin de los espacios individuales y en los materiales didcticos.

  1. Deber favorecerse la integracin y la participacin de los nios, nias y adolescentes en la comunidad.

  2. Al efecto, y siempre que no resulte contrario al inters superior del nio, nia o adolescente, debern adoptarse las siguientes medidas:

    1. promover y organizar la utilizacin de los recursos comunitarios que mejor respondan a las necesidades del nio, nia o adolescente, excepto en el marco de los programas especializados de atencin a adolescentes con problemas de conducta o de los programas especializados de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta, en los que no se estime conveniente dicha participacin;

    2. evitar signos de estigmatizacin que identifiquen el recurso de acogimiento residencial, a las y los residentes o a los educadores;

    3. diversificar los recursos comunitarios utilizados en las reas educativa, cultural o de ocio;

    4. ayudar al nio, nia y adolescente y a su familia a hacer un uso adecuado de los recursos comunitarios;

    5. trabajar en coordinacin con las personas profesionales de los recursos comunitarios utilizados, procurando cierta adaptacin de estos recursos a las necesidades de los nios, nias y adolescentes en acogimiento.

  1. Deber ofrecerse un entorno inclusivo y una atencin adecuada a los nios, nias y adolescentes que presenten necesidades especiales, ya sea a causa de discapacidades, ya sea a causa de otras limitaciones derivadas del entorno socio-familiar en el que han crecido.

  2. A tal efecto, y siempre que no resulte contrario al inters superior del nio, nia o adolescente, debern adoptarse las siguientes medidas:

    1. se prestar ayuda a los nios, nias y adolescentes cuyo idioma materno no sea ninguno de los idiomas oficiales de la CAPV o que necesiten mtodos alternativos de comunicacin, haciendo posible que transmitan sus necesidades y deseos y que se comuniquen con el personal del recurso de acogimiento residencial y con los dems nios, nias y adolescentes del grupo;

    2. se les proporcionar apoyo a los nios, nias y adolescentes que hayan sido objeto de abusos sexuales o hayan abusado sexualmente de otras personas;

    3. se prestar apoyo a las nias y nios refugiados o en situacin de asilo poltico, teniendo en cuenta las particularidades que les llevaron a huir de su pas de origen;

    4. se prestar apoyo a las adolescentes embarazadas y a las y los adolescentes que sean madres o padres;

    5. los nios, nias y adolescentes con necesidades especiales accedern a los servicios externos especializados de carcter educativo, recreativo, sanitario o de otra naturaleza, que resulten ms idneos; el personal del recurso de acogimiento residencial cooperar en la realizacin de las actividades que determinen los especialistas consultados.

  1. Las personas profesionales de los recursos de acogimiento residencial debern desarrollar una capacidad de relacin de naturaleza educativa, adecuada al ejercicio de las funciones que deben desempear en el marco de la atencin residencial, debiendo adecuarse las mismas a las necesidades de los nios, nias y adolescentes y a las razones que han determinado la opcin residencial y la seleccin del programa de acogimiento residencial aplicado.

  2. Las personas profesionales debern ofrecer a los nios, nias y adolescentes un trato adecuado y ajustado a su momento evolutivo tanto en las relaciones verbales como en el contacto fsico.

  3. Las personas profesionales debern mostrar unidad de criterios en las pautas y actitudes de atencin y en la prevencin, evitacin o tratamiento de los conflictos y de las conductas violentas o agresivas.

  4. Las personas profesionales debern tratar de alcanzar el equilibrio adecuado entre el refuerzo positivo de conductas adecuadas y la aplicacin de medidas educativas correctoras a las conductas inadecuadas.

Con objeto de garantizar la proteccin de los nios, nias y adolescentes ser necesario establecer las siguientes medidas:

  • un sistema de control para garantizar el adecuado ejercicio del derecho de visita;

  • un sistema de control de la adecuacin de las prcticas profesionales;

  • un sistema de prevencin y deteccin de situaciones de abuso sexual;

  • un protocolo de actuacin para los casos de ausencias no autorizadas;

  • una pliza de seguro multirriesgo.

  1. El sistema de control de las visitas obedecer a las siguientes caractersticas:

    1. las visitas de familiares debern ajustarse al rgimen de contacto establecido en el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado y cuando as lo establezca una resolucin judicial o una resolucin administrativa o cuando se considere necesario en inters del nio, nia o adolescente, se realizarn bajo la supervisin adecuada;

    2. las visitas de otras personas allegadas, entendiendo por tales las de su entorno social de referencia en origen, debern ser debidamente autorizadas;

    3. todas las visitas mencionadas en los apartados a) y b) debern consignarse, tanto al llegar como al marcharse, en un registro, por la persona que, en cada momento, acte como responsable del recurso de acogimiento residencial;

  2. Igualmente, se facilitarn las salidas temporales de la persona menor de edad del recurso de acogimiento residencial en el que est acogida, para pasar un periodo de tiempo con sus padres, otros familiares u otras personas significativas de su entorno social de referencia en origen, siempre que dichas salidas se encuentren previstas y autorizadas en el marco del plan de atencin individualizado o plan educativo individualizado, derivadas de una resolucin administrativa o judicial.

  1. Las prcticas profesionales debern adecuarse a lo previsto en el presente Decreto, en el proyecto educativo del recurso de acogimiento residencial y, con carcter general, a las pautas de actuacin recogidas, en su caso, en los cdigos deontolgicos propios de las diferentes profesiones que intervienen en la atencin.

  2. El sistema de control de la adecuacin de las prcticas profesionales obedecer a las siguientes caractersticas:

    1. el sistema de seleccin de personal aplicado deber orientarse a la contratacin de profesionales de caractersticas adecuadas al ejercicio de las funciones de proteccin en el mbito residencial, en los trminos previstos en el artculo 110;

    2. debern realizarse reuniones peridicas de todo el equipo educativo para la revisin de los casos y para clarificar las dudas que surgen en su aplicacin;

    3. deber analizarse la adecuacin de las prcticas profesionales en el marco del sistema de supervisin referido en el artculo 112, de las evaluaciones del recurso de acogimiento residencial y de los procedimientos de inspeccin.

El sistema de prevencin y deteccin de situaciones de abuso sexual obedecer a las siguientes caractersticas:

  1. todas las personas profesionales que intervengan en la atencin a los nios, nias o adolescentes acogidos, ya dependan del recurso de acogimiento residencial, ya de otras entidades pblicas o privadas, debern notificar inmediatamente a la autoridad administrativa competente o al Ministerio Fiscal cualquier sospecha relativa a situaciones que pudieran ser causa de inhabilitacin profesional para desempear funciones en el marco de la proteccin a la infancia y la adolescencia;

  2. los recursos de acogimiento residencial debern contar con protocolos que pauten el procedimiento de actuacin en caso de sospechar o conocer la existencia de conductas sexualmente abusivas por parte de personas adultas o de nios, nias o adolescentes de su entorno; dichas directrices sern conocidas por todas las personas profesionales del recurso de acogimiento residencial y por todas las personas que acten como voluntarias;

  3. las personas profesionales del recurso de acogimiento residencial dispondrn de pautas de actuacin aplicables en caso de sospechar abusos sexuales por parte de sus superiores en el recurso de acogimiento residencial o por parte de profesionales ajenos al mismo;

  4. ser necesario garantizar que los nios, nias y adolescentes saben a quien recurrir, dentro y fuera del recurso de acogimiento residencial, en caso de sospechar, conocer o padecer una situacin de abuso sexual;

  5. deber exponerse claramente un nmero de telfono de urgencia, as como el telfono del Servicio de Informacin y Orientacin a la Infancia y la Adolescencia del Gobierno Vasco, y el del Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia competente, al lado de todos los nmeros de telfono a los que tienen acceso los nios, nias y adolescentes;

  6. en caso necesario, los miembros del personal debern recurrir a las o los profesionales que estimen convenientes para prestar apoyo psicolgico a la vctima y al nio, nia o adolescente que haya cometido el abuso sexual si se tratara de otra persona residente, debiendo ser trasladada de inmediato a otro recurso de acogimiento residencial, salvo cuando se justifique su permanencia en atencin tanto al inters de la persona que ha cometido el abuso como al de la vctima;

  7. las personas profesionales debern prestar especial atencin a los nios, nias y adolescentes residentes que hayan sido vctimas o autores de abusos sexuales, con objeto de prevenir nuevos incidentes;

  8. una persona profesional del Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia visitar como mnimo una vez al trimestre a los nios, nias y adolescentes en acogimiento residencial; en el caso de los programas especializados, las visitas tendrn una periodicidad mensual;

  9. el Ministerio Fiscal visitar como mnimo una vez al semestre a los nios, nias y adolescentes en acogimiento residencial.

El protocolo de actuacin para los casos en que se produzca una ausencia no autorizada, bien porque un nio, nia o adolescente ha abandonado el recurso de acogimiento residencial sin permiso, bien porque no ha vuelto a la fecha y hora sealadas despus de un permiso de salida, obedecer a las siguientes caractersticas:

  1. Se establecern, por escrito, unas directrices de actuacin aplicables por las y los profesionales de los recursos de acogimiento residencial, que incluirn los siguientes contenidos:

    • las medidas que deben adoptarse para proceder a la bsqueda del nio, nia o adolescente;

    • las medidas que deben adoptarse para informar a la polica, al servicio de infancia y, si no fuera contrario al inters superior del nio, nias o adolescente, a su madre y a su padre;

    • las medidas que deben adoptarse para obtener informacin acerca del posible paradero del nio, nia o adolescente, por ejemplo, a travs de otras personas residentes o de compaeros o compaeras de estudios, y para asegurar su bienestar y, en su caso, completar la informacin transmitida con anterioridad a la polica;

    • la manera de proceder a su recogida una vez localizado;

    • la respuesta del recurso de acogimiento residencial cuando la persona menor de edad regrese.

      Estas medidas formarn parte de un protocolo de colaboracin con el Departamento de Interior del Gobierno Vasco, en los trminos previstos en la disposicin adicional sptima, cuyos contenidos se adaptarn a las circunstancias del caso, en particular a la existencia de sospechas fundadas de que el nio, nia o adolescente no tenga intencin de volver.

  2. El recurso de acogimiento residencial documentar debidamente todos los casos de ausencias no autorizadas.

Los recursos de acogimiento residencial debern disponer de una pliza de seguro multirriesgo, en particular, un seguro contra incendios, y de responsabilidad civil que garantice la cobertura de las posibles indemnizaciones a favor de las personas usuarias y de las personas profesionales o a favor de terceros que pudieran generarse por hechos o circunstancias acaecidos en el marco de las actividades desarrolladas en el recurso o fuera de l por sus profesionales o por los nios, nias y adolescentes en acogimiento.

  1. El recurso de acogimiento residencial deber contar con un modelo de organizacin y de gestin claramente establecido en el que:

    1. se defina expresamente en quin recae la responsabilidad de la gestin y de la organizacin;

    2. se definan las funciones y responsabilidades de cada profesional;

    3. se establezca un sistema de educador, educadora o profesional referente para cada nio, nia o adolescente acogida, especficamente responsable de su seguimiento, que rena las siguientes caractersticas:

      • en la designacin del educador o de la educadora de referencia, que se efectuar de acuerdo con los criterios que cada recurso de acogimiento residencial establezca al efecto, se atender a su adecuacin a las necesidades o condiciones especficas que pueda presentar el nio, nia o adolescente;

      • la persona profesional designada constituir para el nio, nia o adolescente la figura adulta de referencia en el recurso de acogimiento residencial, por lo que, comprobada su adecuacin, se procurar su estabilidad, y, siempre que sea posible y en tanto las necesidades y circunstancias del nio, nia o adolescente no demanden otra cosa, se mantendr la designacin durante todo el tiempo que ste permanezca en el mismo recurso de acogimiento residencial o en la misma unidad.

    4. se defina la composicin y funciones del rgano de participacin del recurso de acogimiento residencial;

    5. se definan los cauces formales de coordinacin peridica entre el recurso de acogimiento residencial y el correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia.

  2. El sistema de turnos deber estar claramente establecido y deber quedar, por escrito, a disposicin de los nios, nias y adolescentes.

  3. Las y los profesionales que trabajen en el turno de noche dedicarn su tiempo de trabajo a las funciones de atencin y administracin que necesariamente les debern ser asignadas.

  4. La organizacin de la atencin deber garantizar en todo momento la adecuada cobertura de las necesidades de los nios, nias y adolescentes, debiendo existir un sistema de traslado de la informacin entre los turnos de atencin.

  5. El procedimiento de quejas, interno y externo, deber estar claramente establecido debiendo encontrarse una copia del mismo a disposicin de los nios, nias y adolescentes, adaptado en su redaccin y diseo a su capacidad de entendimiento.

  6. El sistema de elaboracin y conservacin de la documentacin y de los registros administrativos, y las normas de acceso a los mismos debern quedar claramente establecidos.

  7. Deber establecerse un sistema de administracin del dinero de bolsillo y un sistema para la conservacin, en condiciones de seguridad, de objetos de valor personal.

  8. Asimismo, debern establecerse los horarios para organizar la vida cotidiana y asegurar la supervisin y control de las personas menores de edad en funcin de las caractersticas, edad y necesidades de las mismas y siempre bajo criterios educativos.

Para el desarrollo de los programas de atencin residencial, los recursos de acogimiento residencial debern disponer, como mnimo de la siguiente documentacin:

  1. proyecto educativo del recurso de acogimiento residencial;

  2. programacin de las actividades por reas;

  3. reglamento de rgimen interno o gua de convivencia;

  4. plan anual de gestin;

  5. expedientes individuales de los nios, nias y adolescentes;

  6. registros administrativos;

  7. memoria.

El proyecto educativo de recurso de acogimiento residencial deber consistir en una declaracin de objetivos y funciones, consensuada por el equipo de profesionales, y aprobada por el Servicio Territorial Especializado de atencin a la Infancia y Adolescencia. Deber presentar las siguientes caractersticas:

  1. Su contenido deber definir claramente los siguientes aspectos:

    • objetivos y funciones del recurso de acogimiento residencial;

    • caractersticas de la poblacin atendida: franja de edad de las personas atendidas en el recurso de acogimiento residencial; sexo; indicacin de si acoge a personas con discapacidades o necesidades especiales; indicacin de cualquier otro tipo de situacin especial que se prevea atender;

    • nmero de plazas;

    • nombre de la persona que ocupe el puesto de direccin o responsable del recurso de acogimiento residencial;

    • estructura organizativa y distribucin de responsabilidades;

    • cualificacin profesional requerida a los miembros del personal;

    • supervisin y formacin del personal;

    • modelo educativo y lneas metodolgicas, con especfica referencia al plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado;

    • caractersticas de los programas de atencin residencial aplicados;

    • mtodo de evaluacin del proyecto.

  2. Esta declaracin de objetivos y funciones ser revisada al menos anualmente, y se notificar al correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia cualquier cambio significativo que se produzca en la misma, para su aprobacin.

  3. Deber ponerse a disposicin del personal, de los nios, nias y adolescentes y, si no fuera contrario al inters superior de aquellos, a disposicin de sus familias, un folleto informativo que recoja sus principales aspectos, adaptado en su redaccin y diseo a la capacidad de entendimiento de las personas menores de edad.

El reglamento de rgimen interno o gua de convivencia deber recoger las normas aplicables en el recurso de acogimiento residencial y presentar las siguientes caractersticas:

  1. Su contenido regular:

    • derechos y deberes de los nios, nias y adolescentes y de las personas profesionales;

    • normas de convivencia;

    • reglas de funcionamiento, incluyendo el rgimen de admisiones y bajas, los horarios del recurso de acogimiento residencial y de sus servicios;

    • normas de procedimiento para los ingresos de urgencia, cuando el recurso preste un programa de acogida de urgencia;

    • cauces y mbitos de participacin de los nios, nias y adolescentes y, en su caso, de sus familias;

    • medidas de proteccin de los nios, nias y adolescentes;

    • protocolos de actuacin de los que debe disponer el recurso de acogimiento residencial:

    • protocolo de ingreso y acogida de la persona menor de edad en el recurso de acogimiento residencial;

    • protocolo de incidencias que incluye las actuaciones y comunicaciones en caso de ausencias no autorizadas, fugas o desapariciones; en caso de ingresos hospitalarios y en casos de actuaciones y/o ingresos judiciales;

    • protocolo para la realizacin de cuidados ntimos a los nios, nias y adolescentes,

    • protocolo para la aplicacin de medidas de inmovilizacin fsica personal y aislamiento;

    • protocolo de actuacin en caso de agresin a profesionales;

    • protocolo de actuacin en caso de sospecha o evidencia de abuso sexual;

    • protocolo de actuacin en caso de sospecha o evidencia de maltrato;

    • protocolo de actuacin en situaciones de emergencia.

    • procedimiento de quejas y de sugerencias;

    • rgimen de comunicacin con la administracin pblica competente y con el Ministerio Fiscal;

    • funcionamiento de los rganos de gestin;

    • gestin, mantenimiento y acceso a la documentacin.

  2. Todos los miembros del personal y todos los nios, nias y adolescentes debern disponer de una copia del reglamento o gua de convivencia.

  3. Su elaboracin corresponder al equipo de atencin y en ella debe favorecerse la participacin de los nios, nias y adolescentes, debiendo redactarse en un lenguaje sencillo, de fcil comprensin para ellos.

El plan anual de gestin deber establecer, en el marco de cada uno de los programas de acogimiento residencial aplicados en el recurso, las prioridades de intervencin a corto plazo, sobre la base de los resultados de la ltima evaluacin que se haya llevado a cabo, debiendo incluir el presupuesto econmico previsto para su desarrollo y el programa de actividades.

El expediente individual deber contener la documentacin referida a cada uno de los nios, nias y adolescentes y presentar las siguientes caractersticas:

  1. Deber incluir los siguientes documentos:

    • evaluacin y plan individual de atencin o plan de caso elaborado por el correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia;

    • evaluacin inicial;

    • plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado;

    • documentos de seguimiento y de revisin del plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado;

    • documentos personales del nio, nia o adolescente de carcter legal, sanitario o escolar;

    • resoluciones administrativas o judiciales, aprobando el ingreso en el recurso de acogimiento residencial y/o el rgimen de visitas.

  2. La documentacin personal deber conservarse en condiciones que garanticen su carcter confidencial, debiendo permitirse su acceso nicamente a las personas profesionales directamente implicadas en la atencin, al Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia, al correspondiente Servicio de Inspeccin, a la Judicatura, al Ministerio Fiscal, al Ararteko, a la Defensora de la Infancia, y, si se estimara conveniente, a los propios nios, nias y adolescentes.

    Lo anterior, no obstante, deber entenderse sin perjuicio de la obligacin que la Ley 1/1996, de 15 de enero, de Proteccin Jurdica del Menor, de modificacin parcial del Cdigo Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece en su artculo 22 para la entidad pblica que tenga personas menores de edad bajo su guarda o tutela, de informar a los padres, a las madres, a las personas que ejercen la tutora o a las que ejercen la guarda sobre la situacin de aquellas cuando no exista resolucin jurdica que lo prohba, y sin perjuicio tambin del derecho y del deber de los padres y madres de exigir informacin sobre su situacin, en los trminos previstos en el artculo 172.2 del Cdigo Civil.

  3. Los Servicios Territoriales Especializados de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia debern establecer por escrito los criterios de mantenimiento, disposicin y destruccin de los documentos.

  1. Los recursos de acogimiento residencial debern disponer, como mnimo, de los siguientes registros:

    1. registro de personas usuarias;

    2. registro de personas profesionales;

    3. registro diario de funcionamiento;

    4. registro de incidencias;

    5. registro de quejas;

    6. registro de sugerencias;

    7. registro de medidas impuestas;

    8. registro de aplicacin de medidas educativas correctoras en casos de conductas muy graves;

    9. registro de visitas;

    10. registro de administracin de medicamentos;

    11. registro de depsitos de dinero y de objetos de valor;

    12. registro de mens;

    1. registro de las actuaciones de registros personales y enseres;

    2. registro de expedientes abiertos en el Juzgado de Menores y medidas impuestas en este mbito;

    1. registro de expedientes sancionadores en el mbito administrativo;

    2. registro de ausencias no autorizadas.

  2. Los registros debern mantenerse ordenados, actualizados y en condiciones de seguridad, en garanta del respeto a la confidencialidad de los datos. Debern mantenerse a disposicin del Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, del correspondiente Servicio de Inspeccin, de la Judicatura, del Ministerio Fiscal, del Ararteko y de la Defensora de la Infancia y de la Adolescencia.

Con objeto de garantizar la mejora continua de la calidad de la atencin residencial deber introducirse en los recursos de acogimiento residencial un sistema de evaluacin peridica, pudiendo combinarse las modalidades de autoevaluacin con las evaluaciones de carcter externo. A los efectos de garantizar la comparabilidad de los resultados, los Servicios Territoriales Especializados de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia promovern la aplicacin de los mismos sistemas de evaluacin en el conjunto de la red residencial del Territorio Histrico correspondiente.

  1. De acuerdo con lo previsto en el artculo 79 de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, las Diputaciones Forales debern realizar la inspeccin de los recursos de acogimiento residencial al menos una vez al semestre y, en todo caso, siempre que as lo exijan las circunstancias.

  2. Asimismo, el Ministerio Fiscal, de acuerdo con lo establecido en el artculo 174 del Cdigo Civil, deber ejercer su vigilancia sobre todos los recursos de acogimiento residencial destinados al acogimiento de nios, nias y adolescentes.

  3. Los recursos de acogimiento residencial debern incorporar a su sistema de atencin los mandatos contenidos en los informes de inspeccin y, en lo posible, ajustarse a las recomendaciones que, con carcter complementario, se incluyan en los mismos.

  1. El modelo de convivencia vendr determinado por los derechos y obligaciones contenidos en el Ttulo II del presente Decreto.

  2. El personal de los recursos de acogimiento residencial reforzar las conductas que sean conformes con el modelo de convivencia. El refuerzo positivo de estas conductas deber primar sobre el ejercicio de la potestad de aplicacin de medidas educativas correctoras, como instrumento para incentivar un cambio en el comportamiento de los nios, nias o adolescentes.

  3. En caso de producirse alguna de las conductas inadecuadas reguladas en el artculo siguiente, el personal de los recursos de acogimiento residencial deber recurrir a las medidas educativas correctoras estipuladas en el artculo 97 y ajustarse a las pautas de aplicacin definidas en el artculo 98.

  1. Las conductas o incumplimientos que podrn ser objeto de medidas educativas correctoras en los recursos de acogimiento residencial se clasificarn en leves, graves o muy graves.

  2. Sern conductas o incumplimientos leves:

    1. Incumplir los hbitos u horarios de higiene personal o colectiva, alimentacin u otros especificados en las normas de funcionamiento del recurso de acogimiento residencial, siempre que no se produzca una alteracin en la vida del mismo y en la ordenada convivencia.

    2. Desobedecer las indicaciones o instrucciones del personal adscrito al recurso de acogimiento residencial, cuando no se cause alteracin de la vida del recurso de acogimiento residencial y de la ordenada convivencia.

    3. Faltar levemente al respeto y consideracin debidos a cualquier persona dentro y fuera del recurso de acogimiento residencial.

    4. Hacer uso abusivo y perjudicial de objetos o sustancias no prohibidas por las normas de funcionamiento interno del recurso de acogimiento residencial.

    5. Causar daos, por falta de diligencia o cuidado, en las dependencias, materiales u objetos que el recurso de acogimiento residencial ponga a disposicin de los nios, nias o adolescentes acogidos o en las pertenencias de otras personas.

    6. Causar daos, por falta de diligencia o cuidado, en los equipamientos que se encuentren fuera del recurso de acogimiento residencial, tanto cuando se trate de mobiliario urbano como cuando se trate del equipamiento de otros inmuebles.

    7. Incumplir levemente la normativa municipal u otras normas vigentes.

  3. Sern conductas o incumplimientos graves:

    1. Incumplir grave o reiteradamente los hbitos u horarios de higiene personal o colectiva, alimentacin u otros especificados en las normas de funcionamiento del recurso de acogimiento residencial, siempre que se produzca una alteracin en la vida del mismo y en la ordenada convivencia.

    2. Faltar grave o reiteradamente al respeto y consideracin debidos a cualquier persona dentro o fuera del recurso de acogimiento residencial.

    3. Instigar a otros nios, nias o adolescentes a desrdenes colectivos, sin conseguir ser secundados por stos.

    4. Introducir, poseer, usar, consumir en el recurso de acogimiento residencial o hacer salir de l objetos o sustancias prohibidas por las normas de funcionamiento interno.

    5. Causar daos de cuanta inferior a trescientos euros, de forma deliberada, en las dependencias, materiales u objetos que el recurso de acogimiento residencial ponga a disposicin de los nios, nias y adolescentes acogidos o en las pertenencias de otras personas.

    6. Causar daos de cuanta inferior a trescientos euros, de forma deliberada, en los equipamientos que se encuentren fuera del recurso de acogimiento residencial, tanto cuando se trate de mobiliario urbano como cuando se trate del equipamiento de otros inmuebles.

    7. Incumplir gravemente la normativa municipal u otras normas vigentes.

    8. Desobedecer las indicaciones o instrucciones del personal adscrito al recurso de acogimiento residencial en el ejercicio de sus funciones, cuando se cause alteracin de la vida del recurso de acogimiento residencial y de la ordenada convivencia.

    9. Divulgar noticias o datos falsos con la intencin de menoscabar la buena marcha del recurso de acogimiento residencial.

    10. Acceder a espacios prohibidos dentro del recurso de acogimiento residencial o a espacios de acceso restringido sin el permiso correspondiente.

    11. No asistir sin causa justificada a cualquiera de las actividades que el recurso de acogimiento residencial organice para los nios, nias y adolescentes acogidos, ser expulsado de las mismas o abandonarlas sin el permiso correspondiente.

    12. Intentar de forma manifiesta fugarse del recurso de acogimiento residencial.

    1. No volver al recurso de acogimiento residencial, sin causa justificada, el da y la hora establecidos despus de una salida temporal autorizada, pasando una noche fuera del mismo.

    2. Fugarse del recurso de acogimiento residencial pasando como mnimo una o dos noches.

    1. Negarse a cumplir una medida educativa correctora.

  4. Sern conductas o incumplimientos muy graves:

    1. Agredir, amenazar o coaccionar a cualquier persona dentro del recurso de acogimiento residencial.

    2. Participar en peleas, agresiones, desrdenes colectivos o instigar a los mismos en el caso de que se hayan producido.

    3. Fugarse del recurso de acogimiento residencial o facilitar una fuga, o no regresar a l tras un permiso o actividad en la fecha autorizada, pasando como mnimo 3 noches fuera del recurso de acogimiento residencial.

    4. Resistirse de forma activa y grave al cumplimiento de las indicaciones o instrucciones del personal adscrito al recurso de acogimiento residencial en el ejercicio de sus funciones.

    5. Causar daos de cuanta superior a trescientos euros, de forma deliberada, en las dependencias, materiales u objetos que el recurso de acogimiento residencial ponga a disposicin de las personas menores de edad o en las pertenencias de otras personas.

    6. Causar daos de cuanta superior a trescientos euro, de forma deliberada, en los equipamientos que se encuentren fuera del recurso de acogimiento residencial, tanto cuando se trate de mobiliario urbano como cuando se trate del equipamiento de otros inmuebles.

    7. Incumplir muy gravemente la normativa municipal u otras normas vigentes.

    8. Sustraer objetos, materiales o efectos del recurso de acogimiento residencial o pertenencias ajenas.

    9. Introducir, poseer o consumir en el recurso de acogimiento residencial bebidas alcohlicas, drogas txicas, sustancias psicotrpicas o estupefacientes, salvo prescripcin facultativa.

    10. Negarse a cumplir una medida educativa correctora aplicada por la realizacin de una conducta inadecuada de carcter grave.

  1. Las conductas o incumplimientos regulados en el artculo anterior darn lugar a la aplicacin de medidas educativas correctoras, que debern tener contenido y funcin esencialmente educativas y no podrn implicar, directa o indirectamente, castigos corporales, privacin de la alimentacin, privacin del derecho de visita de los familiares, intervencin de las comunicaciones orales o escritas, privacin del derecho a la educacin obligatoria y de asistencia al centro escolar o privacin del derecho a la asistencia sanitaria. Tampoco podrn atentar contra su dignidad.

  2. Las medidas educativas correctoras aplicables por conductas leves podrn ser las siguientes:

    1. Amonestacin.

    2. Privacin de actividades cotidianas de ocio o de carcter ldico por tiempo mximo de un da.

    3. Separacin del grupo por un tiempo mximo de una hora, con acompaamiento y supervisin de una persona adulta.

  3. Las medidas educativas correctoras aplicables por conductas graves podrn ser las siguientes:

    1. Privacin de las actividades de fin de semana de ocio o de carcter ldico, por un tiempo mximo de una semana.

    2. Realizacin de actividades adicionales a las que habitualmente debe realizar en el propio recurso de acogimiento residencial, de inters para el nio, nia o adolescente y de inters para la colectividad, durante un periodo mximo de una semana.

    3. Privacin o retencin de parte de la asignacin econmica que recibe con carcter peridico por un periodo mximo de dos semanas.

    4. Contribucin con parte de la asignacin econmica que recibe con carcter peridico a la reparacin de los daos causados o la restitucin de los objetos sustrados.

    5. Separacin del grupo por tiempo mximo de un da, con acompaamiento y supervisin de un adulto.

  4. Las medidas correctoras aplicables por conductas muy graves podrn ser las siguientes:

    1. Privacin de actividades de fin de semana de ocio o de carcter ldico por tiempo mximo de un mes.

    2. Realizacin de actividades adicionales a las que habitualmente debe realizar en el propio centro, de inters para el menor y la colectividad, durante un perodo mximo de entre diecisis das y un mes.

    3. Privacin de parte de la asignacin econmica que recibe con carcter peridico por un tiempo mximo de tres semanas.

    4. Contribucin con parte de la asignacin econmica que recibe con carcter peridico a la reparacin de los daos causados o la restitucin de los objetos sustrados.

    5. Separacin del grupo, por tiempo mximo de dos das, con acompaamiento y supervisin de un adulto.

  5. La medida de separacin de grupo supondr la permanencia del nio, nia o adolescente en su habitacin, durante el horario de actividades del centro, excepto para:

    1. Cubrir sus necesidades de alimentacin.

    2. Atender sus necesidades fisiolgicas.

    3. Asistir a la escuela, centro formativo o centro de trabajo.

    4. Acudir a las sesiones de tratamiento mdico o teraputico.

    5. Cumplir con el rgimen de visitas establecido con sus familiares.

  6. La privacin o retencin de la asignacin econmica peridica que reciba el residente o su empleo en la reparacin de los daos causados o la restitucin de los objetos sustrados no podr superar las tres cuartas partes de su cuanta.

  7. La privacin de actividades de fin de semana de ocio o de carcter ldico no podr perjudicar el desarrollo de las actividades previstas en el programa de intervencin individualizado.

  8. Para la graduacin de las medidas educativas correctoras se tendrn en cuenta los siguientes criterios:

    1. La edad y las caractersticas del nio, nia o adolescente y la situacin en la que se encuentra en el momento de la realizacin de la conducta.

    2. El plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado.

    3. El grado de intencionalidad o negligencia.

    4. La reiteracin de la conducta.

    5. El grado de perturbacin causado en el funcionamiento del recurso de acogimiento residencial.

    6. Los perjuicios causados al resto de residentes, al personal o a los bienes o instalaciones del recurso de acogimiento residencial o de otras personas.

  9. La peticin de excusas a la persona ofendida, la restitucin de los bienes o la reparacin de los daos pueden dar lugar a la suspensin de las medidas educativas correctoras siempre que no se reitere la conducta.

  1. En funcin de su naturaleza, las medidas podrn ser aplicadas por cualquiera de las personas profesionales que integran el equipo educativo, o, cuando correspondan a conductas o incumplimientos graves o muy graves quedar reservadas a quien asuma la direccin del recurso de acogimiento residencial o a quien ejerza funciones de responsable del mismo. Esta disposicin se entender sin perjuicio de las medidas que, con carcter provisional, deban adoptarse de forma inmediata con el fin de evitar daos en las personas o en las cosas.

  2. La aplicacin de las medidas educativas correctoras se desarrollar preferentemente de forma verbal, sin perjuicio de su obligatoria constancia escrita. Se garantizarn los siguientes derechos de los nios, nias y adolescentes:

    1. Hacerse or, en todo caso si hubieran cumplido los 12 aos, y cuando tuvieren suficiente juicio, si no hubieran alcanzado dicha edad.

    2. A aportar pruebas.

    3. A tener el asesoramiento de la persona de su confianza que designen, siempre que la relacin con dicha persona no sea contraria a su inters superior.

  3. La persona que ejerza la direccin del recurso de acogimiento residencial comunicar por escrito y al menos mensualmente, y con carcter inmediato si pudiera afectar al plan individual de atencin o plan de caso, al Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia de las medidas educativas correctoras que se impongan por faltas graves o muy graves a los nios, nias y adolescentes residentes en el recurso.

  4. Las medidas educativas correctoras se aplicarn de forma inmediata, debindose fomentar la reparacin del dao y la conciliacin con la vctima, no pudiendo extenderse en el tiempo ms all del perodo en que dejen de tener significado para el nio, nia o adolescente y debiendo siempre adaptarse a su momento evolutivo. En todo caso se razonar con el nio, nia o adolescente la incorreccin de la conducta y la medida adoptada.

  5. Las conductas inapropiadas diferentes de las recogidas en el artculo 96 podrn ser corregidas por el personal del equipo educativo del centro, mediante los mtodos oportunos que deben ser ponderados, educativos y no privativos o lesivos de los derechos de los nios, nias y adolescentes; en ningn caso podrn tener la gravedad de las medidas correctoras previstas en el artculo 97.

  6. En el caso de que las personas profesionales tengan dudas respecto a la adecuacin de las medidas educativas correctoras debern consultar su aplicacin con el resto del equipo.

  7. La aplicacin de medidas educativas correctoras deber anotarse en un registro especficamente destinado al efecto, debiendo asimismo hacerse constar en el expediente personal del nio, nia o adolescente objeto de las mismas, con indicacin de la causa y de la medida aplicada.

  8. No debern aplicarse medidas educativas correctoras generales extendiendo las consecuencias de la conducta de un nio, nia o adolescente a un grupo.

  1. El personal educativo del recurso de acogimiento residencial, con la autorizacin previa de la persona que ejerce la direccin o las funciones de responsable del mismo, podr utilizar medios especiales de contencin consistentes en:

    1. la inmovilizacin fsica personal, en el marco de la aplicacin de cualquier programa de acogimiento residencial;

    2. el aislamiento, en el caso de los programas especializados de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta y de los programas de acogida de urgencia.

  2. Estas medidas podrn aplicarse nica y exclusivamente por los siguientes motivos, y ante la resistencia reiterada de las personas residentes a las indicaciones del personal del recurso de acogimiento residencial:

    1. para evitar actos de violencia o lesiones de las personas residentes contra s mismas, contra otras personas acogidas en el recurso de acogimiento residencial o contra el personal del mismo o personas que acudan como visitantes;

    2. para impedir daos en las instalaciones del recurso de acogimiento residencial;

    3. para evitar daos o actos de violencia contra s mismas o contra otras personas, fuera del recurso de acogimiento residencial.

  3. En los casos de urgencia, el personal educativo podr utilizar los medios de contencin citados, sin autorizacin previa, y dar conocimiento posterior de ellos a la persona que ejerza la direccin o que asuma funciones de responsable del recurso de acogimiento residencial.

  4. El empleo de los medios de contencin ser proporcional al fin pretendido y nunca supondr una sancin encubierta. Slo se aplicarn cuando no exista otra manera menos gravosa de conseguir la finalidad perseguida y por el tiempo estrictamente necesario para garantizar que el nio, nia o adolescente se encuentre de nuevo en disposicin de controlar su propia conducta y establecer de nuevo una relacin interpersonal segura y respetuosa de los derechos del resto de residentes y del personal.

  5. Si en un recurso de acogimiento residencial se produjeran con frecuencia incidentes que requieran la aplicacin de medidas de inmovilizacin fsica personal o de aislamiento ser necesario evaluar el clima del recurso de acogimiento residencial, las actitudes y expectativas de las y los profesionales y sus relaciones con los nios, nias y adolescentes, as como las polticas o criterios de asignacin de nios, nias o adolescentes al recurso de acogimiento residencial y de agrupacin de estos.

  1. La medida de inmovilizacin fsica personal consistir en la sujecin fsica del nio, nia o adolescente, con el fin de impedir o detener una accin que pudiera resultar peligrosa para su integridad fsica, la de otra persona o la de las instalaciones. Su finalidad ser exclusivamente la de proporcionar un control fsico de seguridad en aquellas situaciones en las que, derivndose un dao para el nio, nia o adolescente o para otras personas, o en las situaciones en que se derive un dao para las instalaciones, la persona menor de edad no sea capaz, o no est en disposicin de controlarse a s misma.

  2. La nica forma de inmovilizacin que podr emplearse consistir en la sujecin directa del nio, nia o adolescente por otra u otras personas, sin que en ningn momento pueda recurrirse a la ayuda de objeto alguno a tal fin. En ningn caso, podrn utilizarse los frmacos como medida de contencin.

  3. La medida de inmovilizacin deber cumplir las siguientes condiciones:

    1. la inmovilizacin, salvo en caso de peligro inminente, se utilizar tan slo si otras formas de control de la conducta hubiesen fracasado para evitar o detener la conducta peligrosa;

    2. se deber explicar al nio, nia o adolescente el sentido y justificacin de la inmovilizacin;

    3. la inmovilizacin siempre deber realizarse garantizndose la integridad fsica y moral del nio, nia o adolescente, debiendo aplicarse con la menor fuerza y el menor periodo de tiempo posible y procurando que haya ms de un profesional presente durante la aplicacin de la medida de inmovilizacin.

  1. La medida de aislamiento, aplicable nicamente en el marco del programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta y, en su caso, de los programas de acogida de urgencia, consistir en la estancia de la persona adolescente en una habitacin especficamente destinada a la aplicacin de esta medida, de la que se impida su salida.

  2. Esta medida slo se aplicar cuando la persona adolescente haya perdido de forma intensa el control de su conducta, sin que responda a las indicaciones de las y los educadores, y est en peligro su integridad fsica, o la de alguna de las dems personas acogidas o del personal del centro o personas visitantes. Deber cumplir las siguientes condiciones:

    1. su duracin no podr exceder de doce horas y ser la persona que acte como responsable del recurso de acogimiento residencial en ese momento quien decidir el tiempo de estancia en la sala de aislamiento y el momento en que la persona menor de edad podr reintegrarse al resto del grupo, atendiendo tanto a criterios pedaggicos como de seguridad;

    2. se cumplir en un espacio destinado, diseado y amueblado a tal fin, de forma que se garantice que la persona menor de edad no pueda daarse a s misma, en los trminos previstos en el apartado 5 del presente artculo;

    3. se retirar a la persona menor de edad todas las pertenencias que lleve consigo, y que pudieran ser utilizadas como instrumentos de autolesin;

    4. el aislamiento deber ser supervisado por al menos un miembro del equipo educativo del centro, en intervalos que garanticen la seguridad de la persona menor de edad;

    5. la persona menor de edad ser informada del motivo y la finalidad del aislamiento y de que ste terminar en el momento en que recupere el control de su conducta;

    6. durante el periodo de aislamiento, la persona menor de edad recibir la visita del o la mdico o del personal especializado que precise;

    7. durante el periodo de aislamiento, se garantizar que la persona menor de edad tenga cubiertas todas sus necesidades alimenticias y fisiolgicas.

  3. La medida de aislamiento no se podr utilizar con las personas menores de edad enfermas o convalecientes de enfermedad grave o dependientes, salvo que de la actuacin de aqullas pudiera derivarse un inminente peligro para su integridad o para la de otras personas.

  4. Por cada ingreso de una persona menor de edad en la sala de aislamiento, la persona que acte como responsable del recurso de acogimiento residencial en ese momento deber rellenar un impreso en el que se harn constar los siguientes datos:

    1. datos de filiacin de la persona menor de edad;

    2. fecha y hora de ingreso en la sala de aislamiento;

    3. expresin detallada de los hechos que han motivado dicho ingreso;

    4. pertenencias, objetos y prendas personales que se le retiran;

    5. en su caso, incidencias ocurridas en la sala;

    6. fecha y hora de salida;

    7. devolucin de sus pertenencias a la persona menor de edad.

      Se remitir copia de este impreso, de forma inmediata, al correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia quien, a su vez, deber remitir copia, a efectos informativos, al Ministerio Fiscal. Asimismo se incluir copia en el expediente de la persona menor de edad.

  5. La habitacin destinada a la aplicacin de la medida de aislamiento slo podr existir en los centros residenciales destinados a la aplicacin del programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta. Cuando se considere necesario aplicar dicha medida en el marco de un programa de acogida de urgencia, la persona responsable del recurso de acogimiento residencial en el que residan podr solicitar el uso de la habitacin de aislamiento y proceder al correspondiente traslado. Cuando en un Territorio Histrico no exista ningn centro residencial destinado a la aplicacin del programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta, la habitacin de aislamiento podr ubicarse en el o los centros residenciales destinados a la aplicacin de programas de acogida de urgencia destinados a adolescentes.

    La habitacin de aislamiento deber ser supervisada por las y los tcnicos del correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia antes de su puesta en funcionamiento y, posteriormente, de forma peridica.

    Presentar las siguientes caractersticas:

    1. Deber estar aislada del resto de las dependencias.

    2. Deber disponer de una puerta de seguridad para su acceso, dotada de una mirilla o ventanilla de metacrilato adaptada de forma que desde la misma pueda observarse la totalidad de la sala de contencin.

    3. Dispondr del mobiliario mnimo indispensable: silla o sof anclados al suelo o paredes.

    4. No habr ningn objeto susceptible de ser arrojado o de ser utilizado para agresin o autolesin.

    5. La instalacin elctrica presentar las siguientes caractersticas:

      • la iluminacin estar empotrada en el techo y protegida con pantalla de metacrilato;

      • se activar desde el exterior;

      • no habr enchufes;

      • no habr ningn tipo de cableado exterior.

    6. Se evitar que las paredes tengan salientes o vrtices que puedan ser utilizados para autolesionarse.

    7. Asimismo, se evitar que las paredes estn revestidas de papel, azulejo o cualquier otro tipo de cermica, procurando que estn revestidas de material acolchado, incluida la parte interior de la puerta.

  1. El rgimen de infracciones y sanciones aplicable a las personas profesionales que intervengan en la atencin prestada a nios, nias y adolescentes en el marco del acogimiento residencial ser el previsto en el Ttulo VIII de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia.

  2. La responsabilidad administrativa por la comisin de infracciones se imputar a la persona fsica o jurdica que cometa la infraccin y, solidariamente, a la persona fsica o jurdica titular de la entidad, recurso de acogimiento residencial o servicio que, en su caso, resulte responsable por haber infringido su deber de vigilancia.

  3. Si los hechos constitutivos de la responsabilidad administrativa pudieran ser, adems, tipificados como delitos o faltas en el Cdigo Penal, deber suspenderse la tramitacin del expediente sancionador hasta que se dicte la correspondiente resolucin judicial.

  1. La plantilla de personal de los recursos de acogimiento residencial deber estar formada por un grupo de profesionales adecuado en nmero, sexo, formacin y experiencia para desarrollar las funciones que tienen asignadas en el marco del o de los programas de acogimiento residencial que aplican, y responder adecuada y eficazmente a las necesidades de los nios, nias y adolescentes, en las distintas reas de intervencin. En funcin de la naturaleza del recurso de acogimiento residencial y del o de los programas aplicados, podrn disponer de:

    1. Directora, Director o Responsable.

    2. Apoyo de un equipo tcnico.

    3. Equipo educativo.

    4. Servicios generales.

  2. La organizacin del personal deber favorecer la buena realizacin del trabajo de todas las personas profesionales y garantizar la adecuada atencin de los nios, nias y adolescentes. Al efecto, deber velarse por:

    1. la estabilidad del personal;

    2. la clara asignacin de funciones y responsabilidades;

    3. la clara definicin de los grados y mbitos de participacin de las personas profesionales en la gestin del recurso de acogimiento residencial;

    4. el carcter interdisciplinar del equipo tcnico de apoyo;

    5. el claro establecimiento de una metodologa de trabajo en equipo y de coordinacin de las intervenciones, en cuyo marco ser necesario programar reuniones peridicas de equipo tanto en relacin con el proyecto de centro como en relacin con las intervenciones individuales;

    6. la existencia de un procedimiento claro de sustituciones para el caso de ausencia de algn miembro del personal;

    7. la existencia de un protocolo que disponga claramente qu miembro de la plantilla debe asumir el mando en ausencia de la persona responsable del recurso de acogimiento residencial;

    8. el claro establecimiento de estndares de cargas de trabajo atendiendo a las caractersticas de los nios, nias y adolescentes, a las del recurso de acogimiento residencial y a las de las tareas asociadas al programa residencial aplicado;

    9. el claro establecimiento de un procedimiento de revisin peridica de las cargas de trabajo asignadas a cada miembro del personal.

      Se tender siempre que sea posible, a la paridad entre profesionales de distinto sexo, con el fin de proporcionar a los nios, nias y adolescentes modelos de referencia de ambos sexos.

  3. Los turnos de trabajo debern organizarse de tal modo que garanticen tanto la adecuada atencin de los nios, nias y adolescentes como el trabajo de las personas profesionales en condiciones laborales adecuadas. Asimismo, debern atender, en la medida de lo posible, a las necesidades de conciliacin de la vida laboral con la vida personal y familiar de las personas profesionales de conformidad con lo previsto en la Ley 4/2005, de 18 de febrero, para la Igualdad de Mujeres y Hombres.

  1. Son funciones de la persona que acta como directora o responsable del recurso de acogimiento residencial las siguientes:

    1. ejercer materialmente la guarda de las personas menores de edad acogidas en el recurso, de conformidad con lo dispuesto en la legislacin vigente y de acuerdo con las condiciones determinadas en cada caso, vigilando al efecto el cumplimiento del rgimen de visitas establecido con las madres, padres, y familiares de cada uno de los nios, nias y adolescentes;

    2. garantizar el efectivo ejercicio de los derechos de que son titulares los nios, nias y adolescentes, atendiendo o tramitando sus peticiones;

    3. velar por el cumplimiento de la normativa vigente, las instrucciones y directrices emanadas de la Entidad Pblica de Proteccin y las normas de rgimen interno, y promover el respeto a las normas bsicas de convivencia;

    4. garantizar la existencia del proyecto educativo del recurso de acogimiento residencial, de los protocolos de acogimiento residencial, del reglamento de rgimen interno o gua de convivencia;

    5. hacer cumplir las resoluciones administrativas y, en caso de considerarlo conveniente, formular propuestas para su eventual modificacin, en el marco de evaluacin continuada;

    6. dirigir, organizar y coordinar, controlar y supervisar los programas, servicios y actividades generales del recurso de acogimiento residencial como persona responsable mxima del mismo;

    7. dirigir y supervisar la planificacin y ejecucin de la intervencin individualizada para cada nio, nia o adolescente, designar, con la participacin del equipo educativo, al educador o a la educadora de referencia e informar al correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia sobre la situacin y evolucin del nio, nia o adolescente;

    8. garantizar la coordinacin interna del equipo educativo;

    9. remitir al correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia copia del proyecto educativo del recurso de acogimiento residencial, del reglamento de rgimen interno o gua de convivencia y del plan anual de actuacin;

    10. velar por la custodia de los registros, archivos, expedientes y documentacin;

    11. colaborar con el Ministerio Fiscal en su funcin de vigilancia y con los servicios que tengan atribuida la funcin de inspeccin de los recursos, as como con el Ararteko y la Defensora de la Infancia y la Adolescencia;

    12. mantener, facilitar y promover las relaciones entre el recurso de acogimiento residencial y el correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia mediante el establecimiento de cauces formales de coordinacin peridica;

    1. ostentar la representacin del recurso;

    2. ejercer la direccin del personal adscrito al recurso;

    1. dirigir la administracin del recurso, de conformidad con el presupuesto de gastos aprobado;

    2. las previstas en cada caso en la oportuna relacin de puestos de trabajo, las tcnico-profesionales correspondientes a su titulacin y las dems que le sean formalmente asignadas;

    3. autorizar las medidas de contencin previstas en el artculo 99;

    4. autorizar la aplicacin de medidas educativas correctoras por hechos graves y muy graves.

  2. Cuando en un recurso de acogimiento residencial existan tanto la figura profesional de Directora o Director como la de Responsable, el correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia determinar cules de las funciones indicadas en el apartado anterior recaern en cada una de dichas figuras.

  3. Tanto la Directora o el Director como la persona Responsable de un recurso de acogimiento residencial deber contar con titulacin universitaria de grado medio o superior en el rea de las ciencias sociales, educativas, psicolgicas o mdicas.

    Las Diputaciones Forales podrn establecer, en funcin de la naturaleza del recurso de acogimiento residencial y de los programas aplicados en el mismo, los requisitos suplementarios de cualificacin, formacin y experiencia que estimen oportunos.

  1. Los recursos de acogimiento residencial accedern a los servicios de asesoramiento, orientacin y, en su caso, intervencin, de un equipo tcnico de apoyo, de carcter interdisciplinar, que depender del correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia, pudiendo el mismo ser propio, concertado o en su caso convenido.

  2. Las funciones de este equipo tcnico de apoyo sern las que cada Diputacin Foral determine para su mbito territorial de actuacin.

  1. Las personas profesionales del equipo educativo sern aqullas que ejercen la labor tutorial o socioeducativa bsica y/o de apoyo a la misma: atencin directa, cuidados, orientacin y acompaamiento del nio, nia o adolescente.

  2. El equipo educativo estar compuesto por personal educador y por personal auxiliar con la siguiente formacin:

    1. Las y los educadores debern contar con la diplomatura de educacin social o, en su defecto, con una diplomatura o licenciatura en ciencias de la educacin o en ciencias sociales, siempre que haya obtenido la habilitacin del Colegio de Educadoras y Educadores Sociales.

    2. El personal auxiliar educativo deber contar con una formacin profesional de tcnico superior en integracin social o anloga.

      Asimismo, se valorar que las y los profesionales cuenten con otras formaciones especficas complementarias que pudieran resultar de utilidad en el ejercicio de sus funciones educativas, en particular la formacin especfica en igualdad y coeducacin.

  3. Se tender siempre que sea posible, a la paridad entre profesionales de distinto sexo, con el fin de proporcionar a los nios, nias y adolescentes modelos de ambos sexos.

  4. El personal educativo contar con la formacin y la experiencia necesarias para desarrollar sus funciones educadoras en el marco del acogimiento residencial.

  5. Sern funciones principales de las y los profesionales del equipo educativo:

    1. educar y cuidar a los nios, nias y adolescentes acogidos, conforme al proyecto educativo del recurso de acogimiento residencial y a la normativa vigente;

    2. elaborar el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado en el marco del plan individual de atencin o plan de caso correspondiente y de los instrumentos educativos necesarios para su aplicacin;

    3. ejercer la accin tutorial o socioeducativa de educador o educadora referente sobre el o los nios, nias y adolescentes con respecto a los cuales se les haya asignado dicha funcin;

    4. articular la coordinacin con los recursos, agentes y servicios que intervienen y tienen relacin con la consecucin de los objetivos marcados en el plan de intervencin individualizada o plan educativo individualizado;

    5. realizar el seguimiento formativo-escolar y/o del proceso de insercin laboral del menor o la menor.

    6. cumplir y facilitar el cumplimiento de las normas de convivencia;

    7. asumir la responsabilidad en el mbito de sus competencias para la toma de decisiones o medidas necesarias en ausencia de la persona responsable superior ms directa;

    8. participar en el proceso de acoplamiento de un nio, nia o adolescente en la reunificacin familiar o en el acogimiento familiar, y en los procesos de emancipacin;

    9. las previstas en cada caso en la oportuna relacin de puestos de trabajo, las tcnico-profesionales correspondientes a su titulacin y las dems que le sean formalmente asignadas.

Cada recurso de acogimiento residencial contar con el personal de administracin y servicios generales (cocina, limpieza, mantenimiento) que resulte necesario en funcin de su naturaleza, del tipo de programa o programas que aplique y del tamao de la estructura.

  1. El Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia podr acordar la actuacin de personas voluntarias en recursos de acogimiento residencial a travs de las Entidades de Voluntariado con las que previamente se hayan celebrado convenios de colaboracin, no admitindose, en ningn caso, la colaboracin de carcter individual.

    Las personas voluntarias que colaboren en recursos de acogimiento residencial debern reunir los requisitos que exige la Ley del Voluntariado y su actuacin deber ser de colaboracin con las y los profesionales, al objeto de enriquecer su proceso formativo, no pudiendo en ningn caso complementar o suplir las funciones del equipo educativo.

  2. El Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia podr autorizar la actuacin de personas en prcticas acadmicas o profesionales en recursos de acogimiento residencial.

  3. Asimismo, el Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia podr autorizar la realizacin de estudios de investigacin en los recursos de acogimiento residencial a entidades pblicas y privadas especializadas en investigacin social, debiendo, en todo caso, garantizarse el carcter confidencial de la informacin referida a situaciones individuales.

Adems del personal necesario para la realizacin de las tareas domsticas y de mantenimiento de los recursos de acogimiento residencial, la ratio mnima personal/persona usuaria, referida nicamente al personal tcnico y educativo, obedecer al tipo de recurso de acogimiento residencial y al tipo de programa aplicado.

  1. Ratios mnimas aplicables en los centros residenciales, centros de preparacin a la emancipacin y pisos de acogida:

    1. Direccin: 1 directora o director o responsable para todo el centro. En funcin del tamao del recurso de acogimiento residencial, esta persona podr simultanear su funcin directiva en este recurso con el ejercicio de esta misma funcin en otros recursos de similares caractersticas. Asimismo, en funcin del tamao del recurso de acogimiento residencial, esta persona podr simultanear su funcin directiva con otras funciones dentro del mismo recurso.

    2. Equipo educativo. Las ratios correspondientes al equipo educativo se establecen con referencia a 12 personas menores de edad, ya sean atendidas en un recurso de acogimiento residencial con esa capacidad mxima, ya en un mdulo residencial con esa capacidad. Si el centro residencial o el centro de preparacin a la emancipacin contara con ms de un mdulo, las ratios establecidas debern respetarse para cada uno de los mdulos. En el caso de que el nmero de residentes sea inferior a 12, se prorratear el porcentaje mnimo de profesionales. Se aplicarn las siguientes ratios:

      • Durante el da, deber garantizarse la presencia de un educador o educadora en ausencia de los nios, nias o adolescentes.

      • Durante el da, y con presencia de las personas acogidas, deber garantizarse las siguientes ratios presenciales:

      • Programa bsico: 1 educador o educadora por cada 4 nios, nias o adolescentes.

      • Programa de acogida de urgencia: 1 educador o educadora por cada 3 nios, nias o adolescentes, siempre que dicha acogida de urgencia se d en un recurso de acogimiento residencial o en un mdulo de un recurso de acogimiento residencial especficamente destinado a la aplicacin del programa.

      • Programa especializado de atencin a adolescente con problemas de conducta: 1 educador o educadora por cada 3 adolescentes.

      • Programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta: 1 educador o educadora por cada 2 adolescentes.

      • Programa de atencin a la primera infancia: 1 educador o educadora y 1 auxiliar en educacin por cada 6 nias y nios atendidos, tratando de garantizar que la organizacin de los turnos facilite, en lo posible, que cada nia o nio sea siempre atendido por las mismas personas de referencia.

        Los recursos de acogimiento residencial podrn contar, adems, con el personal auxiliar de apoyo que estimen conveniente atendiendo a las necesidades y caractersticas de la poblacin acogida.

      • Durante la noche se aplicarn las siguientes ratios presenciales:

      • Programa bsico de atencin: 1 auxiliar en educacin por piso o, en el caso de centros, por mdulo, siempre que se garantice la disponibilidad de 1 educador o educadora o de 1 persona tcnica para intervenir en situacin de urgencia.

      • Programa de acogida de urgencia: 1 educador o educadora y 1 auxiliar en educacin por cada 12 nios, nias y adolescentes atendidos, siempre que dicha acogida de urgencia se d en un recurso de acogimiento residencial o en un mdulo de un recurso de acogimiento residencial especficamente destinado a la aplicacin del programa.

      • Programa especializado de atencin a adolescentes con problemas de conducta: 1 educador o educadora y 1 auxiliar en educacin por cada 12 adolescentes.

      • Programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta: 1 educador o educadora y 1 auxiliar en educacin por cada 5 adolescentes.

        En los centros residenciales dedicados a la aplicacin de un programa especializado de apoyo intensivo a adolescentes con graves problemas de conducta, el correspondiente Servicio Territorial Especializado de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia valorar la posibilidad de integrar a personal tcnico educativo especialmente formado en intervencin con inmovilizacin fsica que actuar nicamente a solicitud expresa del educador o de la educadora.

      • Programa de atencin a la primera infancia: 1 educador o educadora y 1 auxiliar en educacin por cada 6 nias y nios atendidos.

  2. Ratios mnimas aplicables en los pisos de emancipacin:

    1. 1 educador o educadora que, desde el exterior del piso, acte como referente de las y los adolescentes acogidos, supervise el funcionamiento de la unidad de convivencia, organice el apoyo y el seguimiento a la estructura y a sus residentes;

    2. si las necesidades de las personas atendidas o el programa de emancipacin as lo aconsejaran, la estructura contar con personal auxiliar educativo.

  1. De conformidad con el artculo 48.j) de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia, y en el marco de la normativa reguladora de la funcin pblica, se disearn procedimientos de seleccin del personal que garanticen la idoneidad de las personas profesionales con el fin de preservar el inters superior de los nios, nias y adolescentes y la proteccin de sus derechos. Se adoptarn medidas de la misma naturaleza con respecto a la seleccin de las personas voluntarias que intervengan en la atencin a personas menores de edad en recursos pblicos de acogimiento residencial.

  2. De conformidad con el artculo 106 de Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y a la Adolescencia, en el marco de sus acuerdos de colaboracin con entidades privadas, las administraciones pblicas velarn, en el mbito de sus competencias y en el ejercicio de sus funciones de autorizacin, homologacin e inspeccin, por que el personal, profesional o voluntario, que intervenga en la atencin a nios, nias y adolescentes en recursos de acogimiento residencial sea el idneo para el desempeo de las funciones que desarrolla.

  3. El procedimiento para la seleccin del personal deber permitir valorar la cualificacin acadmica, la experiencia y las caractersticas personales de las y los candidatos, as como la adecuacin de dichas aptitudes al desempeo de las funciones correspondientes a los puestos de trabajo, en funcin del programa de acogimiento residencial aplicado. Las personas seleccionadas realizarn un periodo de prueba durante el cual desempearn sus funciones bajo la supervisin de un miembro experimentado del personal, condicionndose su asignacin al puesto a la superacin exitosa de dicho periodo.

  1. Se arbitrarn programas de formacin capaces de responder de forma continuada a las diversas y cambiantes necesidades de la poblacin menor de edad objeto de estas intervenciones.

  2. Los recursos de acogimiento residencial debern contar con un plan de formacin del personal que contemple tanto la formacin inicial como la formacin continuada.

  3. La formacin inicial deber abarcar los siguientes contenidos:

    1. principios de actuacin de la atencin residencial;

    2. legislacin vigente en materia de proteccin a la infancia y a la adolescencia en situacin de desproteccin social;

    3. caractersticas generales del tipo de poblacin atendida;

    4. programa de atencin residencial;

    5. derechos y obligaciones de los nios, nias y adolescentes y de las y los profesionales;

    6. proyecto educativo del recurso de acogimiento residencial;

    7. manual de buena prctica y/o protocolos de actuacin;

    8. reglamento de rgimen interno o gua de convivencia, en particular derechos y obligaciones de los nios, nias y adolescentes y rgimen sancionador;

    9. roles y funciones de las diversas figuras profesionales;

    10. igualdad de mujeres y hombres, coeducacin e integracin de la perspectiva de gnero;

    11. rol de la familia y responsabilidad de la persona profesional en relacin con la familia;

    12. aspectos relacionados con la salud y la seguridad de los nios, nias y adolescentes acogidos;

    1. habilidades de relacin con los nios, nias y adolescentes: predecibilidad de conductas, estrategias y tcnicas de enseanza de habilidades de autonoma y responsabilidad, estrategias y tcnicas de modificacin de conductas, tcnicas para prevenir y evitar la escalada de conductas inadecuadas, conocimientos del marco normativo de convivencia y de los derechos y responsabilidades de los integrantes de la comunidad residencial, reforzamiento de comportamientos positivos;

    2. procedimientos de intervencin en situaciones de crisis;

    1. formacin especfica en materia de abuso sexual, tanto para su deteccin como para prestar el apoyo adecuado en caso de producirse una situacin de esta naturaleza;

    2. educacin para la salud, prevencin y control de enfermedades infantiles, prevencin de enfermedades infectocontagiosas, prevencin de drogodependencias, prevencin de accidentes y primeros auxilios;

    3. correcta aplicacin de medidas de inmovilizacin fsica personal y de medidas de aislamiento;

    4. pautas de actuacin en casos de emergencia;

    5. preparacin y manipulacin de alimentos, en el caso del personal que tenga entre sus funciones la preparacin de alimentos;

    6. elaboracin y conservacin de la documentacin;

    7. cualquier otro aspecto formativo asociado a las diferentes tipologas de programas de acogimiento residencial;

    8. igualdad de oportunidades, no discriminacin y accesibilidad universal de las personas con discapacidad.

  4. La formacin continuada se ajustar a las necesidades evolutivas del servicio, a las necesidades formativas del personal y, en lo posible, a sus preferencias, y a los objetivos marcados por los servicios territoriales especializados de atencin y proteccin a la infancia y la adolescencia para los recursos de acogimiento residencial. Deber abarcar los siguientes contenidos:

    1. actualizacin de la formacin inicial;

    2. conocimientos especializados relacionados con sus funciones;

    3. habilidades de trabajo en equipo y de coordinacin interprofesional.

  1. Los recursos de acogimiento residencial debern establecer medidas tendentes a la prevencin del estrs laboral y en particular del queme profesional, debiendo reflejarse dichas medidas en aspectos organizativos, en las condiciones laborales, en el clima de trabajo y en las oportunidades de promocin profesional.

  2. Deber establecerse un sistema de supervisin que, aplicado de forma continuada y planificada ejerza funciones de asesoramiento, apoyo, facilitacin de la comunicacin y evaluacin de las intervenciones. En caso de ser solicitado por el equipo educativo de un recurso de acogimiento residencial, se deber ofrecer supervisin realizada por un equipo profesional externo y ajeno tanto al recurso de acogimiento residencial como al correspondiente Servicio Especializado de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia.

  1. Los rganos Forales de los Territorios Histricos podrn habilitar recursos de acogimiento residencial diferentes de los regulados en el artculo 6 del presente Decreto, al objeto de prestar la atencin inmediata que requieran las personas menores de edad en situacin de desproteccin cuando sus necesidades se encuadren en nuevas realidades o en fenmenos sociales emergentes o se observe un crecimiento masivo y no previsible de la demanda, y no sea posible, por sus dimensiones, darle respuesta en el marco de la red de recursos existente.

  2. Esta habilitacin tendr carcter excepcional, temporal y transitorio, debiendo motivarse por escrito la puesta en funcionamiento de estos recursos por la naturaleza repentina y masiva de las necesidades a las que tratan de responder. Dicha motivacin se realizar mediante un informe de habilitacin excepcional ante la Comisin Permanente Sectorial para la Atencin a la Infancia y a la Adolescencia. En garanta de lo anterior, el periodo mximo de funcionamiento de estos recursos ser de 1 ao prorrogable por otros 6 meses a partir de la fecha de su puesta en funcionamiento, debiendo arbitrarse durante ese periodo las frmulas de acogimiento residencial que resulten necesarias y que se ajusten a las previsiones del artculo 6 y a los requisitos exigidos por el presente Decreto en funcin del tipo de recurso.

Los requisitos materiales, funcionales y de personal recogidos en el presente Decreto no sern exigibles a aquellas iniciativas residenciales que se adopten con carcter experimental, de acuerdo con lo previsto en la disposicin adicional primera de la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atencin y Proteccin a la Infancia y la Adolescencia y en la disposicin adicional segunda del Decreto 40/1998, de 10 de marzo, por el que se regula la autorizacin, registro, inspeccin y homologacin de los servicios sociales de la Comunidad Autnoma del Pas Vasco.

Los recursos de acogimiento residencial que superen la capacidad mxima de 30 plazas previstas para los centros de preparacin a la emancipacin, existentes a la entrada en vigor del presente Decreto, no estarn sujetos al cumplimiento de los siguientes requisitos materiales:

  1. la capacidad mxima, que en estos recursos no exceder de la de 5 mdulos.

  2. la capacidad mxima de las habitaciones en cuanto a nmero de plazas.

    Los dems requisitos materiales, incluida la capacidad mxima de los mdulos y la ratio de baos y aseos, sern los aplicables para los centros de preparacin a la emancipacin. Asimismo les sern aplicables todos los requisitos funcionales y de personal previstos para este tipo de recurso de acogimiento residencial.

  1. Las frmulas de alojamiento no constitutivas de acogimiento residencial, en particular las pensiones y los centros de noche, no se considerarn amparadas por el presente Decreto, debiendo, en consecuencia, procederse a su eliminacin y sustitucin por recursos de acogimiento residencial contemplados en el artculo 6.

    Las Diputaciones Forales dispondrn de un plazo de dos aos, contados a partir de la entrada en vigor de este Decreto, para proceder a dicha sustitucin. Este plazo podr prorrogarse hasta tres aos en caso de acreditar especiales dificultades para la completa sustitucin.

  2. Lo anterior deber entenderse sin perjuicio de que puedan arbitrarse frmulas alternativas de alojamiento en el marco de los servicios experimentales previstos en la disposicin adicional segunda.

  1. El Gobierno Vasco y las Diputaciones Forales, en el marco de una Comisin Mixta creada al efecto, elaborarn y aprobarn los protocolos de colaboracin y coordinacin referidos en el apartado 2 del artculo 10.

  2. Los Servicios Territoriales Especializados de Proteccin a la Infancia y la Adolescencia establecern frmulas de colaboracin y coordinacin con los servicios forales competentes en materia de atencin a las personas con discapacidad y en materia de inclusin social e incorporacin laboral.

El Gobierno Vasco y las Diputaciones Forales, desde sus diversos Departamentos competentes, consensuarn, con las dems instancias intervinientes, en particular, con las fiscalas y con las fuerzas de seguridad, un protocolo comn de actuacin para la acogida de urgencia de las personas extranjeras menores de edad no acompaadas, destinado a aplicar, en todo el territorio de la Comunidad Autnoma del Pas Vasco, condiciones similares de intervencin capaces de garantizar el respeto de los derechos de estas personas.

El Gobierno Vasco, desde su Departamento de Interior, y las Diputaciones Forales, desde sus Servicios Territoriales Especializados de Proteccin a la Infancia y Adolescencia y los Ayuntamientos a travs de los Servicios Sociales Municipales establecern, en el plazo de un ao a contar de la fecha de entrada en vigor del presente Decreto, un protocolo comn de actuacin para los casos de ausencias no autorizadas de personas menores de edad de los recursos de acogimiento residencial en los que se encuentren acogidas, de acuerdo con lo previsto en el artculo 84.

A los efectos de lo previsto en el apartado 2 del artculo 106, las titulaciones exigidas para el personal educativo, tanto para el personal educador como para el personal auxiliar educativo, slo ser exigible a las y los profesionales que empiecen a ejercer su actividad profesional en la red de proteccin a la infancia y la adolescencia despus de la entrada en vigor del presente Decreto.

  1. Las entidades privadas titulares de los recursos de acogimiento residencial para nios, nias y adolescentes en situacin de desproteccin que se encuentren en funcionamiento a la entrada en vigor del presente Decreto debern solicitar de la Administracin competente, en el plazo de 1 ao a partir de la citada fecha, una autorizacin de funcionamiento, que tendr carcter provisional mientras no se cumplan los requisitos materiales, funcionales y de personal que correspondan en cada caso, disponiendo las entidades de un plazo de 4 aos a partir de la entrada en vigor del presente Decreto para dicho cumplimiento.

    Hasta entonces, y mientras se resuelva su solicitud, dichos recursos continuarn con su funcionamiento habitual.

  2. Si transcurrido el plazo de 4 aos establecido en el primer prrafo, las entidades titulares de dichos recursos no hubieran cumplido los requisitos que resulten de aplicacin, o habindolos cumplido no hubieren solicitado la preceptiva autorizacin de funcionamiento, la Administracin competente proceder al cierre del recurso.

  3. Lo previsto en la presente disposicin no ser de aplicacin en relacin con los requisitos objeto de la excepcin contemplada en la disposicin adicional tercera.

A los efectos del establecimiento de conciertos o en su caso convenios ya suscritos con las Administraciones Pblicas para el acogimiento residencial de nios, nias y adolescentes, la autorizacin otorgada para el funcionamiento de recursos de titularidad privada tendr valor de homologacin.

  1. Las entidades pblicas titulares de recursos de acogimiento residencial a nios, nias y adolescentes en situacin de desproteccin que se encuentren en funcionamiento a la entrada en vigor del presente Decreto dispondrn de un plazo de 4 aos, a partir de esa fecha, para cumplir los requisitos materiales, funcionales y de personal que sean de aplicacin de acuerdo con la clasificacin establecida en el artculo 6.

  2. Lo previsto en la presente disposicin no ser de aplicacin en relacin con los requisitos objeto de la excepcin contemplada en la disposicin adicional tercera.

Se faculta al Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales para dictar cuantas disposiciones sean necesarias para el desarrollo y aplicacin del presente Decreto.

El presente Decreto entrar en vigor a los veinte das de su publicacin en el Boletn Oficial del Pas Vasco.

Dado en Vitoria-Gasteiz, a 8 de julio de 2008.

El Lehendakari,

JUAN JOS IBARRETXE MARKUARTU.

El Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales,

JAVIER MADRAZO LAVN.

Contenidos relacionados.


Competencias y transferencias

No existe ningn contenido relacionado.

Documentacin de relevancia jurdica

No existe ningn contenido relacionado.